Tag Archive | Horacio Quiroga

Para libre descarga: RELATOS PIONEROS DE CIENCIA FICCIÓN LATINOAMERICANA

Vía: Jorge Valentín Miño:

Relatospioneros.jpg

La editorial El perro y la rana de Venezuela acaba de publicar «Relatos pioneros de la ciencia ficción latinoamericana», del compilador Daniel Arella. Aparecen cuentos de : Amado Nervo, Rubén Dario, Clemente Palma, Leopoldo Lugones, José Asusncion Silva, Eugenio Larco, Vivente Huidobro, Horacio Quiroga, Eduardo Ladislao Holmberg, Pablo Palacio, Juan José Arreola, Alejandro Jodorowsky, Julio Garmendia, Felisberto Hernandez, Hector Velarde, Roberto Arlt, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Adolfo Bioy Casares y Carlos Octavio Bunge. 

Relatos pioneros de la ciencia ficción latinoamericana se presenta en un momento de imperiosa necesidad de literatura que convoque al público joven, consciente de esto y de que la juventud es la principal consumidora de nuevas tecnologías la Fundación Editorial El perro y la rana pone a disposición de lectoras y lectores la compilación en su portal web.

Luis Enríquez

Enlace: RELATOS PIONEROS

Para descarga: http://www.elperroylarana.gob.ve/images/libros-pdfs/feria-ccs/relatos-pioneros.pdf 

Homenaje de un niño poeta muerto vivo a un viejo muerto muerto

Tristísimo y desamparado, Quiroga escucha al niño poeta muerto Bordoy, con tanta ternura, que le provoca volver a matarse ya muerto.

Juan Cruz Bordoy será el santo que besará las flores que queden cuando el mundo se acabe de volver mierda.  El dramaturgo Nefertiti Supelano en su monólogo «Mi escopeta la hurtó Horacio» ha afirmado que el homenaje de don Juan Cruz Bordoy a don Horacio Quiroga, sobrepasa los límites de la ternura que puede tener cualquier suicida.  Ahí está el diálogo entre dos generaciones de muertos: Uno representa el pasado muerto, y otro el futuro que está muriendo.  Encarnado en la vigorosa voz del niño que se va descubriendo poeta muerto. Y  revelando a ese muerto, bien muerto,  que jamás volverá salvo por los versos del bardo joven.

Traer a los muertos en boca  de otros muertos que aún no mueren del todo será:

  • a -¿ crimen pasional?
  • b – ¿humildad desenfrenada proclive a un frenesí casi erótico?
  • c- no sabe / no responde

Tengan el honor de disfrutar de este conjuro. Sus flores emanarán el rocío de un paraíso perdido y ya  no habrán días suficientes para calcular cada uno de estos versos tan profundos como el Sefer Yetzirá  de alguien que no quiere más que humildad y júbilo de muerte.

La gallina degollada del domingo

Quiroga

Después de jornadas llenas de lujuria, el domingo sirve para colocar a cada uno en su lugar. La resaca y la calma chicha de la tarde le otorga al género humano esa humildad y abandono que se olvida a partir de los lunes. Nada es más aplastante que salir a algún parque y ver la medianía de los matrimonios y sus hijos; el algodón dulce, el olor de la carne que se asa y los gatos que huyen del amor descontrolado de los niños se aúnan un escenario mediocre propicio para saber que las cosas seguirán igual. En el relato que a continuación les presentamos, la gallina degollada que alude Horacio Quiroga es uno de esos matrimonios que aplaza el divorcio al punto que la pareja prefiere tener una vida con sinsabores manejables a la desdicha total de quienes se entregan a buscarlo todo y terminan con las manos vacías. La versión que les presentamos es un relato oral hecho por el escritor argentino Alberto Laiseca, esperamos que disfruten este cuento de terror anclado en la medianía terrorífica de un domingo que muere:

 

El vuelo de la psicodelia en la ciencia ficción hispana cantó

images-12La psicodelia cuenta con una gran tradición en el mundo literario de habla hispana, y desde algunas propuestas teóricas incluso se habla del género literario de drogas, desde Clemente Palma hasta Horacio Quiroga, y este género se fundió junto al de la ciencia ficción, siempre cercano, en cuanto una explicación realista a la expedición fantástica, y este encuentro se materializó en la ficción de René Rebetez  quien además de haber sido uno de los primeros en dedicar su trabajo de lleno a la ciencia ficción, tanto en Colombia como en México, también se adentró en la fiebre psicodélica de su época, como en saberes alternativos tales como la magia. Si bien todo esto generó un transfondo futurista de la percepción, en el arte de la canción José José fue La ultima revelación de la psicodelia en la ciencia ficción musical.

Empieza la música con unos timbres agudos como la ascensión de una nave galáctica maya dirigida por Hitchcock.  Una guitarra y un piano la acompañan, como instrumentos de una desesperación divina. Entra la voz de José José: «besabas como nadie se lo imagina. Igual que una mar en calma. Igual que un golpe de mar». Uno empieza a sentir el pánico oceánico. Existe confusión. No se sabe a qué región sensorial apuntas las admoniciones, pero se sabe que se ha emprendido un viaje austral con fines catastróficos que ya no se puede echar para atrás.

 

Read More…

Un futbolista suicida

AbdonPorte

Con el fútbol ocurren dos tendencias entre quienes se dedican a escribir dentro de un sistema literario: Aborrecerlo, como es el caso de Campo Ricardo Burgos que publicamos en milinviernos, o adorarlo como ocurre con escritores como Eduardo Galeano o Camus, por citar dos ejemplos. Entre estos dos extremos es muy difícil encontrar otra forma de narrarlo, pero hay momentos como el cuento escrito por Borges y Bioy Casares o como «Juan Polti, half-back» de Horacio Quiroga.

El  escritor uruguayo se basó en la historia de Abdón Porte, jugador del medio campo del club Nacional de Fútbol de Montevideo. El 5 de marzo de 1918, el jugador, después de haber estado reunido con sus compañeros, salió a medianoche y retornó al estadio donde aquella tarde había jugado (el nombre del escenario es Gran Parque Central y aún hoy es la sede donde juega el equipo del sur del continente), entró al centro del campo, justo donde él jugaba y se pegó un tiro en el corazón. Su suicidio, según lo conjeturan los curiosos, fue a causa de que habían contratado a un jugador que lo iba a reemplazar y Abdón habría de ocupar un lugar en el banco de suplentes. Roberto Arlt decía que había momentos en que matarse era como quitarse una muela, en el caso de Abdón, matarse fue como dejar de jugar un partido de fútbol. Quiroga también se mató, aunque no se sabe si fue por un dolor de muelas o por no haber jugado un partido de fútbol. Les presentamos un documental sobre Porte y el relato de su compatriota y compañero de suicidio, Horacio Quiroga.

Juan Polti, half-back

Cuando un muchacho llega, por a o b, y sin previo entrenamiento, a gustar de ese fuerte alcohol de varones que es la gloria, pierde la cabeza irremisiblemente. Es un paraíso demasiado artificial para su joven corazón. A veces pierde algo más, que después se encuentra en la lista de defunciones.

Read More…

Prisioneros de la tierra

«Prisioneros de la tierra» es una película argentina de 1939. Está basada en algunos relatos de Horacio Quiroga, dato que omitió Jorge Luis Borges cuando escribió, por primera vez, una crítica favorable a alguna película de su país.

Papás que escribieron

Estos son algunos papás que también escribieron. Todos están muertos, incluso algunos de sus hijos, pero se es papá y se es hijo para siempre. ¡Feliz día!