Tag Archive | escritura

Una escritura que diluye géneros. Entrevista a Sergio Chejfec

Por Andrés Felipe Escovar

La relación de Sergio Chefjec con lo que escribe no es natural: se aleja de la escritura a medida que incurre en ella. A diferencia de otros autores, los entornos académicos no le son hostiles ni los defenestra; es más, muchas de sus cavilaciones emergen en un registro cuya sombra es la prolongación de textos especializados, de modo que las imágenes emanadas de los nódulos textuales tensan el arco de una ficción cuyo eje argumental obvia acciones y tramas.

El escritor argentino vino a Bogotá con ocasión del XLII Congreso del Instituto internacional de Literatura Iberoamericana. Nos reunimos en la universidad Javeriana,  poco antes del inicio del segundo día del evento. Bebimos un café y conversamos.

 

-¿Tienes una idea exacta del momento o del proceso por el cual surgió tu interés por escribir?

-No se trató de un momento sino que fue una derivación en la juventud o la adolescencia. Desde los doce años hasta los dieciocho, tuve un interés marcado por la escritura; la literatura, en general, fue intermitente. Siempre me consideré una especie de escritor un poco tardío; publiqué mi primera novela entrelos  treinta y tres  y treinta y cuatro años… no importa mucho eso pero, comparado con otros autores, creo que fui un poco tardío y se debió a esa situación en que mi interés por la escritura y literatura no fue prematura ni natural.

No provengo de una familia, como es el caso de otros escritores, dotada económicamente ni vinculada a la cultura ni tenía muchos libros en casa. Eso hace que tienda a separar a los escritores que tienen una relación natural con la escrituramientras que hay otros que establecen una especie de combate con la escritura y ello implica una relación con altibajos. Sin hacer un juicio de valor sobre esas dos posiciones, sin querer decir que una vía es más eficaz o mejor que la otra, me parece que es un dato. Yo siento que pertenezco a esa segunda familia.

Comienzo en la adolescencia. Leo, más que literatura, libros de política, de ciencias sociales. Mi juventud pertenece a los setenta:ingreso al secundario en el 72; es una década muy politizada en Argentina y  muy marcada por la dictadura en su segunda mitad.  Para mí, la lectura era teórica de izquierda, de marxismo; leía de una manera absolutamente impune libros que me atraían por el titulo o por el grado de profundidad teórica que podrían prometer pero no porque los entendiera. Creo que eso fue dándome una especie de hábito de la lectura un poco bizarro en el sentido de que hubo cierto aprendizaje estético vinculado con la literatura que yo leía, que no era una literatura literaria sino teórica,y que no pasaba por su valencia estética  sino por su vinculación con los argumentos, con el desarrollo conceptual, con la coherencia con el tema,con el punto de vista. Todo esto me marcó para después elegir la literatura. Para míla literatura es un campo de tensión; tendí a tener, junto a la idea de narración, una nociónun poco ensayística donde las ideas, aunque no pertenezcan al mundo material o de la historia sino a un mundo conceptual, tienen un estatuto similar a otras categorías más naturales para la narración como la intriga, los personajes, el avance… etc.

Yo entroaleer ficción a los 17 años,  con  textos quizá más duros como los de Kafka: algún tipo de literatura europea de menos acción. Kafka para mí fue una especie de ídolo en la adolescencia (lo sigue siendo ahora pero de otra manera). Lo leí en traducciones;  para mí tenía una capacidad de irradiación muy grande porque me sentía compenetrado con esos climas creados en sus libros de personas absolutamente  incomprendidas que están obligadas a vivir en un medio que no les pertenece espiritualmente.

Después quise hacer antropología pero, finalmente, me derivé hacia la carrera de letras en la UBA. Eso, de alguna manera, tuvo que ver con que yo tenía ejercicios narrativos medio privados. No me sentía capacitado para nada ni comprometido con una vocación, que sentía borrosa para mí, y pensé que la literatura era un escenario adecuado porque entendía que no me exigía mucho, me contenía, incluso mis fallos, mis propias fluctuaciones de interés y desinterés. Luego se fueron conformando las cosas y me fui comprometiendo con mi propia escritura; conté con la suerte de encontrar una serie de amigos en Letras con los que tuve una afinidad muy fuerte y siento que ese grupo me ayudó mucho para sostenerme. Además, fui afortunado por tener una formación paralela de la universidad que en ese momento estaba colonizada por la dictadura: tomé cursos privados con Beatriz Sarlo y su manera de leer la literatura fue decisiva porque me enseñó a escribir de una manera a partir de cierta forma de leer el trabajo de los demás. Así que eso fue como una deriva, no marcada por muchos hechos concretos sino una especie de navegación un poco incierta pero que únicamente puedo reconstruir de manera direccional porque hago la mirada desde el presente… seguramente en esos momentos no iba para ningún lado.

Hasta que publico mi tercer libro, ya escrito en Venezuela, que se llama El aire, sentía que  seguir en el campo de la literatura abandonarlo. N o había nada garantizado. Posiblemente por esa relación no natural con la literatura.

Read More…

LA VIDA GANA. Crónica de Umberto Amaya Luzardo

 

LA VIDA GANA

(Crónica)

 

Umberto Amaya Luzardo*

 Cronista de Indias, 525 años después

 

Fotografía cortesía de Will Sánchez S. ©

 

Habrá llegado la hora
Cuando en mi devastado país,
la primavera decida que ya es tiempo de florecer de nuevo,
tendrá el abono de la osamenta humana,
que dispersó por todos lados la danza de la muerte.
Entonces, toda la cruda historia:
la sitiada, la oral, la clandestina,
se erigirá sobre el mapa.
Habrá llegado la hora
de aproximar a la tierra el corazón y el oído,
 para escuchar las voces,
que hemos estado evocando,
contra cualquier ley de olvido.
 
Francisco Morales S.

Perdimos el honor: Presento estos fragmentos de lo ocurrido en los pueblos de Arauca, con el propósito de que lo irracional de la guerra no quede en el olvido, mucho más cuando afecta a los niños, que no son otra cosa que el mayor bien comunal de toda la humanidad que anda en dos patas. Lo absurdo de la guerra es que se pierde el honor, quiere decir esto, que con tal de derrotar al enemigo, olvidamos esa cualidad moral que lleva al respeto de los derechos humanos y al cumplimiento de los propios deberes respecto al prójimo y a uno mismo. Hoy quisiera, como dice Alexandra Alekseivich: “Escribir una crónica sobre la guerra, que provocara náuseas, que lograra que la sola idea de la guerra diera asco. Que pareciera cosa de locos. Que hiciera vomitar a los generales, porque la guerra es un asesinato”.

Arauca Zona Roja: “Ni se le ocurra ir por allá, porque allá es muy peligroso y a los mismos policías que mandan, los mandan de puro castigo”. Repiten a diario en todo el país y los araucanos llevan ese estigma sobre la cabeza como si fuera un enorme sombrero pelo e guama, bien caro, bien pesado y bien caliente. Saravena, fue considerado como el municipio más violento del mundo, es posible que Tame, en esa época, ocupara el segundo lugar y Arauca capital, el tercero. Tres ciudades pequeñas con apenas setenta mil habitantes y un promedio de siete homicidios diarios cada una. Siete homicidios diarios por trescientos sesenta y cinco días que tiene el año son dos mil cuatrocientas cincuenta y cinco muertes violentas. Solo para dar un ejemplo, al comienzo del nuevo milenio Tame, gozaba con setenta mil habitantes, mataron dos mil doscientos (seis diarios en promedio) huyeron ocho mil y al finalizar el año tenía sesenta mil cristianos contando los recién bautizados, porque en medio de la guerra la gente hace el amor, cocina, manda sus niños a la escuela y va a misa.

Sarabomba: Le decíamos a Saravena con cariño, porque a todo momento y en todas partes un artefacto explosivo hacía su detonación. Lo común eran cilindros bombas lanzados desde rampas artesanales con tan mala puntería que la mayoría de ellos caían lejos de los objetivos. Entonces, se escuchaba el ruido de las pipetas en el aeropuerto, en el cuartel de la policía, en los hoteles y en el comercio. Pero una explosión que reventó en uno de los tantos terminales de taxis, como en el cuadro de Picasso “Guernica”, creó una lluvia de restos humanos, restos de animales y de objetos cubriendo el piso del parque donde jugaban los niños a la hora del recreo. Cayó un brazo, más allá una pierna, una cabeza de un adulto con su bigote de pobre bien delineado, un gato, un ventilador, los trozos de un escritorio, la pantalla de un computador y un casar de palomas que anidaban en el techo cayeron muertas y sus plumas blancas como la paz, suspendidas en el aire, se alejaban empujadas por la brisa.

El día del grado: A los cuatro años había terminado el pre-escolar, había ensayado un baile de joropo con una compañera para presentarlo al momento de la clausura y a las ocho de la mañana caminaba agarrado de la mano de su papá, con su capa y su birrete rumbo al colegio para recibir el diploma. Una moto paró a su lado y el parrillero le disparó al papá tres veces, dos en la cara, otra en el pecho, el hombre cayó boca arriba y el niño viendo a su papá tendido en el piso, se le acaballó en el estómago, lo agarró de los hombros pretendiendo sentarlo mientras con la mayor ingenuidad le decía: “Párese papacito, párese que usted no está muerto, párese papacito, que usted tiene que ir a mi grado”.

Read More…

"Trata a la escritura como si fuera un Dios" es el mandamiento de Alan Moore

Alan Moore

Moore recuerda que cuando William Burroughs murió, J. G. Ballard dijo: «él es el último, verdadero, escritor, y nos deja con sólo una carrera de novelista».

Esta fuerte crítica le sirve a Alan Moore para hacer la diferencia entre escritores de carrera, los que encontraron la fórmula comercial para sus libros, y los verdaderos escritores que siempre están en exploración de técnicas, de nuevas revelaciones. Pues para Moore, en cuanto alguien se detiene, está satisfecho con su trabajo, está muerto creativamente (El auto-corrector me pone: cretinamente… esas son fuertes palabras de la máquina, no de Moore, pero no por ello menos ciertas)

César Aira o la nula importancia de la literatura

César Aira no considera que fuera tan estúpido cuando joven porque le maravillara «Reunión» y «El perseguidor», dos cuentos de Julio Cortázar, sino que la escritura del celebrado autor de «Rayuela»  lo inició porque era lo que él, Aira, quería escribir en ese momento y ese es el secreto de la fascinación de los jóvenes con Cortázar. Así mismo, Aira afirma que para lo que sirvió Sábato fue para alegrarle un poco la vida a la gente gracias a su dramatismo exacerbado.

Read More…

UNIVERSO FRACTAL EN AMAZING STORIES

Nuestro coeditor, cofundador y escritor Luis Cermeño ha publicado una interesante entrevista a los organizadores de Fractal, uno de los eventos futuristas más emblemáticos del continente. ¡Léanlo y expresen sus opiniones al respecto!:

 

Para esta ocasión, entrevisté a Hernán Ortiz y Viviana Trujillo, organizadores del Encuentro Fractal, y además de preguntarles por el encuentro, aproveché para que me contaran sobre las otras actividades que realizan desde la Corporación Fractal, también vinculadas con la ficción y el futuro, pero desde la editorial, el estímulo de la creatividad y la escritura.

webFractal13LEER LA ENTREVISTA: FRACTAL UNIVERSO FUTURISTA EN EXPANSIÓN DESDE MEDELLÍN

FUTUGRAMA, una plataforma futurista en DIFERENCIAL (CAC) Quito, Ecuador

 

El Taller:

 

La Plataforma FUTUGRAMA que se llevará a cabo en el DIFERENCIAL, Quito, es la experiencia de un grupo de discusión sobre la exploración de los futuros. Es una mesa de diálogo abierta, horizontal, informal, alrededor de distintas inquietudes que versen sobre las posibilidades del futuro. Esta mesa estará integrada por un grupo heterogéneo que se reunirá durante 6 sesiones que se repartirán tres veces por semana durante dos semanas. La plataforma estará abierta a cualquier persona que quiera participar y no tiene ningún costo. Los objetivos de esta experiencia serán los de incentivar la reflexión sobre las ficciones futuristas.

944266_159279650913328_1190026247_n

Resultados Esperados:

La preocupación por el futuro ha acompañado al hombre desde siempre, inquietándolo y llevándolo a preguntarse por éste. En el nivel psicológico el hombre transfiere su preocupación por el presente hacia el futuro, cuando el presente no ofrece muchas alternativas. En el nivel cultural, desde el arte se arroja una producción simbólica tanto hacia el porvenir como el pasado, resignificando nuestra relación con ambos tiempos desde el presente, y estas alegorías de futuro se van incorporando a la experiencia social de manera que construimos una enciclopedia para referirnos a ese porvenir y nombrar tanto lo novedoso como la “otredad radical”, aún cuando el interrogante por el otro tienda a recaer a una reflexión por uno y lo mismo.

Objetivos específicos:

  • Motivar en el grupo la reflexión a partir de una serie de textos especulativos que den cuenta de los temas abordados en cada una de las sesiones de discusión con respecto al futuro y los cambios que percibimos en la civilización.
  • Comprender cómo en los relatos sobre el futuro está contenida una inquietud sobre el presente.
  • Proponer los relatos de ciencia ficción futurista como objetos de investigación.

Fecha:  Primera sesión: 6, 7 y 8 de Agosto / Segunda sesión: 14, 15 y 16 de Agosto

Hora:   6:00 pm

Lugar: Montevideo y Luis Dávila. Antiguo Hospital Militar. CENTRO  DE ARTE CONTEMPORÁNEO.

FUTUGRAMA

Participación:
La plataforma estará abierta a cualquier persona que quiera participar y no tiene ningún costo. Los objetivos de esta experiencia serán los de incentivar la reflexión sobre las ficciones futuristas.

Para inscribirse en FUTUGRAMA es obligatorio llenar el siguiente formulario (la información proporcionada se tendrá en cuenta para considerar su participación en el presente taller y en futuras actividades):

FORMULARIO Y MAYOR INFORMACIÓN: FUTUGRAMA EN DIFERENCIAL 

Taller impartido por Luis Cermeño, escritor, investigador y co-fundador, editor y blogger de milinviernos.com 

Contacto FUTUGRAMA:

Twitter: @futugramma Facebook: https://www.facebook.com/Futugrama Correo: futugramma@gmail.com

 

Reglas de Neil Gaiman para escribir

gaiman1

Original de Kylie Cassidy c.c. 3.0

1. Escriba.
2. Ponga una palabra tras otra. Encontrar la palabra correcta, déjelo.
3. Termine lo que estás escribiendo. Lo que tiene que hacer para terminarlo, terminarlo.
4. Póngalo a un lado. Léalo fingiendo que nunca lo ha leído antes. Muéstrelo a los amigos cuyas opiniones respete y a quienes le guste el tipo de cosa que es.
5. Recuerde: cuando la gente le dice que algo está mal o no funciona para ellos, casi siempre tienen la razón. Cuando te dicen exactamente lo que piensan que está mal y cómo arreglarlo, casi siempre están equivocados.
6. Arréglelo. Recuerde que, tarde o temprano, antes de que llegue a la perfección, tendrás que dejarlo ir y seguir adelante y empezar a escribir lo siguiente. La perfección es como perseguir el horizonte. No dejes de moverte.
7. Ríete de tus propios chistes.
8. La regla principal de la escritura es que si lo haces con suficiente seguridad y confianza, se te permite hacer lo que quiera. (Esto puede ser una regla de vida, así como para la escritura. Pero es definitivamente cierto para la escritura.) Así que escribe tu historia, ya que tiene que ser por escrito. Escríbela honestamente, lo mejor que pueda. No estoy seguro si haya más reglas. No alguna que importe.

Traducción de Laura Ponce (Ediciones Ayarmanot)

Fuente: Brain Pickings/

Entrevista a Marguerite Yourcenar

yurcenar1

Marguerite Yourcenar está encumbrada en la literatura occidental y su libro «Memorias de Adriano» ocupa estantes de librerías que, no necesariamente, se especializan en literatura, rastro que permite concluir el impacto de su obra. El aura que la rodea la ha sacralizado, haciéndola una suerte de animal literario que no se preocupa sino por la historia y la escritura, sin embargo, Yourcenar proclamaba que escribir no era un oficio sagrado y estaba pendiente de los problemas políticos de su tiempo, como podrán apreciar en esta entrevista.

FUTUGRAMMA, una plataforma para creación de ficciones futuristas

PROYECTO TECNOPÍA DE LA FUNDACIÓN CASA DEL BOSQUE

Programa de promoción de lectura, escritura y discusión en torno a la ciencia ficción impulsado por la Fundación Casa del Bosque para la reflexión respecto a las problemáticas sociales, culturales y políticas en el marco de los nuevos contextos tecnológicos planetarios.

MIL INVIERNOS

Mil Inviernos es una publicación de generación masiva de contenidos que sirven como escáner de las distintas manifestaciones de la cultura terrenal y extraterrenal.

PRESENTAN: 

PLATAFORMA FUTUGRAMMA

Creación de relatos de ciencia ficción futurista inspirados en la plataforma de discusión: FUTUGRAMMA.

Read More…

Una historia inspirada en Kafka y Burroughs (Corto)

En el mundo actual es imprescindible que los escritores que ofrecen sus servicios como escritores se presenten a partir de otros formatos diferentes al de la escritura. Esto es lo que ha hecho el periodista y copywriter Marco Romandini en el siguiente corto en el que justifica el hecho inexpugnable de su servicio, como en un caso Kafkiano en el universo de William Burroughs.