Archive | Mil Asmas RSS for this section

Tapachula mon amour # 1

Una muestra del muladar, ya que la anterior la han vetado

A mediodía, la temperatura será de 35 grados y lo que llaman sensación térmica se acercará a los cuarenta. Para calcinarme me encierro, aunque no lo hago con decisión: en el techo hay un ventilador que me alivia y quisiera sentirme en una ciudad vietnamita como Sheen en Apocalypse Now. Aunque mis días no semejan a aquella incursión al horror; los míos son familiares, sin peligro: son un capítulo de La rosa de Guadalupe, pero sin milagros. El escritor de esa serie, Carlos Mercado Orduña,  nació en Tapachula y es uno de los orgullos de la ciudad; cada tanto lo entrevistan para que dé una lección donde se evidencie que el triunfo se basa en el trabajo y el sacrificio: nunca hay obsecuencias, ni tramas para trepar; el mundo es un lugar donde se premia al mérito.

Opto por guarecerme en la casa donde vivo, para apenas imaginar los trámites burocráticos que ocurren en los diferentes despachos migratorios. En esta ciudad comienza el último obstáculo para las personas que buscan llegar a Estados Unidos. En automóvil, estoy a unos veinte minutos de la frontera con Guatemala, la cual la franquean por el puente o a través del río Suchiate, muy breve en su profundidad y anchura como el Suchiate. La vía acuática no precisa de algún control migratorio mientras que la terrestre sí. Y los agentes de migración saben lo que pasa abajo y, los de abajo, saben lo que ocurre arriba. Read More…

Sobre Mundo en jaque, de Ailin Mc Cabe

Baraja de sombras es una colección pensada por un grupo homónimo de investigadores ocupados en la literatura latinoamericana. Cuenta con ocho libros editados; cada uno  se ha escrito por alguien de nuestro continente que plantea una escritura poco digerible por las editoriales multinacionales -sean estas corporaciones o autodenominadas independientes-.

Acá pueden descargar, de forma gratuita, cada uno de los volúmenes.

Ahora publicamos la presentación, escrita por Daniel Maldonado, de Mundo en jaque de Ailin Mc Cabe, el último libro que ha aparecido en Baraja de sombras.

Presentación 

 

Daniel Maldonado Velázquez 

 

Es la palabra. Cuando opera, sobreviene el asombro. Y más: éste se vuelve trascendente cuando ella, la palabra, lo satura de esplendor. El asombro, ese que no participa de la abulia que pareciera ser consustancial a los días cotidianos. No es que se halle por doquier, no es que resulte común. Lo común, en todo caso, consiste en anularlo, en estimarlo inexistente. Lo común supone hacer del asombro una suerte de anhelo bastardo, innecesario por improductivo. Hijo insípido del convencionalismo, lo común invita a adoptar el supuesto de que lo asombroso resulta menos una forma de dilapidar la estrechez de miras —tan corriente, tan instalada— que un franco imposible. Se entiende: resulta por demás peligroso abrazar la posibilidad de que el mundo, la realidad y el afuera sean más complejos de lo que parecieran ser a simple vista. 

Existe cierto tipo de ficción que guarda una relación bastante estrecha con el asombro. A fuerza de ser sinceros, lo asombroso es un código secreto que mora en el núcleo de numerosas obras literarias. No es la costumbre, sino la vitalidad que las recorre, lo que las ha convertido en referencia casi perpetua. Asombro despierta la debilidad primera vuelta entereza constante de un gigante llamado Frodo; asombro hay en los sueños plagados de androides que tuvo Philip K. Dick; asombra la megalomanía del Dr. Frankenstein, moderno Prometeo, hacedor de pesadillas. Asombro produce, también, la palabra que trastorna lo dado, que desmonta —al crear un sentido otro— los absurdos que manufactura permanentemente la lógica del status quo. 

 

Desde sus inicios, la ciencia ficción se ha caracterizado por configurar horizontes en los que el imposible adquiere la condición de mensaje oracular consumado. Los cultores del género han visto en la innovación tecnológica y en los desarrollos alcanzados por la ciencia aplicada motivos o, mejor, pretextos ideales para dar cuenta de algo más. En ese algo más radica la potencia que convierte a los relatos de ciencia ficción en dispositivos explosivos, mecanismos en cuyo diseño seminal yace además la clave que ha de permitir la reinvención del mundo o, si se prefiere, su puesta en jaque. 

Los relatos contenidos en Mundo en jaque, de Ailin Mc Cabe, se hacen eco del talante subversor del género. Ya en su origen, la ciencia ficción anticipaba tímidamente —y quizá de manera involuntaria— una muy probable catástrofe futura. Julio Verne o Mary Shelley, deudores de la utopía del progreso, colocaron los cimientos sobre los cuales pensar el presente en términos distópicos. La razón instrumental, que fue la suya —y que en buena medida sigue siendo hegemónica—, hizo nacer no pocos monstruos. 

Sí: asombra lo monstruoso, la angustia derivada de las historias que alguna vez pretendieron dar cuenta de lo por-venir. Pero en Mundo en jaque, además, asombran otras cosas. En “Enemigo común”, asombra la extraña familiaridad que producen la capacidad de seducción que despliega una autómata atrofiada, las torpezas en que incurre una abuela metálica o el fastidio —tan adolescente— de una maquinita de última generación. En “Terremoto”, pasma o cimbra presenciar el impacto que generan dos grandes cataclismos en la vida de una mujer. No solo asombra el borramiento pleno de los límites de su cuerpo, su caída en la inmensidad; también lo hace, asunto no menor, el reconocimiento de que es posible —y quizá hasta deseable— reírse como un loco después de renacer. En fin: asombra verse reflejado en las maneras impacientes, delirantes, viles de cyborgs demasiado humanos. 

No hay realidad sin palabras. No hay mundo sin palabras. No hay, no podría haber, tampoco asombro. La invención de un sentido irreverente, distinto del que circula sin ataduras por doquier y que se erige en valor único y verdad oficial, pasa por hacer de la palabra el centro de una perturbación necesaria. Solo a través de tal palabra es que se puede subvertir lo que, a fuerza del uso corriente, se concibe como la norma. 

No es privilegio exclusivo de la ciencia ficción el urdir mundos que no son. La literatura es eso: otra realidad, acaso más viva. O, sin más, la forma pura de la experiencia (Piglia dixit). A la luz de la literatura, del ánimo contestario que la constituye, la energía y brillantez de palabras como fusión y terremoto habrán de fisurar la corrección predominante que es más bien terror cotidiano, mezquindad disfrazada de asepsia bien-pensante. 

 

 

Episodios cotidianos. Por Francesco Vitola

El altar sacrificial de Killami

 

 

En Barranquilla existe un centro comercial al que los jóvenes van a sacrificarse, la edificación es un monumento a la opulencia del norte de Barranquilla o «Killami», ese territorio fantástico donde «la gente es pobre porque quiere». El simbolismo es evidente, sacrificios ritualizados dentro de un templo erigido al dios Dinero, donde se ofrecen todas las soluciones de la vida, si tienes plata. A finales del 2023 saltó al vacío el quinto muchacho, pocos días después llegó el dictamen, las «investigaciones» concluyeron que se debió a la inestabilidad emocional de la víctima. De nuevo nada sobre el trasfondo. Ni una palabra sobre la contradicción entre la supuesta calidad de vida que ofrece Barranquilla y la realidad que experimentan los jóvenes: oprimidos por el fanatismo y la intolerancia, sometidos a una educación represiva, que les anula como seres sensibles y pensantes, que los violenta física y emocionalmente. La sociedad les falla, incluso después de saltar desde los balcones de la opulencia.

Pero, ¿qué implica crecer en Colombia? Madrugar durante 11 años para entrar a clases antes de 7. Memorizar y obedecer a la figura de autoridad de la escuela, la mayoría asumirá  pasivamente ese modelo durante el resto de su vida. Graduarse de bachiller,  encomendarse a una divinidad y apegarse a la máxima de «el que peca y reza empata». Luego, dejarse raptar para «prestar» el servicio militar obligatorio, exponiéndose a las redes de prostitución de la «Comunidad del Anillo». Si sobreviven a la guerra —y a las vejaciones de sus superiores— pasan a buscarse un trabajo que pague las cuotas de las tarjetas de crédito y así poder aparentar un nivel de vida de otra forma insostenible. Finalmente, para evitar rumiar sobre su esclavitud con horario de oficina, dedicarán el poco tiempo libre a crearse un melodrama: casarse con alguien pasivo y conformista, o con un fanático ruin que convierta sus existencia en una miserable tragedia griega. Firmada la sentencia vitalicia, recurren a infidelidades y otros comportamientos adictivos, bajo el supuesto de recuperar algo de pasión por la vida se inclinan hacia comportamientos autodestructivos. El resultado, una multiplicación de huérfanos sin futuro, carne fresca para el círculo vicioso de la deshumanizada realidad Colombia. Y si en algún momento llegas a rebelarte, si te rehusas a seguir obedientemente el mismo camino, o si eres un objetor de conciencia: humillaciones, bolillo o bala. Al cabo de 30 años aquellos jóvenes idealistas quedan convertidos en ilusos: codiciosos, pero muertos por dentro. Promiscuos e  insensibles al amor. Obsesionados con un estatus ilusorio.

Read More…

El agente secreto de Cordwainer Smith

Una charla con el colombiano que más estuvo cerca del célebre escritor de la science fiction.

El agente Smith en su silla roja

En el Gabinete del Dr. Antonio Marín reposan sus memorias, antaño vertidas en letra de molde en la Editorial Moderna. Hogaño, se dispone a hablar con nosotros, que lo hemos buscado gracias a nuestra afición por inkaporn, rezago del legendario canal cholotube. como arqueólogos de esas páginas productoras de tristezas y delirios matrimoniales, estábamos ávidos de conocer a don Marín; muy en particular, tras hacer conexión con él, a partir de un compañero de grupos de doce pasos (para los que no lo sepan son los doce pasos de los alcohólicos que ya no beben alcohol, los narcóticos que ya no le pegan a la merca, y los ludópatas que ya no se juegan la vida en los dados).

 

-Señor Marín, cuéntenos, cómo fue que llegó a la profesión de catador de videos para adultos.

-Es una historia larga. Todo comenzó desde el momento en que decidí dar un rumbo a mi vida y dejar atrás mi dipsomanía. Para ello debo remitirme a esa historia de mis años mozos. Fue en una fiesta en Planadas, Tolima. Contaba con unos 13 años. Mi tío Benancio procedió a embutirme guarapo mezclado con guaro y con ese nuevo producto que estaba en boga en aquellos gloriosos cincuentas: el perico. Era mi primera vez con esos insumos, y debo decir que fue mi última. Me puse a bailar y, en virtud de la inhalación desaforada del polvo, en mitad de una rajaleña, empecé a convulsionar moviéndome como un robot. Este baile fue la sensación de la noche sin que nadie sospechara que mis neurotransmisores estaban haciéndose papilla; lo que llamaban movimientos zurumbáticos no eran más que la antelación del infierno al que pude haber accedido de no ser por el regaño de mi mami. Fue tal la impresión que dejó en mí la vergüenza de que los niños, menores que yo, obviamente, porque yo también era un niño, afirmaran que mi nariz parecía una dona llena de dulce de mora pues se mezclaba el polvo blanco con el relleno de la sangre que se vislumbraba en mis ñatas. Desde ahí ingresé a los grupos de doce pasos. Y fue don Andrades Acosta quien me introdujo al mundo de la inteligencia militar, por la cual muchos años después accedí a mi trabajo como catador de contenidos informáticos. Huelga decir que soy el único colombiano que tuvo una relativa amistad con Cordwainer Smith.

-¿Cordwainer Smith? El famoso escritor de la science fiction?

-En efecto. Aunque yo lo conocí como mi principal entrenador de las guerras sicológicas. Él fue de los que primero me enseñó videos porno hechos en la Unión Soviética; en cada lamida, en cada gesticulación, en cada gemido, estaba el fantasma de Vladimir Lenin y el comunismo que escribió Marx hace más de doscientos años: porque, aunque ustedes no lo crean, eso del fantasma no era una descripción ni una metáfora sino una orden: fabricar fantasmas comunistas para el futuro.

-¿Era tímido Cordwainer?

-Pues figúrese que no era muy activo sexualmente, salvo con los videos yugoslavos. Ese hombre parecía tajarse el pene a punta de pajas y, con el líquido que le salía, se peinaba las cejas. Era raro Corwainer y buen tipo.

-Nos imaginos que como su ficción.

-Realmente yo ni siquiera sabía que ese señor escribía más allá de los informes solicitados por la CIA. Después fue que me enteré que hacía historias con sus conocimientos sinológicos y desvaríos. Muy travieso don Smith, pero, la verdad, yo siempre lo vi como mi mentor en las labores del espionaje más invasivo y sutil de la época.

– ¿Cómo pasó de Planadas a la CIA?

-Ya les dije que por don Andrades Acosta que, para esa época, era un asiduo seguidor de don Gullermo León Valencia. Acosta llegó una tarde al grupo de doce pasos, diciendo que estaba que se tomaba hasta el agua del florero. Yo lo detuve y él se sorprendió por mi entereza de dicieocho años. No puedo negarles que, al comienzo, creí me quería seducir pero, luego de varios diálogos, me refirió que mi talento podría ayudar a las causas de mi patria. Mi abstinencia demostraba una gran voluntad y capacidad intelectual. Por tanto, fui alistado en labores de inteligencia en el Palacio de Nariño. Debía, al principio, detectar quiénes hacían uso de la droga de la sagacidad, como la llamaban en ese entonces, y debo decir que fue relativamente fácil escudriñar las ñatas de los oficiales. Con la insipiente aparición del perico, aún tan desconocido en el país, fui asignado a la división de batallas mentales de la CIA en Washington para el año 1964. El director era don John McCone, y él me contactó con don Cordwainer, que, huelga decir, al principio también dudé de si no tenía otras intenciones conmigo porque era hombre de gustos refinados y maneras fementidas. Tal vez muchas para el típico agente de la CIA.

-Bueno, pero cuéntennos ahora en detalle, en qué consistía su oficio.

-Por intermediación de don Cordwainer, y debido a una vacante, me remitieron al comité de seguimiento de costumbres sexuales comunistas y ahí me nutrí de todo el cine para adultos hechos en la cortina de hierro, China, y los países africanos que cayeron en las fauces del comunismo. Mi labor consistía en percibir cuáles eran las sensaciones de erección que tenía con cada una de las escenas. Ahí llegué a un terrible descubrimiento: introducían toda la ideología a manera en que las escenas iban poniéndose cada vez más candentes. No es una mera coincidencia que le digan a ese cine, cine rojo. Porque, les juro. que de no ser por mi célebre fortaleza mental yo hubiera terminado en el ejercito de los jemeres rojos. Es que a uno hasta le daban ganas. Para mí, el libro rojo de Mao es un Kamasutra. Y la pregunta de Lenin de qué hacer tiene una sola respuesta: la paja.

-Pero, entonces, señor Marín, ¿un pajero es un comunista en potencia?

-Es un catador. Mi vida más feliz ha sido gracias a eso. Y no me ha impedido tener esposa e hijos. Uno puede estar disfrutando plácidamente la vida hogareña en la sala, y se ausenta unos breves instantes, se interna al estudio, mira un videíto de alguna húngara caliente, se deslecha, y sale a la rutina diaria como después de un relajante baño termal. Todos observan el cambio de ánimo y todos se alegran porque el viejo esté más tranquilo y contento. El día del entierro de mi esposa, me sacudí el chimbilaco tres o cuatro veces durante el sepelio y parecía un monje zen. Todos se admiraron de mi entereza pese al dolor. La cabeza es la loca de la casa pero también es la que nos salva de los comunistas.

-Para hablar de un tema de actualidad, que está dando vueltas al mundo, y del que usted tiene una palabra autorizada: la reciente muerte de Kissinger.

-Ese tipo era un doble agente . Y es sencillo. Kiss viene de beso. Inger de Finger. Ese tipo era puro beso negro y dedo. Fue uno de los más grandes comunistas que hubo en la historia. ¿Saben por qué? Porque sus guerritas hicieron sentir moralmente superiores a los zurdos de mierda. Y eso era porque él hacía trampitas en el miomento de autosatisfacerse. No le bastaba con tocarse el pájaro sino que se estimulaba analmente y luego cataba el sabor de su cavidad dándose besos en la yema de los desos. Puro Kissinger. El comunista. Miren, les voy a decir otra cosa: El partido Republicano es comunista. Donald Trump va a ser el próximo Stalin. Sus novias han sido actrices porno y porque su mujer es una actriz nacida tras la cortina de hierro. Ojo con lo que les digo. La CIA tiene que hacer una purga. Eso se llenó de rojos y ¿saben por qué? Porque no todos estaban preparados para catar la cantidad de escena de adultos que yo sigo catando.

-¿Sigue viendo trabajos de esta especie?

-Sí. Y lamento decirles: todo el cine para adultos es comunista

-¿Por qué?

-Porque se ha llenado de estimulación anal y de negros y árabes. Y esa gente no tiene más que socialismo y pobreza para repartir. La más célebre espía, ustedes seguro han escuchado de ella, es esa dama oscura que conocen como Mia Khalifa; ella tiene ese apellido porque quiere instaurar un Kalifato universal. Islámico y Comunista son la misma cosa.

-Perdónennos ,pero creemos que, tal vez, usted está viendo cosas que no concuerdan con los hechos fácticos. Esa dualidad o división del mundo entre comunistas y capitalistas ya hace mucho quedó perimida.

-Veo en ustedes ya no dos pajeros sino dos guerrilleros que deben ser exterminados. Aunque no se preocupen, si no tienen capacidad de concentración, la paja para ustedes no significa catar sino matarse de a poquitos.

-Por favor, ahonde en esa diferencia. Entre hacerse la paja y catar

-Cuando usted cata, degusta de manera científica. Cuando usted se pajea, se disgusta de manera triste, sobre todo cuando acaba y la acción en el video ni siquiera ha empezado, en el video aún están hablando. Ustedes, los pajorros, se masturban con besos. Los catadores descubrimos ideologías con himeneos.

 

 

NUEVO MAPA DEL INFIERNO ARAUCANO: sobre CONSPIRADORES DEL ARAUCA

En la presentación del libro en Casa de Arauca en Bogotá

NUEVO MAPA DEL INFIERNO ARAUCANO

POR: Luis Cermeño.

 

La primera aproximación a la literatura del hombre llanero, en específico, el araucano, se podría decir sin temor a la verdad, proviene no de la escuela sino del rancho, la casa, o el hato, de manera acústica, a través del oído. Antes que aprender nombres de libros o autores, el araucano aprende canciones, y versos, y pasajes, y cantos de trabajo. Esta forma oral de transmisión de literatura adquirió toda su legitimidad cuando en el año 2016, la academia sueca le otorga el Nobel de Literatura a un cantautor popular como Bob Dylan[1].

Esta convergencia literaria-musical  fue previamente  observada por el poeta araucano Luis Caropresse en su ensayo: Música-Literatura en el Llano Oriental Colombiano[2].  Allí el autor, célebre en el mundo de la poesía, y autor del himno oficial del Guanía, suelta una sentencia que es ilustrativa de la situación narrativa en la región: “En síntesis, el joropo es la expresión musical y poética autóctona del mestizaje llanero.”[3] Inmediatamente, el autor se va lanza en ristre de las nuevas formas de escribir como la novela, el poema en verso libre, o los cuentos, a los que considera extranjerismos que obedecen a modas literarias.

Esta es una actitud que, a mi modo de ver, demuestra el conservadurismo de las posiciones culturales araucanas,  hegemónicas, frente a las nuevas expresiones y formas de narrar el departamento. Esto puede también explicar la escasez de autores y libros en la región. Aparentemente no está bien visto, para el araucano tradicional,  escribir algo que no pueda transformarse en una forma poética convencional como pueden ser la copla para ser cantada, o la décima y la glosa cuya finalidad sean la declamación.  Por esta razón, es que el Parque de los Poetas en Arauca está lleno de cantautores y no existe ninguno que no se haya aventurado por los senderos del canto o la copla.

El libro CONSPIRADORES DEL ARAUCA es un registro valioso porque demuestra que sí existe una tradición de escritores que no solo compusieron canciones sino que se aventuraron en otras sendas literarias, o de investigación, que no necesariamente corresponden a una necesidad musical, sino también reflexiva, narrativa, crítica o imaginativa.

Desde 1896 se están escribiendo libros en Arauca, denunciando su abandono estatal, sus injusticias y su importancia geopolítica. Novelas costumbristas que resaltaron los valores de la gente y su talante, entre ellas la famosa Doña Bárbara de Rómulo Gallegos, que enfatizan  la riqueza de las costumbres y tradiciones, y que tan pertinentemente se prepondera en esta obra, manifiestan que la llanura puede ser una manera de experimentar  la dignidad universal.

Read More…

Un cuento de navidad

Sabio para las mañas, el viejo de las llanuras dijo que la relación con su hijo era casi un orgasmo.
Cuando los orgasmos ocurrieron, él no sabía que de ellos se tratara. Apenas comenzaba diciembre, en los juegos que precedían la conmemoración de la natividad, él jugaba a la pajita en boca: el viejo, por ese entonces joven, aunque ya barbudo y calvo, le pedía a sus varoncitos cuyas bocas mudaban de dientes que lo pajearan con la boca. Una vez el ahora viejo sabio evacuaba, tomaba del mentón al hijo hincado, lo miraba a los ojos y le decía: ¡Mis aguinaldos!

Ahora, que el viejo ya viejo es, ve a  aquellos diciembres que nunca volverán: sus hijos ya tienen hijos.

Y los hijos de sus hijos lo rodean, mientras él, sentado en su silla mecedora, les cuenta historias de guajibos que resguardan el último resquicio de los antepasados.

Episodios cotidianos. Por Francesco Vitola

 

Cataluña es España

07/06/2023. Barcelona

 

La xenofobia y el racismo es la emulsión que los partidos de derechas necesitaban para retomar el control del país y unificar el reino de España, en las últimas elecciones quedó demostrada la eficacia del vínculo ideológico que subyace a la diferencia lingüista.

Lo comprobé hace unos días, a partir de un comentario que hice en una red social que promueve el uso del catalán, en la que se afirmaba que todos los extranjeros eran «güiris», termino que creía equivalente al «gringo» que usamos en Latinoamérica para llamar a todo turista de lengua no latina —entiéndase «latina», por lengua romance—.  Al parecer, según los comentarios que respondieron a mi inquietud, el calificativo depende de los prejuicios del interlocutor, para quien puedes ser «latino», «sudaca», «pancho» o «güiri» según tu color de piel y nivel adquisitivo.

Así es que todos somos extranjeros en España, ombligo del mundo hispanohablante, al parecer. Extranjeros somos todos en Cataluña, desde lo hispanohablantes nacidos en la península ibérica, hasta los mal llamados latinos —aquí usan el término «latino» para referirse a los latinoamericanos, pasando por alto que todas las lenguas cooficiales de España, salvo el Euskera, provienen del latín, y saltándose otros hecho histórico: a los hablantes del latín, es decir, a los ciudadanos del imperio romano, del que también hizo parte este territorio, se los llamaba latinos—. El caso es que se armó la gorda cuando puse en duda esa lógica que de un plumazo mete en la misma bolsa a anglosajones,  a hablantes europeos de lenguas romance, a «panchos» — latinoamericanos de origen indígena—, y a los «sudacas».

Básicamente, entre los que defienden el uso del catalán a ultranza, eres poca cosa si no hablas su idioma, una lógica idéntica a la que aplican los mustios guardianes de la pureza del castellano, que dedican la postrimería de sus vida a modificar acentos y leyes gramaticales, y para quienes solo hay una forma correcta de hablar el español.

Si el único factor diferenciador entre Cataluña es España es su lengua, el independentismo ya perdió la batalla. Una lengua no separa a los que comparten ideología, porque son las ideas subyacentes los verdaderos aglutinantes, nos lo enseñó la Segunda Guerra Mundial: tres dictadores, tres países, tres lenguas distintas, idénticas taras ideológicas y raciales.  Así que, estimados catalanes, trabajen la tolerancia, especialmente hacía los extranjeros que no hablan catalán, y bájenle a la xenofobia, porque desdeñar al que no sabe su idioma los hace tan tiranos como el reino monolingüista del que desean separarse.

 

Episodios cotidianos. Por Francesco Vitola

Relaciones chatarra

10/04/2023

Una pareja de turistas árabes discute en la terraza de un café del centro de la ciudad. Viéndolos me pregunto qué es eso que nos lleva a sostener este tipo de relaciones, con lo buena que es la soltería. ¿A qué se debe esa obsesiva búsqueda de compañía?, ¿es mera necesidad física del contacto sexual?, ¿es el instinto de preservación de la especie el que nos lleva a esto? Esa pareja de recién casados me hizo pensar en lo parecido que son los enamoradizos a los adictos, que alternan drogas para conseguir la Dopamina que esconde la experiencia novedosa.

¿Cómo apreciar la compañía de alguien, o incluso mejor, cómo saber si ese vínculo es especial, si los sujetos en cuestión no han experimentado la desintoxicación física y emocional que ofrece la soledad? Quizás deberíamos normalizar la abstinencia emocional, para apreciar plenamente a la siguiente persona que venga a hacernos compañía.

Si la comida chatarra es todo alimento carente de valor nutricional que se prepara y consume con rapidez, ¿por qué no disponemos de un término equivalente para  definir las relaciones superfluas, fugaces y sin sustancia? Esta lujuria insaciable de los tiempos que corren termina por socavar la autoestima, y los casos de depresión, ansiedad, suicidio, abuso de sustancias, siguen multiplicándose. Nunca antes había sido tan fácil estar soltero y feliz, y sin embargo, las redes sociales venden una fantasía insostenible de felicidad y belleza, que empuja a la validación externa, aumenta el vacío entre aquellos que estando solos se sienten presionados a buscar compañía.

Hagan el ejercicio de salir a una calle concurrida y sean testigos del desfile de rostros amargados que se miran con sorna; el conciudadano dejó de ser la posibilidad de una historia compartida para convertirse en un objeto, conveniente solo si es atractivo. ¿Para qué ser amable, o sonreírle a un desconocido?, dirán algunos, lo importante en la Era de los ilusos es tomarse fotos rodeado de lujo y exotismo, para compartirlas luego en las redes sociales junto con una cita de algún autor que nunca leíste, preferiblemente en inglés,  y así demostrarle a los que te odian que eres tan falsamente cosmopolita como ellos.

Sutter. Por Jesús Morales Bermúdez

 Jesús Morales Bermúdez

 

Por Andrés Beltrán

De cuando en cuando habitan el mundo personas en quienes se sintetiza el tiempo. Johannes Sutter, nieto de inmigrante renano, creció en el medio indiano sin conciencia de su personalidad diferente. Se movió con naturalidad en la lengua adoptada por sus padres, recorriéndola con suavidad en sus laberintos secretos, mostrándola versátil, tersa ante el ejercicio artesanal de su elaboración, esplendorosa como los diamantes que en vano buscara su padre a lo largo de sus múltiples deportaciones. De la boca de Sutter, fluían las palabras en el baño venusino de su expresividad, disfrute el suyo similar al de los dioses luego de su crear mundos, como si él mismo se acuclillara en el crepúsculo para contemplarlas. Era Sutter pez en el agua de lengua y dialectos de la región donde naciera, en las márgenes de un río caudaloso, célebre por las obras de ingeniería ferroviaria sobre sí y a los márgenes suyos, aparte de sus virtudes para la navegación y pesca. Difícil que en aquella región de rústicos y arcanos moradores emergieran personas de conocimientos refinados. Sutter  aquilataba los entornos de su vida desde las versiones de la tradición, y más, desde los asombros propios, novedad y escándalo para sus congéneres, como si sabiendo de los confines estuviera más allá de los confines.

Luego de su educación primaria, a la cual vería como morada de suplicios por los métodos pedagógicos de la época, Sutter se vio de pronto cursando estudios en una abadía. Derroteros inciertos los de cada cual: había imaginado su futuro en tono propio a su región, dominando dos, tres y hasta más oficios y estudios secundarios, acaso técnicos, laboriosidad, vida modesta, nunca en su mente la vida religiosa. Mas he ahí, una tarde cualquiera, luego de haber jugado con los amigos, vagos como él, mientras caminaba de vuelta a casa se le acercó Lorenzana, prefecto de menores ese año, y le espetó sin miramientos la pregunta de ser cierto su interés por ingresar a la abadía. El pequeño Sutter, en su timidez no pudo imaginar aquella pregunta para sí sino propia para su hermano mayor, él si con inclinaciones hacia la vida religiosa, y sorprendido como se viera no pudo sino afirmar su voluntad de seguir la ruta propuesta por Lorenzana.

Read More…

Sabiduría presoviética

 

El emperador Keruncjis de Los Montes Cárpatos sale a cagar aquella mañana, acompañado de su leal escudero Igor Molano.
En el forcejeo del acto, le pide a Molano una de sus habituales historias. Es así que Igor procede a relatarle:
«Una vez encontré a una moza, de pelo cenizo y ojos claros. Sus mejillas semejaban las manzanas de tierra fría y su panocha se recalcaba en su jean apretado. De sus nalgas nacía un primor que aún retumba en la soledad de mi cuarto.
La conocí en un programa de televisión donde entrevistaban a mayordomos jorobados. Ella fungía las veces de presentadora coquetona. Luego de la charla, donde la hice sonreír con anécdotas que para mí otrora fueron dolorosas, atisbé una oportunidad para mis conquistas tristes.
La invité a un par de copas y  fuimos a mi aposento. Luego de varios intentos fallidos para alcanzar una erección, ella, ya rendida, mientras se acomodaba sus calzones, me dijo:
-Gracias por su sabiduría».

Viktor ni siquiera carcajeó.
Vio fijo a su sirviente, mientras se limpiaba el culo.  Le dijo:
-Gracias por tu sabiduría