Tag Archive | Cine Colombiano

Cali: de película – una cinta para diablos

Dirigida por Luis Ospina y Carlos Mayolo, dos directores que quisieron encumbrarse como los niños malos del cine colombiano, y del cual solo queda vivo Luis Ospina, que se dedica a andar por el mundo hablando sobre su amistad con Andrés Caicedo. Cali: de película, pretende ser un reflejo de lo que es la vida cotidiana de esta ciudad.  Está inspirada en «A propósito de Niza» de Jean Vigo.

Cali: De pelicula de Mayolo-Ospina from cuando los grandes eran cortos2 on Vimeo.

Cine, memoria y conciencia histórica: sólo cuando se tiene miedo al pasado no da gusto recordar…

Luis Carlos Muñoz Sarmiento*

La memoria es el único tribunal incorruptible.

MEMPO GIARDINELLI

Todo está cargado en la memoria,

arma de la vida y de la historia.

LEÓN GIECO

El que no esté seguro de su memoria debe abstenerse de mentir.

MICHEL DE MONTAIGNE

Con este ensayo, Cine, memoria y conciencia histórica, a propósito del Bicentenario, creo haber asegurado de antemano mi inmortalidad… No, no vayan a creer que se trata de una vanidad extrema o de un ego blindado: se trata de la mera humildad, como dicen los campesinos pretenciosos de Boyacá, Colombia. Pienso, sencillamente, estar asegurándola en los odres del rencor de algunos cineastas a los que se aludirá y en los de otros a los que no. Para ello se desarrollará un itinerario con tres etapas: la primera, dedicada a un juego (serio) con la memoria, esa cuarta dimensión de la que habló Borges, tan molesta para todos, en especial para el Poder, tan amigo de la muerte, la de la definitiva desmemoria: todo basado en la novela que Giardinelli llamó Santo oficio de la memoria (1), título que no tiene que ver con la religión (je-je). La segunda, a la que es hija natural, legítima, de la memoria, la conciencia… La tercera, a un balance sobre el cine de un país que muestra, grosso modo, una interpretación de la realidad basada en sus (precarias) imágenes: unas, con un sello definido; otras, con una firma prestada; y algunas más, con una deuda sin pagar: o impagable, como la deuda externa del país, más de 67 mil millones de dólores… y aun así se habla de cohesión social, confianza inversionista y seguriDAS democrática…

Read More…

Un Mundo Feliz recargado, por Aurelio Benavides

De llorar primero por ti
que te enamoraste de un viejo con
Parkinson

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aurelio Benavides ha desaparecido. Se lo tragó la tierra o quizá el cielo. Las bestias paradimensionales que sugirió en su última película -aún sin estrenar- parecen haberse enamorado del director de cine que padecía de Parkinson.

Natural de Lorica, Córdoba, uno de los pueblos emblemáticos del Caribe Colombiano. De allá, de donde surgió la música que tanto engalanan a los borrachitos latinoamericanos, el vallenato. Benavides desdeñó esa juglaresca pues siempre prefirió los arcanos sonidos del Punk y el trash metal. En el calor de su ciudad natal, sufría de altas temperaturas porque solía vestir de negro con camisetas de Slayer, Korn y demás agrupaciones de sonidos fuertes.

Su pasión por el cine surgió a mediados de los 80, cuando fue a Bogotá y un tío  lo invitó a ver «Volver al futuro». En ese momento se le reveló su destino: sería el sucesor de Brian de Palma. Se hizo beneficiario de una beca para ir a la escuela de cine de San Antonio de los Baños en Cuba.

Aurelio antes de la entrevista. Intentó infructuosamente esquivar los flashes.

Read More…