Tag Archive | Necrológica

Adiós al capo de la ciencia ficción ilustrada: Juan Gimenez

juaheamet2

Antes de recibir el galardón en el criptofest 2015, en donde fue considerado una figura clave para entender la ciencia ficción europea.

Si Lothar le pidiera a Tonto que le contara una historia, una historia de verdad, no una tonta historia de robots, éste le contaría además de la historia del Metabaron que lo obsesionaba, la del artista que perfeccionó al Metabaron (puesto que su creador fue Moebius) y que  tampoco era del todo humano, pues cabe la duda razonable de que fuera un híbrido extraterrestre: sería la historia del historietista mendocino Juan Gimenez.

Tal como lo confesara el escritor Carlos Trillo (temprano cómplice de aventuras fantasiosas y de ciencia ficción de Gimenez), la mejor forma de explicar lo que ocurría detrás del arte de este «escenógrafo de inéditos paisajes, hábil coreógrafo capaz de orquestar el movimiento intergaláctico con la precisión de  un rayo láser» sería a través de la leyenda de la abducción extraterrestre de la madre que le dio ese don a Gimenez de reproducir fielmente esos otros universos.

Presento así este documental sobre la vida y obra de Gimenez llamado Sueños Lúcidos que pretende penetrar el misterio Gimenez para dejar impreso solo la maravilla de un talento incomprensible que traspasó fronteras geográficas y mentales, para darle un nivel elevado a la especulación fantástica y la imaginería de la ciencia ficción.

SUEÑOS LUCIDOS (Lucid Dreams) Vida y obra de Juan Gimenez – Documental 26 min. from VLEXUS Animacion on Vimeo.

 

También quiero agradecer a Gimenez por su vida. Porque es una demostración que la Ciencia Ficción  no es de nacionalidades sino de visiones y estas visiones extensas permitieron que un joven mendocino aficionado a calcar historietas fuera un referente universal del género. Tal como lo remarcó la revista Heavy Metal, de la cual él formó parte como  miembro de la familia:

Gimenez creó algunas de las ilustraciones más cautivadoras para honrar al medio y tenemos la bendición de haber tenido un talento así,  como su contribución a la revista y al campo en sí. Su trabajo es impresionante, lleno de ideas, vigor, imaginación y belleza. En otras palabras, es simplemente inolvidable. Se le extrañará mucho, pero sus obras continúan.

 

Extrañaremos a Gimenez, el artista de ciencia ficción que el covid19 se llevó.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

PortadasGimenezBarreiro

 

Estoy harto de las necrológicas pero hoy le toca el turno al baterista Bill Rieflin

Ojalá no siga muriendo gente porque hoy no tengo ni un poquito de ganas de redactar necrológicas, sostiene Pereirano.

small-BillRieflin_2014

Hoy  voy a compartir un video de un baterista de puta madre  que murió el 24 de este mes, hace solo dos días que parecen una eternidad; pero no más, en serio, stop dying, dejen de morir.

Bill Rieflin, baterista versátil que estuvo desde la banda alternativa R.E.M pasando por King Crimson y Ministry, con el proyecto de Paul Barker (bajista de Ministry) Lead Into Gold, poco conocido pero que recién el año pasado estuvo de tour en USA… en este video aparece dándole a las baquetas al lado del tío de NIN y Al Jourgensen que parece un boyaco con ruana.

Larga vida Bill Rieflin: esta escena industrial siempre me ha parecido como una familia a larga distancia… hace poco llorábamos a Genesis y Gabi Delgado, hoy le toca el turno a un buen baterista que ya debe estar haciendo un proyecto de la ostia con estos dos genios.

 

Sudáfrica y los chitauris y Mil Inviernos despedimos a Vusamazulu Credo Mutwa

«LA BELLEZA DE SUS CREACIONES
ES SU MILAGRO
CREASTE SERES HUMANOS
Y ANIMALES
EN RESUMIDAS CUENTAS, 
ÉL ALABA A DIOS
POR SUS CREACIONES. » Poema Zulu  
 
2e39b213
 
Ha muerto el sangoma (curador) Vusamazulu  Zulú  Credo Mutwa a los 98 años. Portador de la sabiduría Zulu y de la especie Chitauri. Uno de los pocos hombres en haber probado su carne, carne de dios, lo que le dio la virtud de las visiones y la sabiduría. Según palabras de la secretaria general de la fundación Mutwa,  Zolani Mkiva, con Mutwa se pierde un lider espiritual, un preservador crítico del conocimiento indígena». Pues Mutwa era toda una librería del conocimiento y curaciones Zulu.
 
Todos los días están llegando noticias de muertes de gente notable que son una gran pérdida para (la percepción de)l mundo. Hoy me conmovió la noticia de la muerte del  Vusamazulu Credo Mutwa en el hospital Kuruman; uBaba Mutwa fue uno de los portadores del mensaje de los Chitauri en la Tierra… a dónde quiera que veo se indica el hecho de que el tiempo es Eterno.
 
Gracias por llevar la noticia de la tecnología de las antiguallas de Mu, querido sanador.
unnamed
 
Credo Mutwa creó un fondo para preservar el conocimiento tradicional de medicina de los Zulus; centrándose sobre todo en el estudio de una planta conocida como Unwele, para el tratamiento del Sida y el Cáncer, que ha logrado demostrado su eficacia como anticancerígeno en estudios en laboratorio; los estudios sobre el efecto en el Sida están aún siendo estudiados en laboratorios de Sudáfrica con mucho detenimiento.
 
 
Hemos perdido un curador en tiempos de enfermedad, un líder espiritual cuando nadie sabe cómo estar adentro de sí mismo en tiempos de encierro.
 
Estoy muy triste por esta noticia.
 
Los otros dioses, que aún están en calidad de observadores, ellos saben bien qué fue el ayer y hoy de los maestros del tiempo que es eterno y de repente nada.
——-
 
pdta: 
 
Hace como 20 años David Icke sacó este documental que causó revuelo con la entrevista a Credo Mutwa, créelo o no, es problema de cada uno… pero hay una cosa que dice muy cierta Icke acá: Era perturbador que Mutwua fuera solo uno de los dos zanuzis que quedaban en Sudáfrica porque eso significaba que la HISTORIA DE ÁFRICA SE ESTABA MURIENDO… y Hoy murió esa historia.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Adiós al profesor Sergio Roncallo

Lamento mucho la muerte del profesor Sergio Roncallo (1979 – 2020).

Durante nuestras vidas, coincidimos en muchas ocasiones. Ambos éramos unos fans de McLuhan; él más que yo pues hizo una super tesis de doctorado sobre él y yo apenas me sabía los chistes y chismes… tanto que su trabajo fue publicado bajo el título: La noción de medio en Marshall McLuhan .

cej10340_g

El primer recuerdo fue en la cátedra de Kant del profesor Jorge Aurelio Díaz  en Los Andes, cuando ambos éramos chinos… era imposible que pasara desapercibido con sus largas patillas, su voluminoso cuerpo,  sus intervenciones y su interés desaforado por comprender los conceptos. Después me enteré, no sé cómo, que ese mismo muchacho hizo parte de una banda de rock que a mí parecer era el colmo de lo ridícula en su tiempo, por allá en 1998, Pollito Chicken; cuando los vi en Rock Al Parque pensé que eran una mierda de banda; así que caí en cuenta que había visto a este muchacho patillón y obeso desde mucho antes.

Luego, cuando entré en la maestría de Comunicación de la Javeriana,  todo el mundo me lo recomendó para mí tesis sobre el futurismo;  pero nuestra relación empezó mal porque le escribí un correo muy atravesado, en el que le manifestaba que ya nos habíamos visto siendo estudiantes en clase de Díaz,  y pues nada, nunca se concretó la asesoría de tesis y ninguno de los dos demostró demasiado interés en concretar el asunto…

Después me dictó  clase  y en esa clase no hubo sino un respeto mutuo. Él me dijo al final del semestre: Luis yo a usted no lo puedo calificar. Y lo mismo me pasaba con él, pero ambos nos pusimos cinco en nuestras respectivas notas: él a mi materia y yo a él como profesor

Admiré siempre su conocimiento de Marshall McLuhan,  un autor despreciado  en las facultades de  Comunicación y aún más en Filosofía en Latinoamérica y él los abordaba increíblemente desde los dos aspectos, la Comunicación y la Filosofía.

La última vez que lo ví fue en la feria del libro del 2018, coincidimos en medio de unos tragos y apenas nos saludamos. ¿Qué más, Luis? ¿Qué tal, Sergio? ¿Todo bien? Todo bien. 

 Muere un tipo brillante, dejando una carrera prometedora a nivel académico de alcance global; un intelectual que prometía remover todos esos prejuicios en comunicación y las facultades latinoamericanas.

Yo esperaba que algún día él fuera un decano muy importante y me diera laburo en algo.

Qué sinsabor esta noticia. No muere un amigo pero si un tipo al que admiré su inteligencia y él respetó mis locuras y hasta las entendió. Por algo  era seguidor de Mil Inviernos. 

Así  recuerdo a Sergio en clases, aunque prefiero editar esta foto e imaginarlo mejor con su camiseta de Contra; alguien con un pensamiento tan estructurado que pocas veces necesitó ser formal en el vestuario o incluso al expresarse frente al tablero. 

90422638_10156822171020264_5514629946686832640_o

La necrológica de Genesis P-Orridge

89774255_2530038697238293_1391307264870055936_n

Genesis P-Orridge (1959-2020) llega al cielo y allí lo recibe San Pedro transfigurado en William Burroughs; y el santo le pregunta al otrora músico industrial:

— oye, vamos y buscamos sirenas, pero con regalito.

Y Genesis contesta con una sonrisa:

— siempre te han gustado los regalos, pillín. Entonces se agarra su entrepierna enferma. San Pedro contesta:

— No sé si siempre, pero desde que me llamo William Burroughs no hay cosa que me guste más que un buen prepucio.

tumblr_lzjwbgslmh1qcafn3o1_500

«Listo el panocho» San Pedro cuando se llevó a Genesis

Genesis  agarra un cuerno de esos de los indios de Arizona, que se saca de las grandes tetas caídas que se operó para parecerse a Courtney Love y empieza a soplar y todos los muertos con regalito se enteran de que ha llegado el músico industrial más señorona de todas.

Es triste lo que queremos contar con nuestra alegría. Porque justo cuando uno se cura definitivamente de la depresión, como ya lo estamos, siguen sucediendo mierdas que lo entristecen a uno.

En nuestros últimos estudios filosóficos, hemos dado cuenta de la relación doble que hay entre Burroughs y Genesis y a la vez la relación de sombra que tiene San Pedro con William. Por eso nos hace daño que todos esos pillos se hagan daño entre sí y no nos conviden a sus torturas. Ya los opiácedos y analgésicos no nos hacen bien sino que nos pegan unas borracheras como las de estos dos en Tijuana.

La choza que construimos para resguardarnos la hemos encendido con nuestra propia tristeza. Y creímos que al quemar la choza quemábamos la tristeza pero tristemente, a medida de nuestras posibilidades nos mantenemos en pie, aunque tambaleando por el efecto tardío de los opiácedos.

Oh Genesis, mi Genesis, fuiste el comienzo de esta biblia del tormento postindustrial. Yo no tengo plata para hacerme implantes y debo confesarme que más de una vez me jalé la verga pensando en tu extraña sexualidad. A veces fuiste como una Britney Spears de la decepción, ¿por qué no fuiste mi esclava?  Te quería enjaular en mi corazón, y por eso me molestó mucho cuando se te diagnosticó Leucemia. Porque te envanecías luciendo esa temprana muerte.

3b9b56d2f17c1cad52ae4ba82d1458dc

Fuiste una chiquilla joven y traviesa. Fuiste un chiquillo malo. Y al final, fuiste una señora como mi mamá a quien le profeso un gran edipo, con el aliciente que te creías una chamana de Arizona.

Fuiste Genesis y ahora Apocalipsis. Muy pronto nos veremos en el infierno con San Pedro y sus regalitos.

El chute definitivo. En memoria de José José, la bestia del amor

Cada vez menos nuestro mundo

Norbert Schüster

La canción acaba de morir

Omar Kayham

Las biografías siempre son incompletas hasta que se cierra la fecha de nacimiento con la de muerte. En tu caso, que saltaste de una eternidad a otra, se puede ver que tal tentativa no es otra cosa que un disparate de bibliotecario mediocre.

Dijiste noche no te vayas, como si no fueras tu el que la abandonaría y, con ella, a todas estas almas en pena: ese era el bouquet de tu dosis personal.

Ojalá papá lindo te de unas buenas jeringas repletas de heroína y le digas, en el viajado, que dicen que eres un payaso y nada puedes hacer. También quiero ron y mezcal y aguardiente pero mi nuevo oficio de chófer no me lo permite porque debo cargar tu cadáver.

Ojalá que te mueras, dijiste esa noche, y fue como un puro beso porque tu fantasma vuelve a rondar los 10 años que estuviste en consumo al interior de un taxi.

Y esta vez soy yo tu taxista y te llevo a los intrincados parajes de tus pesadillas: viste tu posible vida de sobrio hasta que morías como un vulgar sujeto, tan mediocre como yo, tu taxista.

Por aquella época, cuando te llevé, yo tenía veinte y tu cuarenta. Ahora te alcancé en edad pero no en grandeza y estoy tan cansado que he de confesarte que a veces preferiría estar muerto como tú: quiero morirme pero solo me mato a pajas porque no me pagan lo suficiente para ir a donde las venezolanas.

Pronto te olvidarán pero en mi cachivache, mientras hago carreras, o carreritas al culo, como dirían los vulgares, coloco tu música y levanto la cara con orgullo.

Recuerdo aquella tarde que le cantaste borracho a la señora Verónica Castro. Recuerdo la cara de asco de aquella coqueta mujer que sabía de tu hedor a alcohol trasnochado y mal aliento que de tu boca de bolero salía.

No sabes cómo y cuánto te extrañaré en la botanería en donde me daré duro en la cabeza mientras veo a un cantante de poca monta que te imitará primero a ti, luego a Juan Gabriel y después interpretará sus propias canciones que nadie escuchará.

Qué memoria tienes

Y yo con un Alzheimer ni el malparido

Dios te lo permita, que nunca en la vida

tengas una pena

porque si la tienes, morirás de angustia y desesperación

no te lo reprocho

tan solo le pido a Dios

que me muera

que me muera

 

 

 

Harlan Ellison, el bravero de la ciencia ficción, ha muerto.

Si algo aprendimos de Harlan Ellison es que nunca hay que irse de la casa de papi y mami. Es decir, no aprendimos nada. Porque autores como Harlan Ellison no eran una pastoral de moralidades y enseñanzas, como los autores que gustan referenciar y que la gente despide con tanto dolor, porque ¡gracias por esas enseñanzas tan bellas! NO SEÑOR. NO SEÑOR. Todo lo contrario con nuestro chico Ellison. Nuestro chico que ayer murió de 84 años. Por siempre chico, no solo de estatura, sino chico como Jefty, reacio a querer crecer y adaptarse en un  mundo de gilipolleces. Así que por siempre chico, por siempre enfado, molesto, irreverente, incluso con la gente que él más admiraba, sus papis de literatura como Asimov, no podía dejar de ser un impertinente atrevido, pero genial, genial ante todo, porque descubría que la libertad abría sus anchas alas negras como el pájaro negro de la muerte, a través de ir con otra tradición, desde Marqués de Sade hasta Louis Ferdinand-Céline, así que otorgó a la ciencia ficción otra cara más allá de la estúpida cara ñoña de quien no sabe más que de ciencia y se niega a ver los aspectos monstruosos de la vida, es decir, ese monstruo que se aparece ante nuestro espejo y lo mostraba, el chico Ellison, a todos. A todos.

Y ayer murió, pero hasta hoy lo despedimos, porque la noticia nos pegó duro.

Lo recordaremos por  sus increíbles cuentos:

«No tengo boca y debo gritar»

«Jefty tiene 5 años»

«El pájaro de la muerte»

«La bestia que gritaba amor en el corazón del universo»

«Arrepiéntete, Arlequín, dijo el señor tic tac»

 

También lo recordaremos por su antología de tres volúmenes VISIONES PELIGROSAS

También dejó su huella en la gran película de todos los tiempos TERMINATOR

Y también escribió series en Startrek, Babylon 5, La dimensión Desconocida… y creemos que en Superman.

 

Pero también lo recordaremos por su importancia en el mundo de la ciencia ficción, pues su voz además de reconocerse como un GRAND MASTER, era bastante controvertida y necesaria, tanto para fortalecer este género con el que tanto peleó pero al que tanto amó, como nosotros con nuestras mamis, y para insistir en luchar contra lo que él vio eran terribles injusticias y malos ratos para quienes escribimos ciencia ficción, como no ser pagado, tampoco valorados y que nuestra creatividad siempre se vea amenazada por la corta vista de los editores flojos y malos jueces de concursos literarios, contra toda esa fauna salvaje, también lucho nuestro chico, el chico Harlan, que era un gigante del corazón y de las letras al que hoy despedimos y recordaremos por siempre con un profundo agradecimiento.

 

MIL INVIERNOS TE DESPIDE HOY, CHICO GIGANTE, HARLAN ELLISON.

 

 

 

 

In memoriam Shyla Stylez.

shylaoso.jpg

Shyla divorciándose de un oso

En lugar de aceptar tus actuales limitaciones, podrías ponerte furiosa  porque te sientes atrapada. No obstante, nadie dijo que no podías aceptar más alternativas. El  autor T.F. Hodge escribió: «Libertad es darte cuenta de que tienes una opción».  — Horóscopo para noviembre 24 de Shyla Styles.

Los pronósticos del horóscopo te sobrevivieron. Solo quedan las circunstancias virtuales de una Shyla Stylez que aún vive en twitter y, por supuesto, hace el amor, en varias plataformas de video adulto. Esta mañana cuando me enteré de tu fallecimiento, el pasado 9 de noviembre, no tuve más remedio que entrar a youporn y escribir tu nombre. Claro que me halé el miple, a sabiendas de que estás muerta. Y descubrí que ahora hay una nueva técnica para hablar con los difuntos: mi prepucio es una tabla ouija. Tu piel canela me hizo pensar en posibles amoríos. Supuse que te irías conmigo de la mano a donde Jacobo, ese ángel alopécico que te hablaría con un coqueto sonreír y te corroboraría que mi impotencia para con tu cuerpo y tus ganas —aún estando muerta— obedecen a la dicha de estar vivo. Porque quiero decirte algo, Shyla, soy una persona feliz. Mutilada en muchos aspectos. Pero feliz. Porque creo que nada de esto es tan importante como para entristecerse. Ni siquiera con tu muerte. Me siento a pergeñar las situaciones de tu deceso, cual detective de Hollywood. Y encuentro a un sospechoso serio. El pajorro que te estuvo persiguiendo desde el 2015. DIcen que moriste en casa de tu mami, pero yo supongo que al hablar de tu madre se hace referencia a que ella también te abandonó. Shyla, quisiera ser el cronista del infierno que estás habitando y por eso reviso minuciosamente tus escenas, como un arqueólogo del cine., Me causa especial afectación aquella en la que estás casada con un mofletudo de anteojos, al que le reclamas porque no te hace el amor pese a ser tu marido (como si no supieras que casarse es acabar con cualquier forma de vida sexual) y luego, irrumpe, un fontanero o un bombero, no recuerdo bien, y sube tu delicado cuerpo al mesón de la cocina donde tantas otras estrellas como tú han posado sus nalgas y te embiste de la manera que tú siempre quieres. Ese episodio me convenció que quería ser tu marido, que quería casarme contigo y que yo mismo podría deambular por Los Ángeles para buscar machos que te dieran lo único que yo no te podría dar. Porque el resto, mi querida Shyla, está en mi corazón.

Bon appétit, le digo al infierno que te ha recibido.

Bon appétit, le digo a mi mano y a mi pene mientras veo tus videos con la ceremonia que tiene todo acto fúnebre.

Que en paz descansemos sin Juan Gabriel

Pero antes de expresarle nuestro pensamiento a Lola, le hicimos una prueba de audición ya borrachos. En la rockola programamos “Querida” interpretada por Juan Gabriel. Le invitamos subliminalmente a que la cantara, tomando el trapero del baño que estaba hediondo de vómito. Lola, ya embriagada, se incorporó y empezó a emular los pasos de la esposa de Roger Rabbit. Aulló tan fuerte que los demás asistentes de la tienda no pudieron seguir hablando. Todos se acodaron a observar a ese gran marica que se bamboleaba como uno de los androides figurados por Antonin Artaud en su teatro que reinventaba el mundo.

The Lola Verga´s big band.

El amor nació para que lo cantara una gran y bella marica

El amor nació para que lo cantara una gran y bella marica

Uno siempre cree que se va morir primero que los dioses pero ellos han dispuesto nuestro desamparo;   la prueba ha sido hoy: Juan Gabriel murió esta tarde con Alberto Aguilera, su novio eterno.

Porque Alberto y Juan Gabriel crecieron juntos para hacernos daño,  para hacer más amargas esas decepciones del amor;  porque el amor existió para ser cantado por un marica. Y de grandes maricas hemos de encular estas mesetas de desánimo

Creímos que Juan Gabriel era eterno como su amor; por primera vez en nuestros corazones habita la desazón que inundó al espíritu de Judas Iscariote haciendo el nudo de la soga con la que se suicidó. Pero como la tristeza se viste de alegría los dejamos con una canción muy tierna y alegre en este día de muerte:

 

Pat Conroy (Q.E.P.D)

Pat_Conroy_WGBH_Forum_conference_2014

Falleció el cuatro de marzo. Fue autor de «El príncipe de las mareas», una novela llevada al cine a comienzos de los noventa. También escribió «Música de playa», una historia que, para aquellos que la leímos antes de comenzar el rosario de divorcios, se convirtió en la dulce premonición de las amarguras de la vida sentimental. Esta historia comienza así:

En 1980, un año después de que mi esposa saltara hacia la muerte desde el puente Silas Pearlman, en Charleston, Carolina del Sur, me trasladé a Italia para empezar una nueva vida junto a mi pequeña.

Pero vida sólo hay una. Y puede convertirse en una sucesión de desencantos.

El protagonista regresa a Estados Unidos y  reencuentra a su familia y el entorno en el que creció. Incluso, tiene la oportunidad de ajustar cuentas con la iglesia:

– ¿Es todo lo que la Iglesia significaba para ti?- inquirió el sacerdote-. ¿El bingo de la parroquia?

– No- respondí-. También significa la Inquisición. Franco. El silencio del papa durante el Holocausto. El aborto. El control de natalidad. El celibato de los sacerdotes.

-Ya veo.

-Sólo la punta del iceberg-añadí.

-Pero ¿y Dios? – insistió- ¿Qué hay de él?

-Hemos tenido una pelea de enamorados-dije.

-¿Por qué?

-Contribuyó a matar a mi mujer – respondí -. En realidad no, por supuesto; pero me resulta más fácil echarle la culpa a él que a mí.

En casa de sus padres, el hombre viudo debe presenciar la agonía y el desenlace fatal de su mami:

Esa misma sangre que me alimentó, pensé, ahora la está matando. Por eso la gente cree en dioses y los necesita en las horas negras a la fría luz de las estrellas, me dije. Ninguna otra cosa podría conmover la señorial indiferencia del mundo. Mi madre, pensé; fue en ella donde por primera vez conocí el Edén y el planeta al que habría de ingresar desnudo y asustado.

Ojalá, Pat, no hayas partido de este planeta asustado; por mucho, desnudo.