El sueño: una ventana desde el futuro

Por Casandra Heyd

Departamento de Sociedad y Arte, Universidad Nueva Grecia, Buenos Aires, Argentina

e-mail: cheyd@unc.com.ar

Desde las teorías psicoanalíticas de Sigmund Freud es bien conocido que “la interpretación del sueño es la vía regia hacia el conocimiento de lo inconsciente”1. A través de pintores como Salvador Dalí o Rene Magritte hemos podido apreciar las influencias que ha ejercido el sueño en las artes visuales. Pero, desde la aparición de la obra de Philipe D´La Cartie, hemos podido comprobar que los sueños son mucho más que una ventana hacia el subconsciente del hombre: son una compuerta desde el futuro. En la obra de D´ La Cartie se han reconocido representaciones de hechos que sucederían mucho tiempo después de la mismísima muerte del artista.

Es a través de Luis Herman Yrigoyen, hijo bastardo del por entonces presidente de la República, que se poseen datos de la vida y obra de Philipe D´La Cartie. El artista nace en París en 1885 y a sus quince años se muda con su madre a Buenos Aires. Ya de muy pequeño demuestra un elevado interés por los grandes artistas de su época. Sabemos que ha sido miembro, sólo por algunas horas, del grupo surrealista encabezado por André Breton. Debido a su modo excesivamente correcto de hablar y de dirigirse a la esposa de Magritte, André decidió expulsarlo.

Se devela la temática onírica de la obra de D´La Cartie a través de la nunca publicada biografía del artista que realizara Luis Yrigoyen, su amigo, oportunamente. Sin embargo, gracias a estos documentos, pudieron conocerse declaraciones del pintor en las que afirma que las temáticas de sus cuadros provienen literalmente de sus sueños:

y cuando me levantaba, tomaba directamente las carbonillas y mis manos no paraban de trazar líneas poseídas hasta que lograba alejarme del lienzo y me encontraba entre representaciones extrañas y ajenas a mi propio ser (Yrigoyen, 1935, 78).

En ese mismo libro se explica que todas las representaciones de sus cuadros provienen de sueños donde sus musas unas veces le narran sucesos misteriosos y otras, lo invitan a pasar a cuerpos extraños donde él interactúa con gente y objetos que jamás había imaginado.

Siendo ya adolescente y una vez en la Argentina, D´La Cartie ingresa a la Universidad de Buenos Aires donde se recibe de la carrera de Filosofía y Letras. El joven Philipe nunca deja de pintar si bien esta actividad nunca pudo proporcionarle un sustento económico. Para mantenerse, solía escribir cartas de amor a pedido de distinguidos señores de la Sociedad Rural Argentina; e incluso, se rumorea que, de esta manera, D’La Cartie fue cómplice de la conocida galantería del único presidente soltero de la Argentina, don Hipólito Yrigoyen.

D’La Cartie muere en nuestro país de tuberculosis en 1936 como un pobre pintor y escritor de cartas de amor a pedido. Nadie cuidó de su obra, a la cual premonitoriamente, él mismo caracterizaba como peronista. Resulta curioso, además, que Philipe D’La Cartie pidiera a gritos que no lo proscriban corriendo la década del treinta. Finalmente la resolución de Juan Antonio Angelis Sosa, Ministro de Cultura de facto, fue la de esconder sus obras en el sótano XII del Congreso de la Nación, ya que se consideraba al artista como un hombre demente y peligroso. Hace apenas dos años y gracias a una desinfección general, salieron estas maravillas del arte a la luz.

En una primera aproximación estas piezas, fueron consideradas simples representaciones históricas. Luego de una exhaustiva investigación dirigida por el grupo Intersticio Austral que forma parte del CONICET, se llegó a la conclusión que las técnicas utilizadas en las obras de Philipe D’La Cartie eran anteriores a las temáticas representadas. Esto marca un hito en el flujo temporal, que nunca más podrá ser considerado como un devenir, sino como un ciclo ya anticipado, en este caso, en hermosas pinturas.

En las pinturas de Philipe, podemos ver cómo ya había presenciado hechos que luego conmocionarían al mundo: la arquitectura postmoderna –ver Torres de Sangre de 19082-, el advenimiento del menemismo y la pérdida del primer hijo que iba a tener su nieta.

Las obras premonitorias del autor funcionan como un punto de inflexión tanto para la física como para la filosofía actual. La comunidad científica se enfrenta así a un cambio crucial en la manera de concebir al mundo, ya que la noción del tiempo que hasta este momento manejábamos entra efectivamente en crisis. Asimismo, numerosos grupos que defienden y reivindican las culturas originarias en América han manifestado su poca sorpresa ya que los antiguos habitantes del continente concebían el tiempo de una forma parecida a la que se nos presenta ahora. De todas maneras, deberían sorprenderse de las increíbles premoniciones en la obra de D’La Cartie, ya que nada parecido ha ocurrido nunca, siquiera en las leyendas originarias. Desde los mencionados grupos se barajan hipótesis respecto de una crisis del paradigma pretendidamente universalita occidental, pero no es lo que atañe al presente artículo3.

Entre otros ejemplos que corroboran esta hipótesis revolucionaria, podemos mencionar sus cuadros “Aurora Austral”, donde podemos distinguir dos islas blancas trazadas con tizas en el extremo izquierdo del cuadro, y chorros de sangre que brotan del otro extremo de la pintura hacia las islas. No hay duda que se trata de una representación de la guerra de Malvinas, sucedida en 1982. Gracias al estudio realizado por restauradores franceses del Louvre, se ha certificado que los pigmentos utilizados pertenecen efectivamente a principios del siglo XX. Otra obra que evidencia la influencia de las primeras vanguardias del siglo XX en la técnica y en las formas, pero con contenido propio de otro tiempo, es “Lata de hierro” que, visto desde la perspectiva histórica actual, representa la caída del muro de Berlín. En esta pieza de descomunal tamaño, D´La Cartié utiliza materiales de desechos como latas cocidas al lienzo, por lo que se considera uno de los primeros `Collage´ de la Argentina. Este hecho artístico de indudable valor, sugiere la idea de posibles cruces en distintas dimensiones temporales.

Para la historia argentina es importante que se logre el descifrado de las pinturas, ya que además de anticipar hechos fundamentales, algunas permiten el esclarecimiento de zonas oscuras en la historia: en un lienzo sin título podemos apreciar claramente representados los gobiernos menemistas de la década del 90, y con ellos, creemos posible el esclarecimiento del asesinato del hijo del ex presidente neoliberal, Carlos S. Menem.4

Si bien el grupo que dirige las investigaciones en torno a la obra de D’La Cartie ha avanzado muchísimo en el descifrado de las pinturas, todavía quedan piezas desconcertantes. El personal de mantenimiento del Congreso ha hecho un aporte valiosísimo al rescatar de los sótanos otras obras de Philipe: 13 bocetos sumamente crípticos firmados por D’La Cartie están siendo estudiados. Cabe la posibilidad de que no podamos aventurar ninguna hipótesis respecto de éstos, ya que nuestros ojos quizá no sean capaces de reconocer tales o cuales sucesos, simplemente porque no los hemos vivido todavía.5 De todas maneras, los sótanos del Congreso (y sobre todo, el sótano XII) están siendo inspeccionados en busca de anotaciones o claves que nos guíen en esta ardua tarea. El gobierno nacional se mostró muy comprometido en llegar al fondo de la cuestión, ya que numerosos objetos importantes por su historia han sido hallados en los subsuelos6.

El caso de Philipe D´la Cartie es revelador, tanto para la física como para la filosofía contemporánea. El descubrimiento al que la ciencia argentina ha arribado es crucial para la historia de la humanidad. No sólo nos deja estupefactos al reconocer la posibilidad de conexiones temporales antes impensadas, sino que nos invita a preguntarnos qué hubiese sucedido si las obras premonitorias de Philipe D’La Cartie hubiesen sido comprendidas y tenidas en cuenta en el momento justo. ¿Cuántas muertes inocentes podrían haberse evitado? ¿Qué genio creador, revolucionario o científico de ruptura hubiese sido el nieto de su primera hija, de haber nacido?, ¿Qué secretos de futuros desconocidos esconden las obras indescifradas? Interrogantes todos que quedan sin respuesta una vez más por la ceguera humana.

1 Freud, Sigmund, La interpretación de los sueños, Ed. Amorrortu. Buenos Aires,1984.

2 Todas las obras de Philipe D’la Cartie se encuentran en un proceso de restauración, por lo que no estan disponibles al público.

3 Para más información: www.laverdad.blogspot.com

4 Siento oportuno aclarar en esa nota al pie que este tema ha suscitado muchas dudas al grupo Intersticio Austral. La mencionada obra ha sido enviada a la provincia de La Rioja para que distintos especialistas la observen desde una perspectiva particular.

5Las nuevas obras halladas presentan variados colores y formas geométricas. Por el momento estamos aventurando hipótesis respecto de catástrofes naturales o ataques de mundos desconocidos. Aunque por supuesto, debe tomarse como un dato falseable.

6 La presidenta insiste en reconocer su rostro en el cuadro “Adan y Eva Rocks” que presenta dos rostros formados por manchas de tinta negra sobre papel.

Tags: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: