Tag Archive | vida norteamericana

Dos visiones de un salvaje nocturno en el intervalo de una centuria.

523953_471122069574807_1372817402_n

Mucho se ha escrito sobre el hipertexto entre cine y pintura, sobre todo cuando ciertos fotogramas de algunas películas hacen referencias a renombrados cuadros de famosos maestros de la pintura. Uno de los casos más reconocidos es la apropiación de la estética de la vida norteamericana de los años 50 de Edward Hooper en la película Paris, Texas de Wim Wenders. Por este tipo de diálogo que se establece entre ambas artes -pintura y cine- se suele hablar de un «cine arte». Pero, ¿qué sucede cuando esta apropiación de las obras de arte excede al género del cine arte y se encuentra en un género más comercial -por tanto más popular- como el llamado «cine de acción»?

Colateral, fue una película del 2004, protagonizada por Tom Cruise y Jamie Foxx, dirigida por Michael Mann. Michael Mann es a mi parecer uno de los mejores directores de cine y televisión de nuestra época.  Ha estado al frente de producciones como Starki & Hush, Miami Vice (tanto en TV como en Cine) y El Informante.

Una de las mejores escenas de Colateral es la del coyote. Al detenerse en una luz roja el taxi, los protagonistas pueden presenciar casi como un milagro, un coyote atravesando las solitarias calles de una ciudad de Los Angeles en la madrugada. Mucho se ha especulado sobre el significado de esta escena, algunos van más lejos y dicen que se trata de una proyección de Vincent (Tom Cruise) quien es como un animal predador tratando de adaptarse a un mundo que le es ajeno. Esta interpretación es bastante acertada, pero más allá de la autoreferencia a la propia historia de la película, considero que cuando uno observa el cuadro Moonlight Wolf (1909) del pintor norteamericano Frederic Remington,  puede establecer una relación más interesante de la película en un diálogo con la historia del arte y las maneras en que se ha representado el estilo de vida norteamericana durante un siglo, a partir de sus animales salvajes. Observar estas sutiles referencias también ayuda a quitar el prejuicio de que  la historia de arte solo pertenece al mundo del «cine arte» o a derrumbar la falsa creencia de que géneros populares como la ciencia ficción, el policíaco y la acción no  se pueden considerar «cine arte».