Archive | abril 2018

Charla: Visiones peligrosas Ciencia Ficción en la #filbo2018

En medio de todo el barullo comercial y mercantil de lo que representa una feria del libro, se abre un espacio para hablar de las formas de la imaginación que se materializan en las visiones peligrosas que ofrece la Ciencia Ficción como una literatura de ideas.

Los editores de la Organización Mil Inviernos se reunirán para conversar sobre esta materia óptica, en el stand de la Universidad del Rosario dentro de de su agenda académica y cultural en el marco de la Feria del Libro Bogotá 2018.

 

Crónica tenista en los juegos de la desesperación.

Algún día se van a acabar todos los juegos y ese día no querremos estar secos. Pero la sed también se cansará y, por lo tanto, quedaremos solitos con nosotros mismos. 

Estas eran las reflexiones de Víctor Kerofilis al encontrarse con su amiga Lunática Gotovina en las puertas del Club Reptiliano. Justo cuando sabían que los asteroides habían sido desviado gracias a las oraciones del divino hermano Luis Antonio se aprestaron a cubrir un evento tenístico internacional.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el discurrir de la justa deportiva, en medio del más solemne silencio que implica un juego tan aburrido, arribista y banal como es el tenis, Gotovina se dirige a Kerofílis de esta forma:

  • Chato, ¿cuéntame, qué has leído?
  • Querida amiga, leí que la masturbación trae consigo una notable mejora en el léxico y quedé absorto ante tal afirmación carente de raciocinio. Me exacerba cuando de soslayo un petulante enarbola cultismos de rimbombantes como banales corolarios cuyo efímero fin es obnubilar.
  •  Lo que me obnubila es observar que nos has dejado esa afición por la paja. Pero, ¿sabes algo? La prefiero por sobre este partido entre la rusa y la polaca.
  • ¿Sabes algo, amiga croata? Pues a mí este partido no me inspira sino unas ganas las berracas de sacudirme el prepucio.
  • Veo que no has dejado tu característica ternura de desgraciado.

Las tenistas jugaban con una potencial fuerza de brazos que aterraron a kerofílis al suponerlas en pleno reme con un senegalés. ¿A costa de qué el tenis destruye el autoestima de sus espectadores? Cada hombre que va a observar a las chicas siente que sus piernas son de una pajarita en comparación con esos muslotes. Cada mujer sabe que el uso de esas faldas diminutas forma parte de la dictadura de los machos cuyas vergas algún día cortarán.

Como la tristeza empezaba a hacerse pesada, el cielo se desplomó en un valle de lágrimas negras. Esas rubias desaparecieron como hologramas que se cansan y en las graderías solo quedaron los dos amigos. La Lunática recordó que había olvidado el Alprazolam y la hiperactividad le pudo para asumir que iba a ser otra jornada olvidable. Kerofílis, entretanto, devoraba un buen trozo de sobrebarriga que le habían obsequiado sus amigos del club reptiliano.

Pocas esperanzas quedaban para seguir viendo los espectáculos tenísticos. Una vez más se quedaban con las manos vacías.

A la salida Lunática preguntó al chato Kerofílis que si pensaba masturbarse aquella tarde para mejorar su léxico.

  • Naturalmente, compañera. Una masturbación es mejor que mil páginas de Rufino José Cuervo. ¿Y tú, cuéntame, a qué te dedicarás en esta vespertina aciaga?
  • Creo que le voy a jalar al ribotril.

Ambos se despidieron con una tristeza que no les cabía en el cuerpo y pensaron en mil y una maneras de matarse que nunca ejecutarían. Por ahora, el juego quedaba en una masturbación y un viaje de ribotril. Es decir, en un tie break interminable.

Esto fue MIL INVIERNOS SPORTS reportando los juegos de la desesperación.

 

LA CIVILIZACIÓN QUE SE VANAGLORIÓ… cuento de Luis Cermeño

Ilustración: David Barrero (Colombia, 1984) Su trabajo se puede encontrar en https://www.behance.net/cactusdj Redes: https://www.instagram.com/cactustatoo/ Correo electrónico: cactusdj12@gmail.com

 

 

Este texto fue rechazado por una editorial de garaje que ostenta un indigno título lovecraftiano. Al preguntársele por esta esperada reacción de indignación, el autor respondió:

“En una época de mediocridad editorial cosechar rechazos no constituye otra cosa que remecer malas consciencias y una evidencia de que escribir legítimamente aún sigue siendo una amenaza a los cabezadechorlitos que temen la autenticidad. Aún no renuncio a escribir, capullos. “

Es decir, que este rechazo sólo reafirmó su convicción de que escribir con legitimidad sigue siendo un acto  peligroso si se estima que se escribe algo relativamente valedero. Por lo que se puede considerar que esta historia es a la vez una puñalada escrita en el ojo a esa gente que se precia de llamarse “friky” pero no puede tolerar  las verdaderas distorsiones de la ficción.

LA CIVILIZACIÓN QUE SE VANAGLORIÓ DE TENER UN ÁNGEL

Por: Luis Cermeño.

 

Cuento inspirado en el artículo de Christopher Hitchens: por qué el cielo detesta el jamón.  

 

 

El cerdo tira pedos, los peores pedos del campus, y come su propio excremento.

Levanto la mirada de las fotocopias ‹‹El Final del Arte, por Arthur Danto›› y veo unas estudiantes de primer semestre que, entre risas y muecas, demuestran su burla y desprecio hacia mí. Pan de cada día, en particular los primeros días, luego se acostumbran con rapidez a lo monstruoso y al final todos están tan ocupados en sus dramas amorosos que se olvidan de mí. Porque a la Universidad la gente viene más afanada en convertir su vida en un culebrón mexicano que en educarse; claro que allí están los aspiracionales, con el suéter rodeándoles el cuello, como si fuera una chalina.

  • ¿Qué nos miras tanto, cerdo tira-pedos? ¿Por qué no vas y te revuelcas a tu porqueriza a comer tu propia mierda? Monstruo de mierda, que no te damos en la jeta para no empuercar nuestras manos.

Tiernos, eh. Tan acartonados como toda su puta vida, respondiendo a roles básicos, de ganancia y pérdida, de costumbre y tradición, de deseos y logros. Gente acartonada en una Universidad que busca un cartón para asumir un nuevo rol ganador, que se aferre a la costumbre, y termine satisfaciendo sus deseos mediocres a partir de unos logros irrisorios. No soy como ellos y ese es mi orgullo privado.

  • ¿Qué haces, cerdito? ¿Por qué no te largas? ¿A que te crees mejor que nosotros, eh? Pero te vamos a decir algo: por más que estudies y te hagas el inteligente, no serás nada, porque eres un monstruo, y nadie quiere las bestias asquerosas que se tiran pedos.

Soy superior a ellos y no les demuestro miedo, pero tampoco puedo hablar ni agredirlos. La última vez tuve que irme. Aún recuerdo el lápiz enterrado sobre el ojo del muchacho. Me levanto y les doy la espalda, estoy acá para empezar de nuevo. La primera batalla que debo luchar es contra mí porque soy la persona más difícil de controlar. Siento el choque de un vaso desechable sobre mi dorso. Debo dejarlos ir. No. Debo dejarme ir. Ellos siempre han estado.

El arte ya no tiene que ver con la belleza, la estética se ha desplazado hacia el sentido. Más un gusto adquirido que un rapto conmovedor. Casimira insiste en que soy su gusto adquirido y me persigue por los pasillos. Es una amante de las cosas raras y lo “freak”: ella dice “freak”, y se dice “friki” junto a sus amigos. Sus amigos me tienen miedo a pesar de que me llaman “freak”. No son tan amantes de las cosas raras como Casimira, que al interno me escribe que sueña comiéndose mi verga de marrano. Debe ser como una longaniza, me escribe. Me aterra porque ella no sabe hasta dónde puedo ir y yo mismo desconozco los límites de mis acciones. El control es mi ilusión y prefiero masturbarme y eyacular tres veces seguidas todas las noches, que darme el lujo de responder a sus insinuaciones.

Se termina otro semestre en el que las cosas fluyeron por su propia cuenta. En esa madeja de intenciones mediocres me abstuve de protagonizar alguna escena. Un personaje marginado al que de vez en cuando se le hacía un poco de bullying para divertir a los actores principales. La teoría del arte me terminó sabiendo a mierda, lo mismo que las provocaciones de Casimira, que tan pronto como adquirió el gusto raro por mí lo abandonó, y ahora ella se sienta frente a mí para decirme:

  • Usted es como marica. Yo quería que culeáramos pero usted siempre con sus huevonadas.

Lo que más le ofende a ella es que sabe que no soy marica, y que ella me gusta, pero mi cobardía la asquea y ahora se levanta de la mesa y se va a ver con sus amigos frikis y su pareja lesbiana freak. Yo debo dejarla ir. Debo quedarme y esperar hasta la noche para llegar a casa a masturbarme.

Read More…

Revista Próxima pone a disposición todos sus números para descarga libre

La revista trimestral PRÓXIMA, dedicada a la difusión del género fantástico y la ciencia ficción producida en castellano,  ha liberado su catálogo y saltado del impreso al digital desde el primero número hasta el 32. Allí se pueden encontrar los volúmenes número 22 y 24, en los que uno de nuestros editores   participó con humildad y corazón alegre, y cuyo pago posterior fue no ser incluido dentro de sus antologías, como si no fuera colombiano (lo que no dejar de hacerle hace un favor).

 

Pues de esta manera nos unimos a la celebración del décimo aniversario de esta publicación, porque quien guarda rencor es como la persona que se bebe un veneno esperando que el otro muera. Por esta razón ambientamos este festejo con la canción adecuada a los romances jodidos:


 

Este es pues el enlace que han dispuesto para

DESCARGAS