Tag Archive | Necrológica

In memoriam Shyla Stylez.

shylaoso.jpg

Shyla divorciándose de un oso

En lugar de aceptar tus actuales limitaciones, podrías ponerte furiosa  porque te sientes atrapada. No obstante, nadie dijo que no podías aceptar más alternativas. El  autor T.F. Hodge escribió: «Libertad es darte cuenta de que tienes una opción».  — Horóscopo para noviembre 24 de Shyla Styles.

Los pronósticos del horóscopo te sobrevivieron. Solo quedan las circunstancias virtuales de una Shyla Stylez que aún vive en twitter y, por supuesto, hace el amor, en varias plataformas de video adulto. Esta mañana cuando me enteré de tu fallecimiento, el pasado 9 de noviembre, no tuve más remedio que entrar a youporn y escribir tu nombre. Claro que me halé el miple, a sabiendas de que estás muerta. Y descubrí que ahora hay una nueva técnica para hablar con los difuntos: mi prepucio es una tabla ouija. Tu piel canela me hizo pensar en posibles amoríos. Supuse que te irías conmigo de la mano a donde Jacobo, ese ángel alopécico que te hablaría con un coqueto sonreír y te corroboraría que mi impotencia para con tu cuerpo y tus ganas —aún estando muerta— obedecen a la dicha de estar vivo. Porque quiero decirte algo, Shyla, soy una persona feliz. Mutilada en muchos aspectos. Pero feliz. Porque creo que nada de esto es tan importante como para entristecerse. Ni siquiera con tu muerte. Me siento a pergeñar las situaciones de tu deceso, cual detective de Hollywood. Y encuentro a un sospechoso serio. El pajorro que te estuvo persiguiendo desde el 2015. DIcen que moriste en casa de tu mami, pero yo supongo que al hablar de tu madre se hace referencia a que ella también te abandonó. Shyla, quisiera ser el cronista del infierno que estás habitando y por eso reviso minuciosamente tus escenas, como un arqueólogo del cine., Me causa especial afectación aquella en la que estás casada con un mofletudo de anteojos, al que le reclamas porque no te hace el amor pese a ser tu marido (como si no supieras que casarse es acabar con cualquier forma de vida sexual) y luego, irrumpe, un fontanero o un bombero, no recuerdo bien, y sube tu delicado cuerpo al mesón de la cocina donde tantas otras estrellas como tú han posado sus nalgas y te embiste de la manera que tú siempre quieres. Ese episodio me convenció que quería ser tu marido, que quería casarme contigo y que yo mismo podría deambular por Los Ángeles para buscar machos que te dieran lo único que yo no te podría dar. Porque el resto, mi querida Shyla, está en mi corazón.

Bon appétit, le digo al infierno que te ha recibido.

Bon appétit, le digo a mi mano y a mi pene mientras veo tus videos con la ceremonia que tiene todo acto fúnebre.

Que en paz descansemos sin Juan Gabriel

Pero antes de expresarle nuestro pensamiento a Lola, le hicimos una prueba de audición ya borrachos. En la rockola programamos “Querida” interpretada por Juan Gabriel. Le invitamos subliminalmente a que la cantara, tomando el trapero del baño que estaba hediondo de vómito. Lola, ya embriagada, se incorporó y empezó a emular los pasos de la esposa de Roger Rabbit. Aulló tan fuerte que los demás asistentes de la tienda no pudieron seguir hablando. Todos se acodaron a observar a ese gran marica que se bamboleaba como uno de los androides figurados por Antonin Artaud en su teatro que reinventaba el mundo.

The Lola Verga´s big band.

El amor nació para que lo cantara una gran y bella marica

El amor nació para que lo cantara una gran y bella marica

Uno siempre cree que se va morir primero que los dioses pero ellos han dispuesto nuestro desamparo;   la prueba ha sido hoy: Juan Gabriel murió esta tarde con Alberto Aguilera, su novio eterno.

Porque Alberto y Juan Gabriel crecieron juntos para hacernos daño,  para hacer más amargas esas decepciones del amor;  porque el amor existió para ser cantado por un marica. Y de grandes maricas hemos de encular estas mesetas de desánimo

Creímos que Juan Gabriel era eterno como su amor; por primera vez en nuestros corazones habita la desazón que inundó al espíritu de Judas Iscariote haciendo el nudo de la soga con la que se suicidó. Pero como la tristeza se viste de alegría los dejamos con una canción muy tierna y alegre en este día de muerte:

 

Pat Conroy (Q.E.P.D)

Pat_Conroy_WGBH_Forum_conference_2014

Falleció el cuatro de marzo. Fue autor de «El príncipe de las mareas», una novela llevada al cine a comienzos de los noventa. También escribió «Música de playa», una historia que, para aquellos que la leímos antes de comenzar el rosario de divorcios, se convirtió en la dulce premonición de las amarguras de la vida sentimental. Esta historia comienza así:

En 1980, un año después de que mi esposa saltara hacia la muerte desde el puente Silas Pearlman, en Charleston, Carolina del Sur, me trasladé a Italia para empezar una nueva vida junto a mi pequeña.

Pero vida sólo hay una. Y puede convertirse en una sucesión de desencantos.

El protagonista regresa a Estados Unidos y  reencuentra a su familia y el entorno en el que creció. Incluso, tiene la oportunidad de ajustar cuentas con la iglesia:

– ¿Es todo lo que la Iglesia significaba para ti?- inquirió el sacerdote-. ¿El bingo de la parroquia?

– No- respondí-. También significa la Inquisición. Franco. El silencio del papa durante el Holocausto. El aborto. El control de natalidad. El celibato de los sacerdotes.

-Ya veo.

-Sólo la punta del iceberg-añadí.

-Pero ¿y Dios? – insistió- ¿Qué hay de él?

-Hemos tenido una pelea de enamorados-dije.

-¿Por qué?

-Contribuyó a matar a mi mujer – respondí -. En realidad no, por supuesto; pero me resulta más fácil echarle la culpa a él que a mí.

En casa de sus padres, el hombre viudo debe presenciar la agonía y el desenlace fatal de su mami:

Esa misma sangre que me alimentó, pensé, ahora la está matando. Por eso la gente cree en dioses y los necesita en las horas negras a la fría luz de las estrellas, me dije. Ninguna otra cosa podría conmover la señorial indiferencia del mundo. Mi madre, pensé; fue en ella donde por primera vez conocí el Edén y el planeta al que habría de ingresar desnudo y asustado.

Ojalá, Pat, no hayas partido de este planeta asustado; por mucho, desnudo.

La muerte de un Dios y un extraterrestre

12498874_10153252096025264_1601280031_n

La eternidad para Dios por fin comienza un lunes y para su extraterrestre un domingo en la mañana. Las promesas de enero se han hecho realidad. Y seguimos viejos agüeros, noviembre y diciembre del 2016 estará plagado de muerte. ¿Se habrá vuelto marica la muerte? ¿Qué le pasa? ¿Cómo va a matarnos a don Carlos Muñoz y a don David Bowie en menos de 24 horas?

De chiquilín, el rostro de Dios era el de Carlos Muñoz cuando aparecía ya viejo promocionando un comercial de un producto que ofrecía consecuencias celestes. A Bowie también lo vi de chico, meneando la cintura que hacía pensar y preguntarme por qué mi mamá no era tan bonita como esa señora. Fue cuando Arnulfo me dijo: no es una señora, guevón, es un artista pop. Entonces supe que mi destino era el arte. Hoy es un día para llorar pero también lo fue ayer y lo será mañana, por eso yo os invito a masturbarse. Mucho. Porque del resto no queda sino una melancolía sin igual y siempre igual.

tumblr_n17qa4wdoL1s83ifno1_500

Os dejamos con un villancico cantado por el mismísimo dios con una niña. Porque siempre la muerte llega en pareja.

¿Quién iba a pensar que en el paraíso se iban a desposar don Carlos Muñoz y David Bowie?

Q.E.P.D. Arnoldo Palacios

Querido Arnoldo nunca supiste si ese libro que te entregamos fue tuyo o nuestro. Nosotros tampoco lo supimos. Solo que eras entre todos el más bello. La más hermosa estrella negra de nuestra literatura nacional.

En este instante, Palacios no sabía si ese libro que tenía entre sus manos había sido escrito por él.

En este instante, Palacios no sabe si el libro que tiene entre sus manos ha sido escrito por él.

 

A Arnoldo Palacios, autor de «Las estrellas son negras» y «La selva y la lluvia», lo conocimos en la penúltima edición de una feria del libro de Bogotá a la que fuimos (2011). Ya sabíamos que «Tríptico de verano y una mirla» no se diseminaría por sí mismo, como las plagas o los libros de autores apadrinados por editores pudientes; debíamos impulsarlo y vimos una oportunidad en aquella tarde-noche en donde homenajearon al divino Palacios.

Al final del evento y un poco antes de que comenzara una coreografía con los bailes del Chocó, nos acercamos al escritor y le dimos nuestro libro. Él nos pidió, entre las ráfagas de luces que acentuaron su ternura hundida en la oscuridad del homenaje, un lapicero para firmarnos el ejemplar pues quería obsequiárnoslo; le explicamos que era un libro que escribimos junto a Julián Marsella y que deseábamos que lo leyera. Nos pidió que anotáramos nuestros números de teléfono y direcciones, lo cual hicimos a sabiendas de que jamás nos llamaría. Durante todos estos años nos figuramos, cada tanto, a Arnoldo Palacios frente a su biblioteca, preguntándose por esa extraña época en la que escribió «Tríptico de verano y una mirla».

Él no alcanzó a pasar esta navidad; ni siquiera supo de los atentados que ocurrieron en París, la ciudad en la que vivió por más de medio sigo: fue muy bello para embadurnarse con la histérica vulgaridad de estos días. Y nunca leyó nuestra ofrenda porque prefería leer textos escritos por otros que los elaborados por él mismo.

Adiós "Hombre Misil", Dr. Abdul Kalam: el científico que fue un presidente amado

APJ-Abdul-Kalam_0

En alguna de sus numerosas conferencias que motivaron a toda una nación, el Dr. Avul Pakir Jainulabdeen Abdul Kalam, dijo que el nacimiento era el único momento de la vida en que tú llorabas y tu madre sonreía.  Hoy es todo un pueblo el que llora la partida del «Presidente del Pueblo», el «hombre misil», o simplemente, «El presidente más amado de la India».

Estoy muy conmovido por saber que murió Abdul Kalam, tras su muerte no solamente se pierde un político maravilloso que comprendió las posibilidades de  la tecnología para un país, sino también un gran hombre de ciencia y una inspiración viva que hasta hoy, día de su partida, sigue inspirando a millones de personas del llamado Tercer Mundo con sus conferencias, pues murió tras un ataque al corazón durante una lectura en Shillong, ciudad capital conocida como La Morada de Las Nubes.

EL SUFRIMIENTO ES LA ESENCIA DEL ÉXITO (Adbul Kalam)

tyllee

¿En dónde están los científicos, en dónde están los ingenieros? ¿En dónde está el resto de.. la vida?

No son pocas las personas que como, Neil deGrasse Tyson,  sueñan con un político que entienda de ciencia y su repercusión en la sociedad. Este sueño lo materializó el Dr Abdul Kalam, ingeniero pionero en la investigación Espacial de la India y gran defensor, amante, del Poder Nuclear como herramienta para la Prosperidad Social.

"Los sueños no son lo que ves mientras duermes. Los sueños son lo que no te deja dormir"

«Los sueños no son lo que ves mientras duermes. Los sueños son lo que no te deja dormir»

REPASO POR LA VIDA DEL DOCTOR (MADE IN INDIA)

Contrario a tanto político ineficaz, corrupto y sin talento, a los que estamos acostumbrados en Latinoamérica, que ostentan sus majestuosos títulos en universidades extranjeras, el Dr Kalam presumía de una educación realizada enteramente en su país, por lo que decía que era un auténtico «Made in India».  Esto lo convirtió en un ejemplo a seguir por la juventud y los estudiantes que veían en él lo que podían ofrecer las instituciones educativas de su país.  Read More…

Palabras de Pat Cadigan sobre Sir Terry Pratchett

11013181_10153124659972988_7266299557123840380_n

Ilustración de FRUÑO CENCIDO (@frunocencido)

 

 

 

 

Estas fueron las palabras de Pat Cadigan (que en este momento se encuentra en un exitoso proceso de quimioterapia) sobre la reciente defunción del escritor de fantasía Sir Terry Pratchett, quien padecía  desde hace años una rara variante de Alzheimer. En Mil Inviernos nos unimos al luto. Por eso  compartimos las nobles palabras de Cadigan (que publicó inicialmente en Facebook y luego en el blog del cáncer) .

 

Traducción autorizada y publicada con el gentil permiso de Pat Cadigan, a quien agradecemos su obra y existencia.  

Sir Terry Pratchett es un ejemplo de una persona que desarrolló su talento y lo usó para dejar una parte del  mundo  mejor que como la encontró.

Obviamente los libros de Sir Terry fueron un éxito porque eran demasiado entretenidos. Pero eran muy entretenidos porque el espíritu del hombre estaba ahí mismo en todos ellos – y su espíritu tenía un profundo amor por la humanidad, las verrugas y todo. Si esto no fuera así,  no veríamos esta profusión de tristeza.

Hay un privilegio que todos tenemos y es la vida. ¿Qué estás haciendo con la tuya? Nadie espera que cures el cáncer o el Alzheimer o traigas la paz al Oriente Medio; pero si puedes, por favor hazlo (especialmente la parte del cáncer).

Pero si eres como el resto de nosotros —y estás leyendo esto, seguramente como lo estás haciendo— puedes honrar la memoria de Sir Terry haciendo lo que puedes por dejar  tu pequeño rincón del mundo mejor que como lo encontraste, con cualquiera de los dones particulares que puedas tener — escribir, hacer arte, bailar, entender, enseñar, organizar, criar, explorar. Y siempre, amando.

 

Silver Kane, in memoriam

mini-elhadanegra

Silver Kane fue el pseudónimo del escritor Francisco González Ledesma cuando elaboró novelas de vaqueros y ciencia ficción; escribió más de mil historias y tuvo otros tres pseudónimos con los que firmó sus trabajos para editorial Bruguera: Rosa Alcázar, Taylor Nummy y Fernando Robles. La legendaria colección de Bolsilibros cuenta con un gran aporte de este catalán que nació en uno de los barrios obreros de Barcelona, donde e glamour propio de una ciudad europea «culta y de primer mundo» se eclipsa ante la humildad de lo genuino. Los vaqueros españoles de Kane forman parte de  ese ajado y bello circo que ocurrió en España cuando en Almería se dieron memorables combates entre cazarecompensas y villanos a fines de los sesenta.

Kane murió hace dos días y su escritura es tan amenazante como un suelo que se desvanece mientras lo vamos a tocar para dar nuestro siguiente paso:

Encendió el cigarro y cruzó las piernas. Pese a estas palabras, Margaret Higgins no sugería ninguna idea de miedo, de terror, de pesadilla. No. Todo contrario.

El redactor jefe de Today, la revista en que ella trabajaba, entró y fingió leer unas galeradas, pero en realidad observaba de reojo las piernas de la muchacha.

Margaret suspiró:

—Son nuevas —dijo. (Tomado de «El cerebro»)

La posibilidad de la implantación de unas nuevas extremidades surge como el embrión para una nueva historia en donde una mujer cambie tanto de piernas como de amantes.

Silver Kane no dio la espalda a España. De hecho, gran parte de sus obras fueron coartadas para referirse al régimen dictatorial que abatió a su país, rompiendo con el prejuicio de que la llamada literatura de entretenimiento es escapista.

A continuación, una pequeña semblanza de este escritor y, luego, una entrevista que le hizo Fernando Sánchez Dragó (desde ya hacemos la advertencia de quién es el entrevistador) a Francisco González Ledesma, el cultor de la llamada novela negra que se distingue, en muchas cosas, de Kane y, sin embargo, ambos murieron el mismo día, a la misma hora y en la misma ciudad.

 

 

Recordando al cacique de La Junta: Diomedes Dionisio Díaz Maestre

Quien me critica no se siente competente y eso trae que de repente se puede morir de infarto

La Virgen del Carmen que le regaló Juancho Rois

La Virgen del Carmen que le regaló Juancho Rois a Diomedes

Un día como hoy se fue Diomedes Díaz a entonar un canto celestial  junto a su compadre Juancho Rois. Esta vez las lágrimas de Diomedes no fueron de pesar, sino de alegría. No  la alegría de dos muertos que se reencuentran, sino de dos músicos que tras un lejano viaje vuelven a seguir el parrando. En el cielo, tal vez, nadie quiera matar a Diomedes; solo en la tierra, los hay quienes quieren arrojarle tierra a su nombre, en una tarea tan absurda como tapar el océano arrojándole granos de arena, son  «de esos que viven criticándole a Diomedes los buenos hechos que reviven al folclor».

A Diomedes Díaz se le recuerda por los buenos momentos que dio a su pueblo y enalteció el folclor. Ya en vida el Cacique compareció ante la justicia humana y su espíritu ante la divina. Solo uno de esos legisladores de la moral de redes sociales, con complejo de juez de telemundo internacional,  se atrevería a condenarlo ahora.  Por eso mismo,  no se molesten por la fama que lo sobrevive y que hoy rendimos tributo en esta página cultural.

Read More…

Necrológica de un ángel satánico: Héctor Escobar Gutiérrez

Ha muerto Don Héctor, el último Cancerbero del Imperio Satánico que aún creía en Dios. Ahora solo queda la vulgaridad del cinisimo y la suficiencia de los ateos de poca monta, como el Sumo Sacerdote de La Iglesia Satánica Atea, Anton Sandor LaVey.

El condecorado de Satán

El condecorado de Satán

Don Héctor transitaba por los senderos de la cábala y la sabiduría sefirótica se transformaba en el esqueleto de Lucifer, yendo más lejos que sus simbolistas más reconocidos como Jorge Luis Borges.  A él jamás se le podrá decir Anticristo, porque lo que tenía era Cristos en su alma.

Mientras hombres de estrecha mirada y bajezas propias de políticas y sabidurías de portera como Fernando Vallejo, hacen aspaviento de su racionalidad, don Héctor se paseaba engalanado por las calles de su natal Pereira oteando al Infierno como la mejor posibilidad del Paraíso, lejos de sus famosas coterráneas que han hecho carrera por el mundo profesando la magia negra de la prostitución.

Don Héctor alejó los espíritus inmundos de la mediocridad, y basado en los cuatro elementos fundamentales del mundo sirvió de bálsamos para unos cuantos desdichados pandilleros que imitaron sus ritos satánicos y hoy día se pudren en sus cárceles, porque llevaron los versos del maligno a sus prosecusiones más bajas, y como ya sabemos, en Pereira persiguen más las sectas satánicas que los carteles y redes de tratas de personas.

Salud, Don Héctor, porque tu Infierno es el Paraíso. Y porque el Paraíso de muchos, es tu infierno.

Os dejamos con unos de sus poemas, leído por él mismo como un Papa cansado; y, en seguida, el documental que registra su paso por esta dimensión: