Tag Archive | Maricas

Una propaganda soviética contra los nazis (1941)

descarga

Los soviéticos jamás vislumbraron que la bota que acabó con los nazis invasores, sería la misma que habría de exterminar a millones de compatriotas. El régimen del ex seminarista Chepe de Acero (José Stalín) acribilló moral, física y psíquicamente a cuanto ser humano se le atravesaba en su sueño  de ser el emperador bolchevique.  Poco después del final de la segunda guerra mundial, Chepe intentó poblar Siberia a punta de desterrados y torturados. El vídeo (1941) que les presentamos es un llamado a la calma y un canto marcial hecho por el ejército rojo para tranquilizar a los habitantes de la URSS del inminente choque con los alemanes comandados por Adolfo, quizá porque ellos después necesitaron de esas mismas personas tranquilas para aniquilarlas:

 

Dibujos animados soviéticos, aparentemente maricas y sospechosamente felices

Deja que te coja

En Cuba, las aventuras de esta pareja compuesta por un  perseguidor y un perseguido hecha en las entrañas del imperio soviético, se llamó «Deja que te coja» («Nu pagadi» en ruso): si bien en los países del caribe hispanoparlante coger no tiene las connotaciones sexuales que existen en México o el cono sur, al ver un episodio del lobo que busca engullir al conejito, no queda duda que, tras la cortina de hierro, el homosexualismo también estaba ataviado con la aventura infantil . Puede advertirse una ucronía donde el conejito se despose con Tom y el lobo con Jerry; casados, en justas nupcias, por la papisa  Bugs Bunny para así acabar con la crisis de los misiles con el beneplácito de los ya muertos Kennedy y Kruzchev. En todo lugar de la vieja guerra fría, se calentaban los motores de la confusión sexual y el dualismo genérico se iba derritiendo como los sueños comunistas de tanto soviético que aún creía que la salvación era Stalin. Todos murieron menos la perdición, ni los soviets ni los neoliberales nos salvarán de morir en la ignominia. Y, mientras ello ocurre, la muerte quiero decir, miremos un poco de estos dibujos animados comunistas. ¿Alguna vez el lobo cogerá al conejito? ¿Tendrán hijos? ¿Las orejas del crío serán de canino o de roedor? Todo un visado de un mundo feliz que, al parecer, jamás ocurrió.

 

 

El fútbol y el silencio, historias de primera comunión

primera comunion

La primera comunión es un ritual central en la vida infantil en Colombia así como en los países de tradición Católico Romana. Por medio de este ritual los niños entre 7 y 11 años se comprometen –la mayoría sin ser conscientes de lo que hacen– a cumplir con los mandamientos y dogmas de la fe cristiana y de la religión católica, apostólica y romana. En Colombia la costumbre dicta que al terminar la ceremonia eclesiástica se debe proceder a una fiesta en la que se ofrece comida y se tolera el consumo moderado de alcohol. Hace un par de semanas asistí a una de estas celebraciones. En este post describo brevemente las características de esta extraña celebración y narro dos historias que escuché allí. La primera es la historia de un joven dark y la segunda es la historia de la confesión de un escritor adulto.

¿Y dónde está Jesús?

La primera comunión es un ritual sacramental de la iglesia católica, que se practica mayormente en los países con mayor incidencia de la religión católica en Europa, Centro y Sur América. En este ritual una persona recibe por primera vez recibe la comunión, es decir el cuerpo y la sangre de Jesucristo. En Colombia este ritual se realiza popularmente de manera colectiva cuando los niños tienen entre 7 y 11 años. A los niños se los junta en la iglesia del barrio o en los colegios que ofrecen una instrucción católica en cuarto o quinto de primaria para instruirlos y llevar a cabo el rito. En nuestro país después de la ceremonia eclesiástica la familia del niño ofrece una reunión en la que a los convidados se les ofrece comida y aunque no es la idea, los mayores pueden consumir bebidas alcohólicas con moderación. Read More…

Homosexuales en Papúa Nueva guinea

guinea maricaas

Papúa Nueva Guinea fue, por mucho tiempo, un santuario para los antropólogos más prestigiosos de la primera mitad del siglo veinte; es más, esta isla forma parte del imaginario y los deseos de quienes sueñan en convertirse en unos estudiosos que se sumergirán en los más lejanos recodos del mundo (lejanos, claro está, respecto al lugar donde nació la antropología, es decir, Europa). El extracto del documental que a continuación les presentamos, se detiene en lo que nosotros conocemos como homosexualismo y, más exactamente, en la forma como ha sido adoptado en una tribu del centro de Papúa Nueva guinea. Es inquietante la distinción que el narrador hace entre indígenas civilizados y no civilizados y la conclusión de que los maricas (o tercer sexo, como los denomina eufemísticamente) están en cualquier contexto,cargada de picardía y complicidad. También la relación causal que establece entre la carencia de hembras y el homosexualismo de los machos.

Un documental sobre Burroughs, el marica más macho

Burroughs

Ya habíamos presentado, hace algún tiempo, «A man within», un documental sobre el escritor William Burroughs. En esa ocasión lo presentamos en su versión sin traducirse, ahora nos complacemos a poner a vuestra disposición este trabajo con subtítulos en nuestro idioma. En él pueden encontrarse muchos inquietantes aspectos que no han sido muy tenidos en cuenta y que abren las puertas a nuevas lecturas de este escritor, tal es el caso del orgón y los flujos de intercambio que habría entre las palabras de Burroughs y Reich:

 

William S. Burroughs – A Man Within (subtitulado español) from Roberto García Tapiola on Vimeo.

Una pildorita opiómana de Jean Cocteau

cocteau

Jean Cocteau, cuando estuvo interno para rehabilitarse del consumo desaforado de opio, escribió y dibujó. A continuación, uno de los pensamiento que lo asaltaron durante su dolorosa abstinencia en la clínica:

La madre que dice: «mi hijo sólo se casará con una rubia» no se imagina que su frase corresponde a los perores enredos sexuales. Travestismo, mezcla de sexos, animales torturados, cadenas, insultos.

Tomado de  Opium, p. 95. Traducido por Ignacio Vidal-Folch. Ed Planeta

El corazón drogado de los hombres y las mujeres según Cocteau

cocteau

El poeta, director de cine y artista plástico Jean Cocteau cayó en una profunda tristeza luego de que su amante Raymond Radiguet muriera de tifus. Un amigo de Cocteau, Louis Laloy, autor del libro «Le livre de la fumée», le recomendó que consumiera opio para soportar el dolor de la pérdida. Jean le hizo caso y, desde diciembre de 1928 hasta Abril de 1929, se internó en la clínica de Saint-Cloud con el fin de recuperarse de la adicción. El producto de ese encierro fue un compendio de notas y dibujos recogidos en el volumen «Opium». Les presentamos un aparte en el que Cocteau habla de la abstinencia y de los efectos de las drogas sobre los hombres y las mujeres:

El despertar de la abstinencia se produce en el hombre de forma fisiológica, mientras que en la mujer activa sobre todo síntomas morales. En el hombre, la droga no duerme el corazón, duerme el sexo. En la mujer, despierta el sexo y duerme el corazón. El decimoctavo día de abstinencia, la mujer se vuelve tierna, gimotea. Por eso, en las clínicas de desintoxicación, todas las enfermas parecen enamoradas del médico.

Traducido por Ignacio Vidal-Foch, P. 21, Ed. Planeta

La marica perdida de Perlongher

Perlongher

Néstor Perlongher, poeta, ensayista y activista argentino, no se sentiría muy cómodo con la normalización del homosexualismo. La marica, como una opción que interpela al establecimiento, se ha difuminado y ahora, en su país y muchos otros, ya tienen los homosexuales la posibilidad de vivir en matrimonio y aburrirse como cualquier pareja hetero. Este escritor que al final de su vida se acercó al misticismo y el yagé y que, amargamente, comprobó que el SIDA sí existía porque él fue presa de la enfermedad, justo después de que hubiera escrito un libro donde proclamaba que era una invención de los laboratorios para vender medicamentos. Acá, un documental sobre el autor de «Cadáveres» y creador del Neobarroso:

 

El peluquero borracho (relato)   

maximo

En el año 2006 me casé y me fui a vivir a Santiago. Vivía en un apartamento en el piso 16 de la calle Monjitas y tenía un taller en un centro cultural en la mitad del parque de la Quinta Normal. Allí pintaba y leía de sol a sol. Además de eso tenía a mi cargo el cumplimiento de una serie de tareas correspondientes a quien asume el rol de amo de casa diplomático: decoraba, limpiaba, tenía las cuentas al día, cambiaba guardas, hacía compras y protegía la vivienda. Eso fue lo que precisamente hice cuando le pedí a mi marido que no volviera a dejar a entrar a nuestra casa a Máximo, el peluquero.

Máximo era un brasileño alto, acuerpado, musculoso y muy afeminado. Resaltaba entre los habitantes de Santiago ya que tenía una cintura apretada, unas nalgas redondas y una nariz recta, perfecta. Para el estandar chileno el peluquero era un hombre muy guapo. También tenía unos ojos pequeñitos que si lo miraban a uno directo lo atravesaban, pero también eran juguetones, evasivos, como los ojos de alguien que oculta una verdad trascendental. Hablaba español bastante fluido ya que llevaba viviendo en Chile varios años. Read More…