La máquina de hacer aforismos

Georges Perec visualizó una máquina para hacer aforismos en su ensayo «Pensar/Clasificar», mostrando lo que había hecho su amigo y compañero de OuLipo, Marcel Bénabou. Ginés Cutillas es el ingeniero informático y escritor que ha llevado este artefacto, con algunas modificaciones propias, a la web. Como usuario, lo único que tienes que hacer es introducir un sustantivo y un adjetivo y el aparato hará una sentencia. En muchos casos, esta puede carecer de sentido (para nosotros los humanos, que aún no logramos asir al azar), pero en otros aparecen chispazos como estos:

La felicidad está en la locura, no en el yo.

Todo político se parece a su ramera.

¿Qué es una vagina? Una sanguijuela húmeda por la gripe.

No hay autores que firmen las frases, despojándolas de cualquier entorno, acercándolas más a proyectos de dichos populares que a pequeños textos que hacen un sistema filosófico. La carencia de autor en esta máquina, paradójicamente, pone de manifiesto el papel centrar de esta noción cuando se intenta leer una obra, al menos, como aún hoy, a comienzos del siglo XXI, leemos. Las parábolas enunciadas por Jesús tendrían otro significado si no se supiera de quién salieron, como ocurre con las frases de Lichtemberg o de Nietzche, como sucede con «El Quijote de la Mancha» y muchos otros, así, quienes firmen los textos o profieran las frases, proclamen la muerte del autor.

Además, al ser una máquina la que enuncia las frases, no hay manera de pedirle que se retracte o de acusarla de machista, racista o antisemita.

Acá puedes usar la máquina y crear aforismos.

Tags: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: