Marina Abramovic calza Adidas

abramovicadidas

Recién Marina Abramovic se lamentaba de que con el tiempo dejaron de preguntarle en sus exposiciones ¿pero esto es arte? hasta el punto de que ya no se lo preguntaban más.  Esto como motivo de la famosa retrospectiva en el MOMA y, la viralización del encuentro con Ulay, que afortunadamente se  ha vuelto hasta motivo de bromas.

Marina vuelve, sin ser cuestionada por su arte, y esta vez, tal vez para la indignación de los teóricos contra culturales que nunca perdonaron a un Dalí vendiendo Alka Seltzer, un William Burroughs promocionado unas zapatillas, esta vez Abramovic re-elabora uno de sus performances más famosos «Works Relations»  de la mano de los tenis Samba de Adidas.

Este corto se lanzó el 7 de julio con la idea de celebrar el mundial de Brasil, y con el propósito de mostrar el paralelismo que existe entre el mundo del performance y los deportes.

¿Vemos una Abramovic vendida? ¿No hay arte? ¿Es una mofa? ¿Es la vanalización del performance?  Solo sé que si Marina Abramovic es una experta en algo es en el arte de la provocación.

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: