Tag Archive | twitter

FUTURO PARTIDO: Mil Inviernos en la Semana Retrofuturista #jretrofut

El telégrafo, el internet del siglo XIX. Fuente: Wikimedia

Texto tomado de: ‹‹SEMANA RETROFUTURISTA ››

#jretrofut. Colombia invitada. El día de las actividades online .13 de febrero, todo el día, la red 

Como el año anterior, el jueves es retrofuturista en red. Del telégrafo a Internet. Durante el jueves 13 de febrero celebraremos y os animamos a participar en actividades online, estés en Barcelona, en cualquier otra ciudad de España, o incluso en América o en Oceanía.

Llenemos Twitter y Facebook de futuros que nunca fueron y de futuros que serán el día 13 de febrero. De imágenes Steampunk y Dieselpunk, de microcuentos en catalán, castellano o el idioma que prefieras, de noticias sobre futuros, de videos de futuros obsoletos y pronósticos de tecnologías que nunca llegaron, o sí llegaron. De recomendaciones de libros, series o películas situadas en el futuro. Puedes acompañarlo del hashtag #jretrofut. El futuro forma parte de nuestra cultura.

 Este año estamos honrados de poder contar como invitado a la plataforma de divulgación de cultura y ciencia-ficción Mil Inviernos, una de las más icónicas de Latinoamérica, representado por Luis Cermeño y Andrés Felipe Escovar, desde Colombia. Nos presentarán una conferencia online inédita que por título tendrá «Futuro partido», con nuestra intención de delinear una línea que vaya más allá del imaginario popular, para reflexionar sobre nuestro propio futuro.

Un adelanto de la charla:

Read More…

La curiosidad que venció los siete minutos de terror: Mars Curiosity

La primera imagen del Mars Curiosity después de haberse fijado en el suelo marciano

La noche del 5 de agosto una parte de la humanidad observó cómo un pequeño robot superaba todos los obstáculos de la atmósfera marciana hasta llegar al cráter Gale. Seguramente para muchos fue una noche inolvidable, de esas que se recuerdan toda la vida, y de la cual siempre sabrás el momento exacto en el que te encontrabas y con quién, por lo que la comparación con  el 20 de julio de 1969 no es gratuita.

A las 11:12 pm (en Colombia) el Curiosity Rover mandó al mundo, por twitter, el mensaje: » Estoy adentro de la órbita de Deimos, completamente a mis expensas. Deséenme suerte». Rompía el corazón preguntarse por la suerte de este pequeño robot, el más complejo en su especie enviado hasta Marte, después de atravesar una distancia de 60 millones de kilómetros y ocho meses y medio de viaje, en una operación que se calificó de Daredevil por el espectro de ceguera de 7 minutos que representaban el momento de atravesar la atmósfera hasta tocar el suelo de Marte: período que mundialmente se llamó «7 minutos de terror».

Cacahuetes: una tradición de buena suerte de la NASA desde 1964

En seguida, el astrofísico Adam Steltzner -convertido al estatus de Rockstar y ganándose elogios por sus patillas- envío el mensaje: «Nos vemos al otro lado, en Marte». La gente aplaudía. Minutos de expectativas y cacahuetes. David Brin escribió tres emotivos mensajes en su cuenta de twitter, que traduciré como uno solo:

Conecten esto si Curiosity aterriza: Vayan griten ‘Estoy orgulloso como el carajo y no estamos estancados en la tierra para siempre’ – TU civilización hace cosas como esta». Sacudan a sus vecinos, amigos, tíos locos, niños. ‘¡Tu civilización hace cosas como esta! Enorgullécete de tu gente científica. Y si fracasa… enorgullécete también. Somos gente que intentó cosas como estas. Los hombres y mujeres que intentaron valen más que todos los cínicos juntos.

Read More…

Clive Barker vuelve a la vida.

El maestro del horror, Clive Barker (de 60 años), acaba de despertar de una de sus pesadillas más oscuras y prolongadas.

El 22 de enero, el escritor inglés había anunciado en su cuenta de twitter (@realclivebarker):

Queridos amigos, tengo algunos asuntos médicos que recientemente me han forzado a alejarme de mi amado escritorio para ir al hospital.//  Pero no se preocupen… estaré  pronto en la casa de vuelta ocasionando problemas. Mis disculpas por estar fuera del radar. Todo mi amor, Clive XOXO.

Hoy vuelve a manifestarse por twitter, con noticias de mejoría, pero que, por otra parte, desconciertan al revelar la gravedad de la situación en la que se encontraba.

Mis amigos, aquí está Clive! Ahora estoy en casa después de un rato en el hospital, gracias a un caso casi fatal de Shock Tóxico, causado por una visita al dentista. Aparentemente esto es inusual, en mi caso el trabajo dental descargó tal cantidad de bacteria venenosa dentro de mi sangre que colapsó todo mi sistema, ocasionándome un coma.

Uno podría tratar de ser suspicaz y pretender que el tono y el lenguaje de esta narración twittera no es más que otra trama horrorífica característica del autor de Los libros sangrientos El juego de las maldiciones, Hellraiser, Imajica, entre otros que engrosan su producción. Sin embargo, Barker en seguida pasa a un tono más confesional, brindando detalles sobre su estadía en el hospital.

Pasé varios días en Cuidados Intensivos, con una máquina respirando por mí. Luego los doctores me dijeron que no esperaban un Final Feliz, hasta que empecé a pelear, jalando los tubos que constantemente  me hacían vomitar.  Después de algunos dias de pesadillas alucinatorias, desperté de nuevo a la vida, cansado, veinte libras más liviano…

La comunicación cierra con un mensaje cargado de aliento y esperanza.

…Pero feliz por haber vuelto de un lugar muy oscuro. Y aquí, en el mundo en donde intento quedarme. Tengo libros que escribir, películas por hacer y pinturas que pintar. Me parece haber llegado a la casa con mi vista de algún modo más clara, y mis propósitos más intensificados. Gracias a todos por sus mensajes, oraciones y amor. ¿Qué mejor razón para estar vivo que saber que cuento con estos amigos? De nuevo, gracias. Mi amor siempre para todos, Clive.

Los fanáticos del horror y la fantasía también estamos agradecidos por tener de nuevo a uno de sus mejores autores. Esperamos que se recupere pronto para disfrutar de los libros que tiene que escribir, las películas que tiene que rodar y las pinturas que tiene que pintar.

El infierno no se molestará por retenerlo entre nosotros un período de tiempo más.

 

Brasil contra Twitter

El estado de Brasil ha decidido interponer una acción civil contra  twitter porque permite que sus usuarios hagan trinos informando sobre los controles que hace la policía de tránsito. De este modo, los conductores puden evitar las redadas de la fuerza pública, lo cual, a jucio de los demandantes, atenta contra la seguridad y la vida de los ciudadanos.

La demanda de Brasil se extiende a los usuarios que han hecho trinos con esta información. De llegar a prosperar la acción, se sienta un precedente ya que no sólo serán vigiladas las grandes firmas sino sus usuarios; no faltaría mucho para estar frente a proyectos de ley que buscarían regular el empleo de las redes sociales y quienes no se atengan a dicha normatividad serán castigados. Una vez más, las sociedades entrarán en un debate entre la regulación excesiva o la reducción de normas.

Una acción legal contra twitter como la que hizo Brasil tiene la misma lógica que una denuncia contra un compañía telefónica porque los secuestradores hacen llamadas a los familiares del secuestrado. Habrá que esperar la decisión de las autoridades. El debate hasta ahora comienza y se da en uno de los países con mayor impulso económico de los últimos años.

Tweet, por Oyl Miller

Este remake del famoso poema Howl de Allen Ginsberg, es en realidad un tour-de-force sobre la vertiginosa red social Twitter y el desbocado modo de vida al que se obligan sus usuarios para alimentar sus tweets.

TWEET

Por: OYL MILLER

He visto las mejores mentes de mi generación destrozadas por la brevedad, la hiperconectividad, emocionalmente hambrientas de atención, arrastrándose a sí mismas a través de comunidades virtuales a las 3 a.m., rodeadas de pizza rancia y abandonados sueños, buscando rabiosos significados, cualquier significado, los mismos hipsters encapotados muriendo por la aceptación compartida y escéptica del dínamo proyectado holográficamente en la tecnología de la era, quienes se desvelan por la débil conexión y la recesión herida y sin dirección, micro-conversando en la oscuridad sobrenatural de cafés con Wi-fi, flotando a través de las cimas de las ciudades, contemplando la tecnología, que desnudan sus cerebros al vacío negro de la nueva publicidad y los líderes de opinión y los llamados expertos que pasaron a través de comunidades universitarias con radiantes y juguetones ojos bromistas, alucinando a Seattle – y a Tarantino- como instalados entre eruditos pop de la guerra y el cambio, que se abandonaron a favor de una musa creativa, publicando fanzines y piezas de arte obsceno en las ventanas de Internet, que se acobardaron en salas sin afeitar, en ropa interior irónica de Superman quemaron su dinero en cestas de basura desde 1980 y escucharon Nirvana a través de delgados muros de papel, que fueron arrestados con sus barbas grunge montando el metro para la estación Shinjuku, que digitalmente comieron en hoteles pintados o tomaron pegamento Elmer en senderos secretos del valle, muertos o purgados sus torsos con tatuajes tomando el lugar de los sueños, que devinieron en pesadillas, porque no hay sueños en la Nueva Inmediatez, incomparablemente ciegos a la realidad, inventando la nueva realidad a través de vacuas creaciones alimentadas de pantallas iluminadas. Pantallas apostigadas de nubes etiquetadas y de iluminadas imágenes en miniatura surfeando con Boards of Canada y Guevara, iluminando todas las matrices congeladas de tiempo en medio, solideces megabitadas de tablas y amaneceres de béisbol en el patio del ayer, borracheras descargadas sobre las terrazas, mostradores digitales de flashes parpadeantes, un sol y luna programando paseos enviando vibraciones por dispositivos móviles configurados de cierta forma mientras tweeteaban ocasos invernales de Peduca, ceniceros desvariando y manchas de café que esconden la mente, que se limitan a sí mismos a aparatos wireless para un viaje interminable de información opiácea desde CNN.com y Google en embaladas de azúcar hasta el ruido de los módems y máquinas de fax derrumbando el estremecimiento, con limitada y vulgar verborragia a las respuestas de los comentarios, lúgubres maltratos del cerebro compartido carente de brillantez en la opaca luz de un monitor, que se sumerge toda la noche en luz de una interfase de Pabst flotando e instalándose en la vespertina gracia viciada en salones de pizza desolados, escuchando la grieta de la perdición sobre separados Ipods nucleares, que textean continuamente 140 caracteres al tiempo desde el parque al estanque al bar al MOMA al puente de Brooklyn batalla perdida de lacónicos platónicos auto proclamados periodistas comprometidos a la revolución de la información, tirándose a la inclinación del álbum de covers de R&B salido en los tardíos 80s, tweeteando sus gritones vomitivos susurrantes hechos y consejos y anécdotas y sándwiches del almuerzo y payasadas de gato sobre los sofás con globos oculares dando follow e impactos de estadísticas y de autoridad y encontrando tu pasión y jerga, todos los intelectuales descalificados y barridos en limpio en el recuerdo 24/7 365 asaltos todos bajo la mirada de los, alguna vez, brillantes ojos.

El poema en el idioma original se encuentra en:
McSweeney’s

Trad. Mil Inviernos