Tag Archive | sicarios

Conversa de Harold Alvarado Tenorio y Gustavo Álvarez Gardeazábal

El docente Martínez expone la teoría pre y post operación bariátrica de HAT.

El docente Martínez expone la teoría pre y post operación bariátrica de HAT.

Aunque sus carreras se han bifurcado por dos rampas paralelas, uno hacia la poesía y otro por el periodismo, Harold Alvarado Tenorio y Gustavo Álvarez Gardeazábal comparten muchas cosas. La que más resalta es el ánimo que cada uno genera al solo ser mencionado: » o se les ama o se les odia» como dicen las señoras que recogen la mierda de sus perritos tacita de té en los parques.  Por lo tanto ambos tienen un velo de malditismo en el imaginario, que pronto desaparece cuando se les ve, con  esas risas jocosas y un leve agache en su postura que puede reflejar tanto cansancio como agradecimiento del solo hecho de estar vivo en un país al que pocos se pueden dar el lujo de enfrentarse con el verbo «y salir parado», como rematan las frases los sicarios cuando comparten el roscón con la mocita preñada a espaldas de la novia oficial, con la que ya tienen dos pelados, uno seguramente un cadáver precoz y el otro tal vez un futuro marica orgulloso; marica orgulloso  como este par que hablan y reivindican  su educación dentro de la tradición francesa de la sátira, del no respetar a nada, ni dejar «títere con cabeza» como dice la muchacha que  se adormece en el transmilenio agradeciendo la fortuna de haber encontrado un puesto libre, pero incómoda por la compañía de un famélico con aire de estudiante de literatura, ese mismo aire que debieron tener tanto Alvarado Tenorio como Álvarez Gardeazábal hace 40 años, cuando alucinaban entre letras un destino mejor que volver a encontrarse ambos para volver a lo mismo.

Las muertas de Ciudad Juárez

juarez

¿Quién las asesinó? ¿Son los asesinatos obra de un asesino serial o de una banda criminal? ¿Cuántas personas se necesitan para matar 700 mujeres? ¿Por qué fueron sus cuerpos abandonados en los sitios donde aparecieron? ¿Por qué la respuesta de la policía y del gobierno ha sido tan pobre? Estas son algunas de las preguntas que han intentado responder, sin éxito, investigadores, periodistas y escritores sobre las cerca de 700 mujeres que han sido asesinadas en la Heróica Ciudad Juárez desde 1993.

Tal es el desconcierto que ha generado la historia de esas mujeres –violadas, mutiladas, asesinadas, abandonadas en desiertos, basureros o lotes baldíos– que se han convertido en el tema central de libros, como el célebre 2666 de Roberto Bolaño y en el eje central de documentales como Señorita extraviada (2001) y Bajo Juárez, la Ciudad devorando a sus hijas (2006) que han intentado mostrar al público la historia de la ciudad, de sus mujeres asesinadas y desaparecidas y de sus familiares. Read More…

Entrevista a Luis Fayad, un nombre inolvidable

LUIS FAYAD, UN NOMBRE INOLVIDABLE*

Entrevista por: Viviana Galvis y Luis Cermeño

Fotografía Viviana Galvis ©

Fotografía Viviana Galvis ©

El escritor que nos legó el mejor retrato de la Bogotá de los años 60’s ya no se reconoce en esta ciudad. “No es la misma capital de los años de Los parientes de Ester, en todo caso una provincia, ahora tenemos para mal o para bien una metrópoli”, expresa con esa voz fuerte y sentenciosa, que se interrumpe bien sea por la velocidad de su pensamiento o el temblor de los años. A veces se olvida de algo y entonces señala triunfalmente: “Esto ha sido de toda la vida”. Pese a llevar más de 4 décadas por fuera del país, la mayor parte del tiempo en Berlín, niega que se haya asentado definitivamente. Es como si tuviera un pie acá y otro allá, lo que atribuye a sus amigos y a su familia. “Otra cosa es cuando no se tiene a nadie, ni amigos ni familia, como mucha gente; ya no hay nada que hacer acá”. Además de la gente querida, convocan a Luis Fayad los recuerdos y su propia obra; pero también un profundo interés por la vida cultural del país. De estas cosas quisimos dialogar con el escritor bogotano, cuya vigencia y producción dista de agotarse.

—¿Cómo fue su relación junto a Luis Vidales?

—Como amigo, yo estaba mucho en su apartamento junto a otros jóvenes que íbamos a visitarlo. Él me recibía cordial, uno no tenía que llamarlo, él estaba todas las tardes ahí para que fuéramos y nos reuniéramos. Éramos jóvenes y él siempre tenía cómo atenderlo a uno, y hablaba aunque también opinaba. Gran enseñanza fue para mí Luis Vidales.

Read More…