Tag Archive | Dalí

Marina Abramovic calza Adidas

abramovicadidas

Recién Marina Abramovic se lamentaba de que con el tiempo dejaron de preguntarle en sus exposiciones ¿pero esto es arte? hasta el punto de que ya no se lo preguntaban más.  Esto como motivo de la famosa retrospectiva en el MOMA y, la viralización del encuentro con Ulay, que afortunadamente se  ha vuelto hasta motivo de bromas.

Marina vuelve, sin ser cuestionada por su arte, y esta vez, tal vez para la indignación de los teóricos contra culturales que nunca perdonaron a un Dalí vendiendo Alka Seltzer, un William Burroughs promocionado unas zapatillas, esta vez Abramovic re-elabora uno de sus performances más famosos «Works Relations»  de la mano de los tenis Samba de Adidas.

Este corto se lanzó el 7 de julio con la idea de celebrar el mundial de Brasil, y con el propósito de mostrar el paralelismo que existe entre el mundo del performance y los deportes.

¿Vemos una Abramovic vendida? ¿No hay arte? ¿Es una mofa? ¿Es la vanalización del performance?  Solo sé que si Marina Abramovic es una experta en algo es en el arte de la provocación.

Dalí soñó y pintó el enigma de Hitler

Suele circular una versión en la que Dalí confesaba su admiración por Hitler, básicamente por su manejo de las masas. Sin embargo, el propio Dalí intentó precisar su perspectiva del dirigente Nazi en varias oportunidades, como en la entrevista hecha L´express y publicada en nuestro idioma por «Panorama» en abril de 1971:

Ni bien llegó Hitler, me apuré a irme. Pero en pleno surrealismo, yo decía a los surrealistas: «Si son surrealistas, si aman el romanticismo, y sobre todo el romanticismo alemán e irracional, entonces amen a Hitler, que es un loco, un ser delirante total». En esa época, yo mismo soñaba con Hitler, estaba apasionado por la espalda de Hitler. De igual manera, en otro momento, estuve apasionado por Lenin. Hitler me parecía tener una espalda muy comestible. De haber podido, hubiera extraído de la espalda de Hitler una porción, como una porción de queso. La vaca se ríe. Seguro, esa era una reacción puramente irracional y surrealista. Yo había previsto el fin de Hitler con dos años de adelanto. Lo anuncié en una novela. Era verdaderamente ineluctable. Porque él era un puro masoquista. Sólo había emprendido toda esa acción wagneriana con la meta inconsciente de perder o morir.

Les presentamos el cuadro «El enigma de Hitler» en donde el artista catalán erigió muchas inquietudes generadas por el Führer salvo su deseo de comerle la espalda o, ¿también está inmerso en este marasmo onírico? (Oprimiendo sobre la imagen pueden verla en un mayor tamaño)

Dali

Destino de Walt Disney y Salvador Dalí

Destino es una colaboración entre el pintor surrealista Salvador Dalí y el famoso empresario Walt Disney. La producción de esta película empezó en 1945, a cargo de Dalí y John Hench durante ocho meses, pero no fue completada sino 58 años después, por lo que durante mucho tiempo este proyecto permaneció como un secreto.

El trabajo de Dalí consistía en preparar una secuencia de seis minutos combinando animación con bailarines y efectos especiales para la película en el mismo formato que la famosa película de Disney «Fantasía». En esta película Dalí y Hench estaban creando una nueva técnica de animación que venía a ser como el equivalente en cine del método de la «crítica paranoica» de Dalí, que consiste en la inclusión de imágenes dobles y escondidas.

Dalí describía esta película como «una exposición mágica del problema de la vida en el laberinto del tiempo». En cambio, Disney era un poco menos efusivo respecto a ella; para él, era solo «una simple historia acerca de una mujer joven en búsqueda del amor verdadero».

Destino es una muestra de la genialidad ambiciosa de dos de las grandes figuras de la animación y la pintura del siglo XX.

Dalí paradimensional aparece muerto en Nueva York

En honor a la deidad que ha aparecido hoy muerta en Nueva York, a ese ser que ha causado horror en los ciudadanos.

No es un cerdo. Tampoco es una una rata. Es Dalí, el primo del chupacabras, y ha venido a las calles de Nueva York a morir en esta dimensión y renacer en otra donde padecerá las mismas penurias bajo los puentes de una metrópoli cochina. Se ha quedado con las ganas de seguir riendo.

¡Por siempre tu risa, Dalí!

Dalí con moscas en la boca

Salvador Dalí no necesitó morirse para tener moscas en la boca; uno de sus mayores placeres fue atraparlas con su boca y dejar que zumbaran unos segundos:

 (Oprime acá y verás la entrevista completa)

Además fue un pésimo pintor porque era demasiado inteligente para hacer un buen cuadro (Si deseas ver esta entrevista, acá la encontrarás)

También pudo articular el código genético durante las pruebas de sonido para una entrevista (Aquí lo verás vociferar una mezcla de genética y catalán).