Tag Archive | Tríptico de verano y una mirla

Q.E.P.D. Arnoldo Palacios

Querido Arnoldo nunca supiste si ese libro que te entregamos fue tuyo o nuestro. Nosotros tampoco lo supimos. Solo que eras entre todos el más bello. La más hermosa estrella negra de nuestra literatura nacional.

En este instante, Palacios no sabía si ese libro que tenía entre sus manos había sido escrito por él.

En este instante, Palacios no sabe si el libro que tiene entre sus manos ha sido escrito por él.

 

A Arnoldo Palacios, autor de «Las estrellas son negras» y «La selva y la lluvia», lo conocimos en la penúltima edición de una feria del libro de Bogotá a la que fuimos (2011). Ya sabíamos que «Tríptico de verano y una mirla» no se diseminaría por sí mismo, como las plagas o los libros de autores apadrinados por editores pudientes; debíamos impulsarlo y vimos una oportunidad en aquella tarde-noche en donde homenajearon al divino Palacios.

Al final del evento y un poco antes de que comenzara una coreografía con los bailes del Chocó, nos acercamos al escritor y le dimos nuestro libro. Él nos pidió, entre las ráfagas de luces que acentuaron su ternura hundida en la oscuridad del homenaje, un lapicero para firmarnos el ejemplar pues quería obsequiárnoslo; le explicamos que era un libro que escribimos junto a Julián Marsella y que deseábamos que lo leyera. Nos pidió que anotáramos nuestros números de teléfono y direcciones, lo cual hicimos a sabiendas de que jamás nos llamaría. Durante todos estos años nos figuramos, cada tanto, a Arnoldo Palacios frente a su biblioteca, preguntándose por esa extraña época en la que escribió «Tríptico de verano y una mirla».

Él no alcanzó a pasar esta navidad; ni siquiera supo de los atentados que ocurrieron en París, la ciudad en la que vivió por más de medio sigo: fue muy bello para embadurnarse con la histérica vulgaridad de estos días. Y nunca leyó nuestra ofrenda porque prefería leer textos escritos por otros que los elaborados por él mismo.

Libros de editores de Mil Inviernos y Marsella reseñados en Cosmocápsula

Además de ser editores de este portal, Cermeño y Escovar, tienen un doble trabajo como médiums y secretarios de Julián Andrés Marsella Mahecha, que no pocas veces ha colaborado en Mil Inviernos, a través de sus poemas e innumerables cartas a todos los aspirantes al mundo de la cultura, como él los llama.

Este extenso trabajo se ha materializado en  una prolífica cantidad de textos, la mayoría permanecen aún inéditos, y algunos han sido publicados. Entre ellos los dos libros que ahora aparecen reseñados en la web de la revista colombiana de ciencia ficción Cosmocápsula. 

portadaramona

Es un libro de una belleza desquiciada, por momentos desopilante. Un relato steampunk con personajes que recorren todas las áreas del saber y del no-saber humano, sus arrebatadoras pasiones y la profunda ignorancia que a veces se esconde en la erudición. Está lleno de frases memorables. Empieza diciendo: “Jim Denski amaneció molesto por razones completamente predecibles. Se precipitó al ruedo del amor vaporoso y salió destripado”. ¿Cómo soltarlo? 

Laura Ponce ‹‹Ediciones Ayarmanot, Argentina››

Leer más:  ARRÚLLAME RAMONA

Han pasado muchos años pero la depresión no merma. Los sueños con prepucios sabios se han evaporado como espejismos de derviches decepcionados. Pese a la ilusión de las horas, Tríptico de verano y una mirla se ha hecho acreedor del premio Pómulo Gallego

Leer más: TRÍPTICO DE VERANO Y UNA MIRLA

Agradecemos a Revista Cosmocápsula por la difusión de estos textos que ayudan a enriquecer el panorama de la ciencia ficción en Colombia.

Ascenso y Delirio Marica: reseña al Tríptico de Verano y una Mirla por Felipe Orellana Baeza

 Via: CINOSARGO.COM 

http://mordor.cl/producto/triptico-de-verano-y-una-mirla/

Ascenso y delirio marica.

Sobre Tríptico de verano y una mirla

(Cermeño – Escovar – Marsella)

por:  Felipe Orellana Baeza

Un escritor mediocre hierve en su insaciable apetito marica y ni los genios del Baldor se salvan. Las palabras agonizantes de un rey a su hijo: entrégate a mi como yo lo hice con mi padre, así lo dicta la corte. Bogotá se remece y deja escapar una antigua civilización enana, mientras un charro lucha por su vida en las ruinas de una ciudad sexualmente violenta. Un ave aprende qué es el amor de la única forma posible: sufriendo. La tormenta rosa envuelve cuanto encuentra a su paso y arrastra al lector con ella. Los relatos de Tríptico de verano y una mirla, repletos de personajes que buscan defraudar cuanta certeza tengan, se levantan sobre el delirio y el absurdo como la jugarreta impredecible que debe ser la literatura cuando quiere explotar en la cara. Las historias parten al borde de un precipicio y la primera palabra es un paso seguro hacia delante.

Una jeringa llena del antídoto a la abulia: un virus.

¿Cuál? El predicado por Burroughs en la Interzona.

Pero, ¿a quién le interesa ese viejo maricón que escribía en inglés, si tenemos tanta loca arrebatada en nuestro continente? No olvidar el barroco trolo de Copi, de Osvaldo Lamborghini, de Vallejo, de Reinaldo Arenas o Lemebel. Y si quitamos el componente homoerótico, tenemos la locura de Aira, de Emar, de Caicedo, de Rafael Chaparro, entre tantos.

Y ahí entra Marsella con su libro.

Pues, en estos textos escritos a dos manos, es su voz asesina-creadores quien rompe el cascarón para surgir vaporosa entre los mocos. Marsella, el alter ego colectivo de Cermeño y Escovar, define los cuatro relatos presentes en el libro, además de protagonizar uno. Su obtuso espíritu ficticio corretea por los rincones de todos los cuentos, dejando estelas de una épica mutilada y sampleando su historia en cada uno.

El ser creado por Cermeño y Escovar, al igual que el resto de sus personajes, se acerca más al viejo Prometeo que al moderno. Y con la patota de monstruos a la siga, ofenden el decoro buscando algo que es capaz de destruirlos. ¿Qué? El placer, el amor, la desidia, en fin, la libertad.

Y cualquier persona cuerda se condenaría por ella.

Tríptico de verano y una mirla

Cermeño – Escovar – Marsella.

Editorial Cinosargo, 2012.

(Este libro fue publicado también por Editorial El Zahir, 2011 y Editorial Mil Inviernos) 

La narrativa del caos del Tríptico de Verano y una mirla

 

El 25 de abril se llevó a cabo el décimo primer Punto de Convergencia, en el que con la presentación de Mario Torres Duarte, se leyó y conversó sobre el libro Tríptico de Verano y una Mirla, de Julián Andrés Marsella Mahecha,  por cuya ausencia estuvieron invitados Luis Cermeño y Andrés Felipe Escovar como representantes suyos en la Tierra.

En esta conversación se trató el tema de «la narrativa del caos», clasificación de Torres Duarte a la propuesta de Marsella; abordando las influencias, métodos y temáticas que inciden en esta escritura.  Escovar leyó extractos de algunos cuentos y en su totalidad el cuento Mirla, que cierra el libro. Cermeño aprovechó para hablar sobre Mil Inviernos.

En el siguiente streaming presentamos momentos de lo vivido ese día:

Video streaming by Ustream

 

Video streaming by Ustream

Un viaje a través de las narrativas del caos

10253928_10152081591171546_6920150268555461609_n

 

Después de la pausa Santa, reinicia Punto de Convergencia. Este viernes 25 de abril,  Cermeño y Escovar con Marsella, conversarán sobre los cuentos caóticos del Tríptico de Verano y una Mirla. Con presentación de Mario Torres Duarte. 

Mil Inviernos: futuros libres posibles. En Transmisión Abierta por UN Radio

unradio

Foto: Wanda Uribe Villa

Los editores de Mil Inviernos fuimos invitados por Luis Fernando Medina Cardona, docente universitario y punk de radio, para dialogar en el espacio de Transmisión Abierta sobre nuestro portal, nuestra noción de Ciencia Ficción y cómo esta se articula con la Cultura Libre, el libro «Tríptico de Verano y una Mirla» que ahora se puede descargar desde la Editorial Milinviernos y muchos otros aspectos de esta dimensión y otras paralelas.

Según la descripción de la página web de Transmisión Abierta:

Transmisión abierta estuvo en conversación con Luis Cermeño y Andrés Felipe Escovar, editores del portal «mil inviernos», el cuál se describe así mismo como «un escaner de las distintas manifestaciones de la cultura terrenal y extraterrena». Partiendo de una concepción más amplia de la ciencia ficción, este par de autores trascienden el cómodo rotulo de gueto del género para plantearse una ciencia ficción que aunque respete el canon, subvierta los clichés de tecnología y los escenarios exóticos para plantearse un ejercicio que no riñe con el campo, con la cotidianidad, con las delicias vernáculas del trópico. Por ello se han lanzado al mundo editorial junto con su alter ego colectivo y mutante Julian Andrés Marsella Mahecha, desdibujando la idea del autor absoluto y proponiendo flujos textuales, remezclas y una sensibilidad más acorde a nuestros tiempos. Por todo esto no es sorpresa que también «Mil inviernos» sea un proyecto que simpatiza con las ideas de la cultura libre y a pesar de las dificultades de un mundo en caos, usen las licencias abiertas en sus proyectos no solo como estrategia de difusión sino como convicción en la pálida esperanza de los muchos futuros libres que escapen a la distopía inminente.

En el siguiente enlace pueden escuchar el programa:

http://milinviernos.files.wordpress.com/2013/06/inviernos.mp3

Mayor información:

Mil Inviernos: Futuros libres posibles.

Charla para un ratito feliz: CIENCIA FICCIÓN EN ESPACIOS NO CONVENCIONALES

DE VUELTA A LO INESPERADO

CIENCIA FICCIÓN EN ESPACIOS NO CONVENCIONALES

Una caja de dientes es tan biopunk como una prótesis cibernética espacial.

viernes 15 de marzo.
Laboratorio Bitácoras de un equívoco (en el marco de «Bienvenidos conquistadores interplanetarios y del espacio sideral«)
En EL PARQUEADERO: Museo de Arte del Banco de la República calle 11 #4-21 (Bogotá)

 La decepción de la ciencia ficción.

  1. Descripción:

 ¿Qué tiene en común José José con Philip K. Dick? Desde un punto de vista estrictamente científico, tienen en común todo y nada, como dirían los grandes maestros que ahora son parte del polvo cósmico.

Read More…

Tríptico de Verano y una Mirla (Cinosargo Ediciones 2012)

155492_4327464858851_1277624675_n

Estas son las primeras imágenes de la nueva edición de Tríptico de Verano y una Mirla (Cermeño, Escovar, Marsella) en la editorial chilena Cinosargo. Además de estas imágenes presentamos, en exclusiva, algunas variaciones a la carátula que realizó previamente el ilustrador bogotano David Barrero.

Read More…

Tríptico de Verano y una Mirla en la casa de Cinosargo Ediciones

El libro Tríptico de Verano y una Mirla, escrito a tres manos por Julián Andrés Marsella Mahecha, Andrés Felipe Escovar y Luis Cermeño (los dos últimos, editores de Mil Inviernos) acaba de salir re-editado en Chile (la primera edición fue en Colombia, por la editorial El Zahir), en la colección de narrativa Gilgamesh, por Cinosargo Ediciones; una de las editoriales independientes con mayor proyección en la región de Perú, Bolivia y Chile.

Ilustración de Portada por David Julián Barrero

Read More…

Virus infinito. Un poema de ciencia ficción sobre lo imposible

Extraño objeto capturado por el Hubble

Leí el poema «Virus Infinito» de AndrésFelipe Escovar en mi presentación sobre Tecnologías Imposibles, en el evento de Tecnologías Posibles organizado por Iván Terceros y Escuelab en el Centro Cultural España de Lima, en octubre de 2010. Además de este poema, recuerdo haber hablado en la charla sobre los sueños y de personas que se corrían sobre las pantallas de sus computadores portátiles.

Sobre este poema, Andrés Felipe Escovar escribió:

Estoy emocionado por la aeronave que fotografió el Hubble, apareció el mismo día que nuestra Álgebra resplandece junto con el grandioso Marsellota.

A pocos días de ver la re-impresión del Tríptico de Verano y una mirla, publicada en Chile, encuentro pertinente compartir este poema con nuestros lectores de Mil Inviernos:

VIRUS INFINITO

Andrés Felipe Escovar

Read More…