Tag Archive | Paul Auster

Smoke: historia de la ciudad a través de la fotografía.

Reseña de Wanda Uribe Villa

smokeauggie

Smoke, la película, cuyo guión pertenece al reconocido escritor Paul Auster, se desarrolla en la gran ciudad de New York, una ciudad emblemática porque si no pasa algo allí, entonces no pasa en el resto del mundo. Es además reconocida por sus millares de habitantes como una ciudad llena de historias, que todo el tiempo se intercambian una con otra, haciendo la historia general de la ciudad, una historia rica en versiones en las que todas armonizan para presentar el monstruo que representa New York City para todo el mundo. Similar a la historia de New York, es la historia de la fotografía que nos menciona Walter Benjamin en “Breve historia de la fotografía”. Son diferentes formas, diferentes caminos que se toman para un mismo fin que no llega a ser el mismo para todos, sino que cada uno, emplea una técnica diferente, para un resultado asimismo tan extraordinario como su proceso, en el caso de las historias que se desarrollan en la ciudad, cada persona tiene un modo de ver la ciudad que a su vez convierte su historia dentro de esta extraordinaria.

abbott_bernice_115_1984

Atget por Abbot

Así como Berenice Abbot descubre a Eugene Atget, un fotógrafo anónimo, que fotografía la cotidianidad de su ciudad sin darse cuenta de que lo que está haciendo es uno de los mayores aportes a la fotografía: la fotografía de postal. Con  estas fotografías emblemáticas de una ciudad, está creando su ciudad a través de fotos y cuenta la historia de ésta a través del método que en principio no fue considerado arte sino un servidor de éste,   entonces creó piezas de arte a partir de la vida de su ciudad y la consideró digna de fotografiar inmortalizándola a través de su obra. De la misma manera Paul, el personaje de Smoke , descubre a Auggie, que, casualmente está desarrollando una de las doctrinas que se utilizan mucho en la fotografía contemporánea: la toma de fotografías a un mismo objeto/sujeto en diversos momentos, creando un álbum personalizado de aquella cosa o persona. También Auggie hace de su ciudad una historia, presta la historia de esa esquina y la convierte en un emblema, en algo digno de fotografiar, convierte el lugar en el que pasa todo el mundo todo el tiempo, en un lugar digno de pertenecer a un recuerdo, a una foto, y asimismo, de pertenecer a alguien, como cuando Paul reconoce en una de sus fotografías a su ex esposa muerta, la recuerda a través de la fotografía de Auggie y se siente dueño de esta al evocar un recuerdo que es solamente suyo pero que ahora debe compartir con su amigo pues este también compartió su pertenencia, su foto, su recuerdo, con él. Es entonces la fotografía un método para hacer de los recuerdos algo propio, crea nostalgia e inmortaliza momentos que tal vez pueden ser irrelevantes en el recuerdo pero que al pasar por el filtro de convertirse en una imagen, tienden a convertirse en momentos históricos, se verifica su existencia a través de la historia y así se acumulen, crean un imaginario de lo que pasó en un lugar determinado.

Una entrevista a Paul Auster

Paul, como siempre, viendo libros y literatura en todo lado, como buen "animal literario"

Paul, como siempre, viendo libros y literatura en todo lado, como buen «animal literario»

 

Paul Auster es uno de los escritores norteamericanos vivos que más entusiasmo despiertan en nuestro idioma. Quizá porque ha mantenido contacto con autores que son considerados como pertenecientes a lo que se entiende como la nueva «gran literatura» de nuestro idioma (casi toda proveniente de una lectura en clave metametaliteraria- literatura de literatos que hacen literatura de la literatura- y realista de J.L Borges y condimentada con ciertos datos de la «cultura pop», ergo Roberto Bolaño). También porque es editado por Anagrama, una editorial que se autodenominó independiente y que se jactó de tener uno de los mejores catálogos, al menos así lo hace saber su antiguo propietario Jorge Herralde. La explosión de Auster ha ido en aumento a partir de la «Trilogía de New York» y hoy día resulta bastante efectivo, si deseas que te insulten, disentir con alguna apreciación de este , como me ocurrió  cuando subí una charla que sostuvo  con Vila-Matas y un candoroso fanático de Paul y Quique me tildó de gilipollas por el comentario introductorio. A continuación una entrevista que le hizo el historiador argentinoPacho O’Donnell:

Smoke (1995): una tienda, cielo e infierno por mitades…

Luis Carlos Muñoz Sarmiento – Director Cine-Club Libertadores (Año I. Reseña No 1. 6.VIII.12)

Brooklyn, verano de 1990. Una tienda en Windsor Terrace es el epicentro de una serie de historias sobre personajes solitarios, cuyas vidas parecen marcadas primero por el azar y luego por la necesidad: el escritor Paul Benjamin, trata de recomponer su vida tras la muerte de su esposa a causa de una bala perdida en un atraco; el adolescente Rashid Cole, intenta encontrar a su padre, que lo abandonó doce años atrás siendo niño; Cyrus Cole, vive la pérdida de su mujer y la amputación de su brazo izquierdo como un castigo divino; el tendero August Wren, guarda en su historial secretos de los que no está nada orgulloso y se convierte en eje central del relato fílmico cuando cuenta su aventura con la abuela negra, la que podría titularse de manera quijotesco-humorística: De cómo Auggie Wren se hizo fotógrafo…

Read More…