El cumpleaños de la bestia Glenn gould

Felices ochenta, Glenn. Si estuvieras vivo aún, tu sillita ya estaría tirada en el suelo y deberías interpretar el piano con los brazos estirados hacia arriba, tocando con tus manos temblorosas y manchadas por los años, una versión más de las variaciones Goldberg de Bach. No llegaste a anciano, en realidad, jamás saliste del líquido amniótico que supuso tu aislamiento de la vulgaridad y lo vacuo y que ahora llaman Asperger. Un especialista en tu obra dijo que, más que gusto por la música, te encantaban los sonidos. Hoy día todo suena con un dejo de Glenn y la ene vibra a través del espacio, llamándote en la eternidad. Siempre cumplirás muchos años y tu condena de haber nacido es la condena de los demás de sabernos unos malogrados, como te lo confesó Thomas Bernhard.

En este enlace podrás ver el documental «Les variacions Gould» de Manuel Huerga.

Tags: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: