Canción de La Criatura Salchicha por Hunter S. Thompson

Canción de La Criatura Salchicha

Hunter Thompson sobre una Ducati, por Ralph Steadman

En mi tumba tallarán, “NUNCA FUE DEMASIADO RÁPIDO PARA MI”.

Por: Hunter S. Thompson

Traducción: Francesco Vitola Rognini

@FrancescoVitola

Hay algunas cosas que nadie necesita en este mundo, y una brillante, jorobada, Cafe Racer con una perversa velocidad de 900cc es una de ellas – pero quiero una de todas formas, y algunos días realmente creo necesitar una. Por eso es que son tan peligrosas.

Todo el mundo tiene motos veloces hoy en día. Algunas personas van a 150 millas por hora por carreteras asfaltadas de dos carriles, pero no a menudo. Hay demasiados camiones viniendo en sentido contrario y demasiados radares de policías y demasiados animales estúpidos en el camino. Tienes que ser un poco loco para montar estos cohetes con embrague de gran torque y súper velocidad en cualquier lugar excepto en una pista de carreras – e incluso ahí, asustarán hasta volverte una mierda gimoteante…No hay, después de todo, diferencia entre ir de cabeza hacia un camión Peterbilt o de lado contra las graderías. Algunos días tienes lo que quieres, otros, lo que necesitas.

Cuando Cycle World me llamó para preguntar si yo probaría en carretera la nueva Harley Road King, me puse engreído y dije que prefería tener una súper moto Ducati. Pareció la decisión de una chica en ese momento, y mis amigos en el circuito de las súper motos se excitaron. “Maldito infierno”, dijeron, “la llevaremos a la pista y sorprenderemos a los bastardos.”

“Bolas”, dije. “No se preocupen por la pista. La pista es para patanes. Somos Gente de Carreteras. Somos Cafe Racers .”
Los Cafe Racers son una casta diferente, y tenemos nuestras propias situaciones. Velocidad pura en sexta velocidad en una recta a 5,000 pies es una cosa, pero velocidad pura en tercera bajando una colina con suelo de grava suelta es otra muy diferente.

Pero nos gusta. Un Cafe Racer purasangre conducirá toda la noche a través de la niebla, en el trafico de la inter estatal para ponerse en lo que alguien le dijo era el más horrible y apretado decreciente radio de giro, desde que Genghis Khan inventó el sacacorcho.

Correr en Cafes es mayormente una cuestión de gusto. Es una mentalidad atávica, una peculiar mezcla de estilo bajo, alta velocidad, pura estupidez, y arrogante compromiso con la Vida Café y todos sus peligrosos placeres… Yo soy un Cafe Racer, en algunos días –y muchas noches, para ser precisos-, y es una de mis más finas adicciones.

No me faltan cicatrices en mi cerebro y en mi cuerpo, pero puedo vivir con ellas. Todavía siento un temblor en mi espina dorsal cada vez que veo una Vincent Black Shadow , o cuando camino hacia un baño público y escucho hombres lisiados susurrando sobre la terrorífica Kawasaki Triple … Tengo visiones de complicadas fracturas de fémur y grandes hombres negros en uniformes de hospital llevándome en camilla mientras una enfermera llamada “Bess” serrucha los colgajos de mi cuero cabelludo con un taladro punzante.

Jo, Jo. Gracias a Dios por esos Flashbacks. El cerebro es un instrumento tan maravilloso (hasta que Dios inca sus dientes en el). Algunas personas oyen cantar a Tiny Tim cuando fracasan, otros oyen la canción de la Criatura Salchicha.

Cuando la Ducati llegó a la entrada de mi casa, nadie sabía que hacer con ella. Yo estaba en Nueva York, cubriendo un torneo de polo, y algunas personas me habían amenazado de muerte. My abogado dijo que debería entregarme y enrolarme en el Programa Federal de Protección de Testigos. Otras personas dijeron que tenía que ver con la multitud del polo.

El negocio de las motocicletas fue la gota que rebosó la copa. Tenía que ser trabajo de mis enemigos, o de personas que querían estropearme. Fue el más vil de las carnadas, y sabían que yo iría tras ella.

Por supuesto. ¿Quieres lisiar al bastardo? Mándale una Cafe Racer capaz de 130 mph . Incluye placas, y el creerá que es una moto de calle. Es un marica para todo lo veloz.

Lo que es cierto. He sido un conocedor de motocicletas rápidas toda mi vida. Compré una BSA 650 Lightning, nueva de fábrica, cuando las etiquetaban como “la motocicleta más rápida jamás probada por la revista Rod .” Había conducido una Vincent de 500 libras a través del tráfico en la autopista Ventura, con aceite quemándose en mis piernas, y corrido la Kawa 750 triple por Berverly Hills de noche con la cabeza llena de ácido…he andado con Sonny Barger y fumado hierba en bares de motociclistas con Jack Nicholson, Grace Slick , Ron Zigler , y mi infame viejo amigo, Ken Kesey , un legendario Cafe Racer.

Algunas personas te dirán que lento es mejor –y puede ser, algunos días- pero estoy aquí para decirte que rápido es mejor. Siempre he creído esto, a pesar del problema que me ha causado. Ser disparado por un cañón siempre será mejor que ser exprimido de un tubo. Por eso Dios hizo motocicletas rápidas, Bubba…

Así que cuando regresé de Nueva York y encontré la feroz motocicleta con estilo de cohete en mi garaje, entendí que estaba de vuelta en el negocio de pruebas en carretera.

La nueva Ducati 900 Campione del Mundo Desmodue doble escape Café Racer me llenaba con sentimientos de lujuria cada vez que la miraba. Otros se sintieron igual. Mi garaje pronto se convirtió en un imán de babeantes seguidores de las súper motos. Riñeron y maldijeron entre ellos sobre quién sería el primero en ayudarme a evaluar mi nuevo juguete…Y necesitaba, por supuesto, cierta gama de opiniones, aparte de la mía, para juzgar apropiadamente esta motocicleta. Las Perversas Instalaciones de Ensayos Ambientales de Woody Creek distan de Daytona o incluso de competencias a fondo por autopistas de la Costa del Pacífico, donde equipos de Kawasakis y Yamahas de alto calibre se dice corren de frente en juegos de “gallina” desafiando la muerte a 100 millas por hora…

No. No todos los que compran las cotizadas de brutal torque anhelan salir en una bola de fuego por las calles de L.A. Algunos de nosotros somos personas decentes que deseamos mantenernos fuera de las salas de emergencia, pero aún así explotamos a través de congestiones del tráfico en distritos residenciales cuando lo deseamos…Para eso necesitamos Maquinaria fina.

Que tuvimos – no hay duda de eso. La gente de Ducati en Nueva Jersey ha optado, por sus propias razones, mandarme la 900SP para las pruebas – en vez de su 916 irracionalmente veloz, y más avanzada súper moto de carreras de pista. Era muy veloz, dijeron -y prohibitivamente costosa- para dar en consignación para pruebas a una banda de vaqueros medio locos que creen ser Cafe Racers de clase mundial.

La Ducati 900 es una fina pieza de ingeniería. Mis vecinos la llamaban hermosa y admiraban sus líneas para carreras. La jodida pequeña asquerosa parecía que iba a 90 millas por hora estando en pie, quieta en el garaje.

Llevarla a la carretera, sin embargo, fue una genuina experiencia aterradora. No tuve sentido de la velocidad hasta ir a 90, encaminándome rápidamente hacia un montón de camionetas que entraban a una curva húmeda junto al rio. Intenté con los dos frenos, pero solo funcionó el frontal y casi me fui de punta a punta. Estaba fuera de control mirando el tubo de escape de un camión de correos, aún apuñalando frenéticamente el pedal del freno posterior, que no podía encontrar…soy muy alto para estas corredoras de la Nueva Era; no están hechas para corredores más altos de 5, 9 , y el freno posterior no estaba donde creía estaría. Chulos italianos de mediana estatura que disfrutan correr de un café a otro en los bulevares de Roma, boca abajo y en posición plana pueden disfrutar esto, pero yo no.

Fuí lanzado sobre el tanque como un clavadista en una piscina drenada el día anterior. Whacko! Golpee contra el fondo de concreto, piel arrancada, una criatura Salchicha sin dientes, jodida de por vida.

Todos amamos el torque, y algunos de nosotros lo hemos llevado hasta el máximo de vez en cuando –y siempre hay Dolor en eso… Pero es también divertido, entre lo mortal, y diversión es lo que consigues cuando friegas con este monstruo. BOOM! Despegue inmediato, sin chillar o graznar como un bufón con tus dientes engrapados en tu lengua y tu mente completamente vacía, excepto de miedo.

No. Esta jodida se clava y te dispara directo por la salida de la autopista, para bien o mal.

En mi primer despegue, metí segunda y pasé el límite de velocidad en una línea doble de la carretera asfaltada llena de tráfico ranchero. Para cuando subí a tercera, iba a 75 y el tacómetro estaba apenas sobre las 4,000 Rpm…

Y fue ahí cuando conseguí el segundo aliento. De 4,000 a 6,000 en tercera te llevará de 75 a 95 en dos segundos –y después de eso, Bubba, aún tienes cuarta, quinta y sexta, Jo, jo.

Nunca llegué a sexta, y no llegué al fondo de la quinta. Esta es una vergonzosa confesión para un curtido Cafe Racer, pero déjame decirte algo, viejo amigo: Esta motocicleta es simplemente demasiado veloz para conducirse rápido en cualquier tipo de tráfico, a menos que estés listo para ir derecho por la línea separadora con las bolas ardiendo y con un silencioso grito en tu garganta.

Cuando apuntas en la dirección correcta a alta velocidad, sin embargo, tiene capacidades innaturales. Esto lo descubrí involuntariamente a medida que me aproximaba a un cruce cerrado sobre unas vías del tren, vi que iba demasiado rápido y que mi única oportunidad era virar a la derecha y joderla por completo, en un desesperado intento de saltar por encima de la curva, volando.

Fue un movimiento atrevido y temerario, pero era necesario. Y funcionó. Me sentí como Evil Knievel a medida que atravesaba adolorido las vías con la lluvia en mis ojos y mis mandíbulas atenazadas por el miedo. Traté de escupir sobre las vías cuando las hube pasado, pero mi boca estaba demasiado seca. Aterricé con dureza en el límite de la carretera y perdí el agarre por un momento a medida que la Ducati comenzaba a colear con locura hacia el tráfico que venía en dirección contraria. Por dos o tres segundos estuve cara a cara con la Criatura Salchicha…

De alguna forma la bestia se enderezó. Pasé un bus escolar por la derecha y luego controlé la moto lo suficiente para bajar el cambio y orillarme en un camino de entrada abandonado cubierto de grava donde me detuve y apagué el motor. Mis manos se habían agarrotado como garras y el resto de mi cuerpo estaba entumecido. Me sentía nauseabundo y lloré por mi mamá, pero nadie escuchó, entonces entré en un trance por 30 o 40 segundos hasta que finalmente pude encender un cigarrillo y calmarme lo suficiente para conducir a casa. Estaba demasiado histérico para cambiar velocidades, así que fui todo el camino en primera a 40 millas por hora.

Whoops! ¿Qué estoy diciendo? Historias increíbles, jo, jo. Somos gente de motocicletas, caminamos erguidos y nos reímos de lo que es divertido. Nos cagamos en los pechos de los extraños…

Pero cuando manejamos motocicletas veloces, lo hacemos con inmaculada cordura. Podemos abusar de una sustancia aquí y allá, pero solo cuando es acertado. La medida final de la habilidad de cualquier conductor es inversa a su Velocidad de Viaje preferida por la cantidad de cicatrices graves de su cuerpo. Es así de simple: si conduces rápido y chocas, eres un mal conductor. Si conduces lento y chocas, eres mal conductor. Y si eres un mal conductor, no deberías montar motocicletas.

La aparición de la supermoto ha aumentado drásticamente esta ecuación. La tecnología ha dado un gran salto hacia adelante. Miren la Ducati. ¿Quieren óptima velocidad crucero de esta granuja? Prueben 90 millas por hora en quinta a 5,500 Rpm –y justo entonces verán un alce macho atravesado en el camino. WHACKO. Conozcan a la Criatura Salchicha.

O tal vez no: La Ducati 900 tiene una ingeniería, balance y torque tan finos que puedes hacer 90 mph en quinta por una zona de 35 mph y salirte con la tuya. La moto no es solo veloz – es extremadamente rápida y sensible, y hará cosas sorprendentes…es un poco como conducir la Vincent Black Shadow original que puede rebasar un jet de combate F-86 , pero al final, el F-86 despegará y la Vincent no, y ahí no tendría sentido intentar girar. WHAMO! La Criatura Salchicha golpea de nuevo.

Hay una diferencia fundamental, sin embargo, entre las viejas Vincents y la nueva casta de supermotos. Si conducías la Black Shadow a máxima velocidad por cualquier período de tiempo, morirías casi con certeza. Por eso es que no hay muchos miembros vitalicios de la Sociedad Vincent Black Shadow. La Vincent era como una bala que iba derecho; La Ducati es como la bala mágica que fue de lado y mató a JFK y al Gobernador de Texas al mismo tiempo. Era imposible. Pero también lo fue el terrorífico ladeo con salto cruzando las vías férreas en la 900SP. La moto lo logró con la gracia de un gato montés que huye. El aterrizaje fue tan suave que recuerdo haber pensado, maldita sea, si la hubiera abusado un poco más hubiera podido llegar más lejos.

Quizás este sea el nuevo macho Cafe Racer. Mi moto es mucho más rápida que la tuya, te reto la conduzcas, patético pequeño mojón. ¿Tienes las bolas para conducir este TORQUE SIN FONDO?

Esa es la actitud del fenómeno de las supermotos de la Nueva Era, y yo soy uno de ellos. Algunos días ellas son lo más divertido que puedes hacer con la ropa puesta. La Vincent solo te mataría mucho más rápido que una supermoto. Un tonto no podría conducir la Vincent Black Shadow más de una vez, pero un necio puede montar una Ducati 900 muchas veces, y será siempre divertido de la forma espeluznante. Esta es la Maldición de la Velocidad que me ha plagado toda la vida. Soy un esclavo de eso. En mi lápida tallarán, “NUNCA FUE DEMASIADO RÁPIDO PARA MI”.

——————————————————————————-

Esta traducción fue tomada del blog http://narradorinterpretativo.blogspot.com/ y fue cedida gentilmente por Francesco Vitola Rognini para Mil Inviernos.
¡Gracias, Francesco!

Tags: , , , ,

0 Responses to “Canción de La Criatura Salchicha por Hunter S. Thompson”

  1. Ricardo Fabian Villa Leiva says :

    genial encontrar mas de uno de los ejores hombres que piso el planeta

Trackbacks / Pingbacks

  1. La canción de la criatura salchicha – Título del sitio - octubre 18, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: