Cuando Chespirito fue un robot enamorado

Chifladitos

Con la muerte de Roberto Gómez Bolaños aparecen las voces de quienes lo desdeñan remitiéndose, con exclusividad, a «El chavo del ocho» y a las relaciones laborales que el humorista sotuvo con sus compañeros de estudio. Cuando pasen los días, «Los chifladitos» habrán de crecer y se apreciarán esas preguntas que flotan en la calma tensa de la locura como es la del amor existente entre seres no humanos o en la naturaleza del oficio de dentista-chismoso/ chismoso-dentista. Ojalá esté descansando en paz el señor Gómez y que los robots dadores de azúcar y enamoramientos engalanen su presunción del paraíso:

 

Tags: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: