Tag Archive | cementero de elefantes

Bolivia entra en la Era Atómica

Manco Cápac generando Uranio

Mientras los Estados Unidos de Norteamérica se ocupaban del arsenal iraní y figuraban batallas contra los persas,  Manco Cápac resucitó, se subió al monte Illymani y defecó dos toneladas de Uranio.  No fue necesario un Prometeo para que ascendiera la montaña. Víctor Hugo Vizcarra se levantó entre los muertos se bebió tres o cuatro jarras de singani y subió la cuesta.
Bajando, con el uranio en su espalda, pensó en la posibilidad de que hubiera otros infiernos, mucho más helados que La Paz en las mañanas y más fríos que la viscosa vulva de una mujer que lo da por dos pitadas de crack.  Fue un alma en pena y borracha la que atravesó las calles de La Paz sin que nadie lo viera. La materia fecal de Manco Cápac tornose en su castigo. La dejó tirada en un edificio viejo, en el centro. Y él, Víctor Vizcarra, decidió matarse de nuevo internándose en un cementerio de elefantes,  haciendo funerales de sí mismo, pensando que la caca de Manco, algún día podría acabar con el sufrimiento.
Antes de internarse al lugar en donde se mataría de cirrosis se dijo:
Vivo estuve pero no me acuerdo

Caca radioactiva de Manco Cápac