Tag Archive | Recuerdos

Retrospectiva cariñosa en el SITP

primer amor

Ayer a las cinco y cuarto de la tarde le escribí a mi jefa por whatsapp, le dije que me iba. Aproveché que había salido de la oficina media hora antes y temiéndome que volviera en cualquier minuto le escribí “chau”. Agarré mi maleta, salí de la torre norte y me fui. Por primera vez en dos meses no tuve que montar en taxi, ni compartir puestos en una van en medio de trancones –hablando de lo mismo que habíamos hecho todo el día– con la gente del trabajo. No me caen mal pero estoy consciente de que las personas con las que uno trabaja no son los mejores amigos de uno. Los compañeros de oficina son gente con la que uno “aterriza” circunstancialmente en algún proyecto pero no decidió estar con ellos y muy seguramente al final terminará queriéndolos (así sea un poquito). Sin embargo, ayer me sentí contento porque después de dos meses de trabajo casi forzado, no tenía que estar con ellos en el trayecto de regreso a casa.

Me senté en el SITP, mirando al sol, solo. Estaba a punto de anochecer, el cielo se veía amarillo, brillante. Quince minutos después cuando bajamos por la cien y el tráfico empezó a ponerse más lento, casi quieto, vi por la ventana a un muchacho que había conocido trece años antes. Noté la ausencia en su espalda del violín. Cuando lo conocí lo llevaba a cuestas a todas partes. No recuerdo como se llamaba, pero lo vi y de inmediato supe que era el aprendiz de la filarmónica con el que Alonso salía cuando estábamos en la universidad. Read More…

El amor de Bertrand Russell

índice

Fue Bertrand Russel quien dijo que el amor es sabio y el odio es una tontería. En estos tiempos impera la creencia de que ambos sentimientos son tontos y que hay que dedicarse a la posmodernidad entendida como el encamarse con cualquiera, o, en su defecto, que el amor se remite a viajes costosos, flores de países lejanos y regalos de San Valentín. El afecto murió, al igual que Russell y su amor. Les presentamos una entrevista que le hicieron a este pensador y matemático inglés en donde, además de hablar del amor, se refiere a los pocos recuerdos que tuvo de su padre, al olvido en el que quedó su madre y su tensionante relación con New York:

 

 

Recuerdos de un cuerpo operado, fragmento de Paciente de Ben Watt

EBTG

Así pues ¿recuerda algo el cuerpo? Una invasión, destrucción y trauma semejantes -cortar, coser, sangrar- han de dejar forzosamente una huella. Muchas de las terapias alternativas y los métodos holísticos trabajan sobre la base de que el cuerpo recuerda. Sostienen que el cuerpo no olvida nunca un parto difícil o un hueso fracturado de mala manera. La tensión y el estrés pueden tener su origen en tales incidentes, mientras el cuerpo lucha por protegerse, y puede a su vez manifestarse externamente en forma de disgusto y desasosiego. Pero cuando ahora me lamento, me parece que solo lo hago por una sensación general de pérdida y de cambio que rodea gran parte de mi presente y de mis perspectivas de futuro así como de mi pasado. A veces quisiera que fuera algo más concreto, algún hecho difícil en el que concentrarme a fin de exorcizarlo: un momento particularmente duro en el quirófano, la laboriosa resección, unos instantes de peligro, una incisión crucial, el tacto del tejido muerto y enmarañado. ¿Son capaces de borrarlo todo las anestesias?

BEN WATT. Paciente. La verdadera historia de una enfermedad poco común.