Tag Archive | susan sontag

La mirada indiscreta de Susan Sontag

{_ Por Wanda Uribe Villa _}  

la ventana indis

La mirada de Susan Sontag, casi obsesiva por el hecho de observar a través de una cámara como un órgano que se extiende y que alcanza a los otros, llega a representarse casi con exactitud en La ventana Indiscreta, una película dirigida por Alfred Hitchcock en la que un fotógrafo aventurero, queda en estado de reposo al romperse una pierna, sin embargo, su interés por la observación de lo que hay a su alrededor, en vez de cesar gracias a su estado de movilidad reducida, aumenta hasta el punto de espiar todo lo que hacen sus vecinos a través de su ventana, extiende su órgano de potencia, su ojo, a través de la cámara y los alcanza de una forma que jamás hubiese imaginado, conoce la soledad de unos y la alegría de otros y también descubre un crimen, haciéndose partícipe, según la mirada de Sontag en su texto En la caverna de Platón, de éste por el sólo hecho de observar y no hacer nada, sin embargo, la historia da un giro inesperado cuando él le cuenta a su compañera sentimental y a su enfermera todo lo que ha visto y ellas funcionan también como una extensión de sus brazos y piernas, pues cruzan el umbral de comodidad en el que se encuentra el fotógrafo y se involucran en la escena de lo observado.

A través de  la imagen nos podemos comprometer con una causa, guardarla para nosotros, crear un dominio sobre esta, una relación de poder, pues si tengo la foto de este o de aquél en la billetera o en el celular, siento que me pertenece, siento que su esencia está conmigo, a través de una imagen, en la sociedad del momento, el texto de Sontag tiene muchísimo más sentido que entonces, pues ahora el mundo está plagado de imágenes que vemos y recopilamos en nuestras mentes todos los días, pues el cerebro nunca olvida, y almacenamos en nuestros ordenadores, en nuestros álbumes virtuales, en las plataformas de internet, haciendo de éstas imágenes un espectáculo casi placentero para ver, pues es bien sabido que ahora, con todas las redes sociales virtuales que existen, es muy fácil llegar a conocer a alguien a través de imágenes, podemos saber cuándo fue una persona a un lugar sólo con acceder a su perfil público en Facebook, podemos saber lo que siente o cree, a través de Twitter. ¿Pero nos están dando estas redes una pista real sobre lo que es una persona o nos estamos imaginando a alguien y lo construimos a través de estas leves impresiones?

Read More…

La metáfora del cáncer en la ciencia ficción para Susan Sontag

Si la ciencia ficción es la literatura de nuestra época, no está exenta de las metáforas que definen este tiempo.  Es por esta razón que, a propósito de cancerígenos, resaltamos un comentario de Susan Sontag sobre el libro Cancer Queen de Tommaso Landolfi:

cancerqueen

El cáncer es la metáfora de lo más ferozmente energético, energía que constituye el insulto supremo al orden natural. En un cuento de ciencia ficción de Tommaso Landolfi, la nave espacial se llama Cancer Queen. (Hubiera sido imposible, en el universo metafórico de la tuberculosis, una intrépida nave llamada Consumption Queen.) Cuando al cáncer no se lo explica en términos meramente psicológicos, escondido en los profundos reductos del Yo, se lo magnifica y se lo proyecta mediante metáforas que denotan al enemigo máximo, la meta última. Así, para medirse con Kennedy, que había prometido poner astronautas en la Luna, Nixon jugó la carta lógica de «la victoria sobre el cáncer». Ambas eran aventuras de ciencia ficción. El equivalente legislativo del programa espacial fue la Ley Nacional del Cáncer, de 1971. En esta ley no se había previsto ninguna medida (hubiera sido tan fácil) para mantener a raya la polución provocada por la economía industrial. Nada. Sólo el fin supremo: la cura.

Susan Sontag. La enfermedad y sus metáforas.

El campo de concentración de Thomas M. Disch

Pretende que eres humano. Y sonríe. No mandes más que una oración a donde estén esperando: La vida vale la pena. Y todo es perdonado en la comedia que todavía vivimos.

Una sextina para Susan Sontag.

Finalizó la crisis depresiva con el sabor del plomo en  la boca. Tras la perdida de su compañero sentimental, Charles Naylor, el autor de ciencia ficción y poeta Thomas M. Disch publicó su último libro The Word of God, en el que ascendía al nivel de Dios y luchaba contra el maligno encarnado en figuras como Philip K. Dick, Mel Gibson, Santa Clauss, L. Ron Hubbard y la Eternidad. Poco tiempo después de publicado este libro, en plena fiesta nacionalista del 4 de julio, uno de los más radicales escritores de ciencia ficción culminó su vida a los 68 años disparándose con una escopeta.

Autor de una importante obra, se destacan los libros: Los Genocidas, que narra una terrible invasión a la tierra; Campo de Concentración, un libro escrito en dos partes, la primera epistolar, y la segunda en forma de aforismos, fragmentos y cuentos, sobre un experimento militar impuesto a los reclusos que los desarrollaba como genios; 334, novela en la que al parecer predijo el posible desahucio en el que se encontraba a la hora de morir; y En alas de la canción, novela con la cual ganó el Premio John W. Campbell Memorial. Read More…