Tag Archive | Segunda entrega

Llegarás tarde a la playa (segunda entrega)

Presentamos la segunda entrega de «Llegarás tarde a la playa, una novela escrita por el autor ecuatoriano Edison Delgado Yépez (acá podrán leer la primera). De este mismo autor, milinviernos ya ha publicado otros dos trabajos:  “De Chuyuipe a Canoa” y  “La necesidad del corazón”.

Aves cayendo al mar. Alejandro Obregón

Aves cayendo al mar. Alejandro Obregón

 

MAREA LLENA o TAKE ME TO THE LIMIT ONE MORE TIME

 

Nada es más cobarde que hacerse el valiente con Dios

 

Pascal

 

Feliz hogar aquel en que cada uno de los cónyuges concede al otro la posibilidad de que tenga la razón aunque ninguno de los dos lo crea.

 

  1. F.

 

La prueba decisiva del matrimonio es la hora del desayuno

 

  1. P. H.

 

 

La vida, como una marea, fluye veloz y transcurre y todo lo mezcla en un gran torbellino de espuma.

¡Oh, cielo, que duermes ahora!

Levántate y hazte potente; y tú, ¡oh, Tierra! Ejerce tu poder a favor mío,

Abre de par en par las puertas de mi última morada,

Donde, en el cielo, me esperan calma y tranquilo reposo.

 

Poema Máori, de Nueva Zelanda

 

Joey Pulido finalmente se había graduado de bachiller en el colegio claretiano Espíritu Santo. El apellido Pulido, venía según una crónica familiar antigua, porque el primero de la estirpe nació ensangrentado y una tía lo lavó bien y cuando lo entregó le dijo a la madre y hermana:

 -¡Aquí te lo traigo bien pulido!

Desde entonces se formó el clan de los Pulido.

Mientras empezaba la rutina de vestirse, recordaba el bello título de su tesis de filosofía, inspirada en los trabajos de filosofía política de Raymond Aron: “LA REBELION CONTRA OCCIDENTE”.

Se trataba de un ensayo más o menos extenso sobre la pérdida de poder e influencia de las ideas fundamentales de libertad, igualdad y democracia en Sudamérica. ¡Ah, qué noches aquellas!, horas y horas sentado frente a la máquina de escribir, tipeando toda clase de razonamientos, que demostraban la pérdida de poder de la libertad y el poco valor que ahora se le daba a la palabra democracia.

Sesudos análisis que demostraban el proceso suicida en que se hallaba embarcada Latinoamérica para destruir su futuro. Joey analizaba con la sutileza de un cirujano, el proceso de descomposición de las democracias y cómo los militares sucumbían ante las tentaciones totalitarias o a las provocaciones del idealismo anárquico e incurable de los activistas sociales. Al final el ensayo concluía, que las sociedades modernas, al alejarse de la opinión del pueblo; y al suprimir las elecciones, no lograban llevar a la sociedad a una etapa de desarrollo económico pleno y positivo para la democracia con igualdad y libertad.

Realmente fueron horas y horas de pasar sentado tipeando en la máquina de escribir sobre el derecho natural, el romanticismo y las democracias, vistas según el enfoque de los profesores Jean Francois Deniau y Jean Francois Revel.

Read More…

De Chuyuipe a Canoa (segunda entrega)

Presentamos “De Chuyuipe a Canoa”, una novela escrita por el autor ecuatoriano Edison Delgado Yepez de quien, anteriomente, publicamos “La necesidad del corazón”. Esperamos que disfruten con este nuevo trabajo de nuestro autor ángel y surfer. Acá podrán leer el primer episodio

Surf-photo-from-creative-commons

Danni y su hermano se pusieron de acuerdo para turnarse en el baño. Mientras uno se bañaba y se quitaba la sal del cuerpo, el otro se quedaba con las chicas como anfitrión.

El mayor de los hermanos Russo subió las escaleras para bañarse con agua dulce y helada que había recogido en un tanque. Se desnudó con la velocidad de un rayo y con la ayuda de una jarrita se mojó la cabeza haciendo espuma con el jabón de rosas.

Joey se quedó abajo armando una fogata en el patio para calentar la reunión. Así que sobre una duna de arena, que se encontraba en medio del patio, apiñó una serie de leños, les echó gasolina de un bidón que guardaban debajo de la escalera, y les prendió fuego.

La fogata se encontraba lo suficientemente lejos y centrada como para evitar cualquier tipo de incendio.

Nicole sentía frío y se le arrimaba a Doménica, y ésta trataba de alzarle el volumen a la radio de pilas, pero Joey le dijo que no lo hiciera porque se consumirían las pilas más rápidamente.

Doménica le dijo:

 -Con el ruido del viento no escucho casi nada.

Entonces Doménica pensando en Danni, que en ese momento se encontraba en el baño desnudo, bañándose con jabón de rosas, dijo:

 -¿Cómo habrá comenzado la vida en el mundo?

Y Joey le respondió:

 -Lo mismo me pregunto yo. Pero Danni es el que sabe una teoría que le explicó papá el año pasado cuando él le hizo la misma pregunta.

Entonces apareció Danni apoyado en el marco de la puerta, bañado con jabón de rosas, cepillado los dientes con pasta IPANA, y vestido con una camisa manga larga de leñadores, unos pantalones de pana Levi’s y unos elegantes zapatos de gamuza. Había escuchado la respuesta de su hermano y le respondió a su enamorada, dijo:

 -Esa respuesta me la sé de memoria.

-¡Caramba qué rápido te bañaste!-exclamó alegre Doménica-.

Read More…

El síndrome del pedestal (segunda entrega)

Por Ernesto Zarza González

(erzagon@gmail.com)

AlexanderGlazounov

Esta es la segunda entrega de la novela «El síndrome del pedestal» (acá podrán encontrar la primera parte):

II.

Suenan acordes de la “Apoteosis de las flores”, autoría de

 Alexander Kostantínovich Glazunov.

 

“Estamos en un mundo tan singular que el vivir sólo es soñar”.

PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA, ‘La vida es sueño’.

            “El frío invierno había llegado a su fin; por todas partes se respiraba el encantador aroma de la naciente primavera, un hálito que se transportaba, como salido de un sueño, de manera enigmática, similar a los sortilegios que ha de salvar quien se encuentra dispuesto a lograr algo; la alegría parecía ser inoculada por las flores y las aves a los contornos, hecho por el cual parecía que en la gente el instinto del amor puro hacia los demás prevalecía por encima de todo. La belleza humana y el esteticismo producto de lo hermoso se acoplaban con las flores que vanidosas se exhibían, como si de un desfile de fragancias y de colores en el que las principales estrellas hacían esperar y desesperar a sus fieles seguidores. Era como si todo lo que de malo hay en la humanidad hubiera desaparecido como por ensalmo, dándole paso a los más puros sentimientos, aquellos que necesariamente han de ser sacados a flote si esperamos llegar algún día a vernos como hermanos, sin distingos de raza o de los jactanciosos convencionalismos que tanto nos desligan. Parecía que la gente se dejaba contagiar el extraño encanto, por lo que, en vez de caminar por los andenes, flotaban dejándose llevar por el viento, cual entes angelicales, por los nebulosos senderos de lo intangible, mientras los gorriones y los demás pájaros cantores, aleccionados por el dulce olor de los jazmines y su cohorte de vestales, les indicaban con su cadente canto el compás que debían seguir para que olvidaran aquella desagradable cacofonía de antaño, que los ahogaba en un mar de putrefacción y que alejaba al hombre de los más bellos pensamientos y de las más excelsas pasiones. Los ojos de los humanos dejaron de lanzar miradas de odio, la lascivia se borró de sus facciones; la ira de sus mentes no se apoderó y el odio de sus corazones se alejó. Había llegado la primavera, época de enamorados y de encantos, de dulces fragancias y de cantores, de terneza y de frescura, de resurrección y de armonía…”

            – ¡Hombre, ya basta! -exclamó Enrique Salas, como sacudiéndose del letargo modoso en el que la lectura lo había sumido, a la vez que cerraba de sopetón el libro que tenía en sus manos- Coincidirá conmigo en que esto es una bazofia. El tipo que ha escrito esta bisutería no puede ser tan cínico como para creer que ha hecho mérito alguno para que se continúe con su lectura. Me parece de lo más pueril y cursi que he leído.

  Read More…