Julian Assange y el pasito Wikileaks

wikitanz

De los personajes informáticos que han emergido del folclor computacional, Julian Assange es uno de los más cautivantes  y ambiguos. Por una parte algunos lo conciben como la encarnación del héroe cyberpunk – cypherpunk; y por otra hay quienes ven en sus jugadas algo más allá del romanticismo, como una pieza de espionaje central en el dinámico orden mundial y el juego sucio que se esconde detrás de la diplomacia internacional. En realidad, Assange poco se me parece a Herr Case (el protagonista cyberpunk de la novela Neuromante de William Gibson), lo encuentro más parecido a Julius Deane (villano de la misma novela), un anciano con apariencia de joven, involucrado con las redes más oscuras del mercado negro y las redes criminales financieras. Ángel o demonio; genio de la informática o espía oportunista; defensor de las libertades o burlón de las naciones: todas estas definiciones podrían aplicársele a Assange, lo que solo le suma grados al nivel de mitificación alrededor de su figura. Lo cierto es que a veces también estas figuras mundiales necesitan detener por una noche sus planes de conquistar el mundo y  pasar un buen tiempo de dispersión. Assange durante un tiempo seguirá siendo una figura misteriosa, pero lo que no cabe duda es que durante una noche del 2009, en Islandia, su paso dominó las pistas, y no hubo Harlem Shake que valiera ante el rotundo meneo de caderas del pasito Wikileaks.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: