Tag Archive | Raúl Zurita

Más allá del lenguaje: El amor y el Apocalipsis para Raúl Zurita

Tanto soñé contigo,
Caminé tanto, hablé tanto,
Tanto amé tu sombra,
Que ya nada me queda de ti.
Sólo me queda ser la sombra entre las sombras
ser cien veces más sombra que la sombra
ser la sombra que retornará y retornará siempre
en tu vida llena de sol.

Robert Desnos 

 

 

zuritapoem

Ante la urgencia del amor, poseídos por ese Dios que nace en el estertor de moribundo, el artista es aquella persona que atraviesa el infierno y en el extremo de la crueldad llega al extremo de la delicadeza, fijo ante ella, como un troyano ante la absoluta hermosura de Helena.

<He estado en el infierno y he vuelto, y déjame decirte, fue maravilloso> Louise Bourgeois

Si el hombre no tuviera fecha de expiración, no amaría, por esta razón los Dioses no aman, sino traman conspiraciones entre razas extraterrestres.

‹‹Te ofrezco la lealtad de un hombre que nunca ha sido leal›› Borges

Raúl Zurita lee salmos, poemasescucha con picardía chicha a Leonard Cohen, para exponer la íntima relación entre Amor y Apocalipsis.

‹‹Mi corazón es el país más devastado›› Ungaretti

Tanto el infierno del dolor como el cielo del amor exceden las palabras: cierran un poema.

 

Paf, una reseña del libro escrito por Tamym Maulén

 
tamym maulen paf poesia
 
 
PAF es un libro trastornador. Hay aquí una nueva voz, un nuevo lenguaje, son poemas profundamente dolorosos y cómicos a la vez y llegan al final de la herida. La estructura es alucinante, esas tres secciones: SHHHHH-CRASH-PAF que corresponden unos de los cuadros de las tres historietas de Mafalda que preceden a esas secciones, más esa suerte de compendio final en NIÑO CHILENO CON GUITARRA A PALOS, van tocando las zonas más duras y tumefactas de un orden familiar –no olvidemos que Mafalda ha representado precisamente el paradigma de las familias de las clases medias- donde la inocencia es también una construcción, una de las tantas formas que toma el disimulo. PAF es la onomatopeya por antonomasia del golpe y el libro, también como si fuera una historieta o una sucesión de gags, nos presenta a unos personajes unidos por la trama de una violencia inextirpable, inscrita en la intimidad, y por un hablante que nos muestra que las palabras no tienen otra función que las de disimular esa violencia y si ello no fuera posible, de naturalizarla. Aparecerán así un hermano (que me golpea y a quien yo también a veces golpeo), una madre (la peor poeta del mundo) a quien mi padre golpea, y un padre con su brazo “paf” con su puño “pum” con su pierna “squash” que siempre golpea a mi madre, cuya función es mostrarnos, en sus simulaciones, en sus melodramas, el estado general de una sociedad que no puede emerger de su extrema injusticia y crueldad, porque sus  rituales de iniciación –la entrada al lenguaje, a la cultura- son sangrientos. –la familia, la infancia, son rituales sangrientos. Es parte de lo que estos poemas nos muestra. Frente a la saturación de formas, de estilos, de retóricas, con que las nuevas escrituras y los nuevos poetas chilenos tratan desesperadamente de diferenciarse otros de otros, produciendo a menudo el efecto exactamente contrario, PAF nos recuerda que los grandes comienzos nunca son vaticinables y este primer libro de poemas de Tamym Maulen es un magnífico ejemplo de ello. Insisto en la palabra poemas. Rompiendo y a la vez entrando en la tradición de la gran poesía, estos poemas -originales y feroces- nos acaban de mostrar la forma más sofisticada e hiriente del candor.
 
El libro Paf  (Ed.Pornos) de Tamym Maulén pueden descargarlo de manera gratuita acá

El día que en el cielo de Nueva York se escribió a Dios

Vida Nueva

El dos de Junio de 1982, en el cielo de Nueva York brotaron unos versos brotados del poeta chileno Raúl Zurita. Todos ellos se referían a Dios, buscaban aludir algunas de sus formas, a sabiendas que la inmensidad del firmamento se lo tragaría todo. Para esta acción (apoyada por el CADA-Colectivo de Acciones de Arte-), se precisaron de cinco aviones y Zurita cuenta que quiso haberse enceguecido sin haber podido ver lo que ocurría arriba, así todo habría coqueteado con alguna cumbre de la poesía. Hoy día Raúl puede ver aunque, a cambio, tiene un Parkinson que lo llevó a autodenominarse en muchos versos como «Parkinson Zurita». Este es el vídeo de aquél día luminoso de Nueva York en que Dios fue escrito en el cielo:

 

 

Hepático Bolaño/Parkinson Zurita

bolaño

Esta semana ha cumplido Roberto Bolaño diez años de muerto y ello ha ocasionado jolgorio entre sus seguidores pues suplementos culturales de distintas latitudes no han hecho otra cosa que convocar a escritores para que hagan textos sobre el autor de «Los detectives salvajes»: todo un patadón en el hígado de los pocos que se abstraen de esos enfebrecidos homenajes.  El entusiasmo por este autor se equipara al profesado por los del llamado «boom», pese a que los cultores de Bolaño afirmen distanciarse de ese otro fenómeno y que se refieran con desprecio a Vargas Llosa o a García Márquez por no ser poetas salvajes. Uno de los escritores con mirada más crítica del trabajo de Bolaño es su compatriota Raúl Zurita quien, incluso, fue inspiración de una novela de Roberto («Estrlla distante»). Les presentamos una entrevista que el autor de «Zurita» le concedió a Chiara Bolognese y que forma parte de un trabajo titulado Roberto Bolaño y Raúl Zurita: Referencias cruzadas:

– ¿Cómo hay que leer Cuadernos de guerra dentro de su corpus  poético?

– Cuadernos de guerra, como Las ciudades de agua, Sueños a  Kurosawa, Los países muertos o In Memoriam son páginas que he  extraído de algo que acabo de concluir, un libro que bordea las 800 páginas,  que se llama Zurita. Se llama así no porque crea que yo o lo que sea mi  vida tenga algo de especial, al contrario, sino porque es mi dato básico, el  hecho básico de estar vivo, si puedes llegar al fondo de ese dato concreto que  es tu vida, sin autocompasión ni falsa solidaridad, estarás posiblemente  vislumbrando el fondo de todas las vidas; los seres humanos no somos mucho más  que distintas metáforas de lo mismo y todos, más o menos, somos semejantes en  nuestras angustias y miedos, en nuestra necesidad de amor, en nuestra  perplejidad frente a la muerte. Pero me he desviado, te decía que Cuadernos  de guerra lo extraje de esas ochocientas páginas al igual que los otros  libros. Cada uno de ellos no me tomó más de veinte minutos en armarlo, digamos  el tiempo que ocupé en copiar, trasladar y pegar partes muy parciales de una  totalidad mucho mayor y que ya estaba en gran parte escrita. Y los armé porque  me divertía hacerlo, porque es divertido jugar veinte minutos, no más, a ser  Dios. Dispones de los materiales, puedes armarlo y desarmarlo como quieras. Porque  efectivamente cada uno de esos libros es autosuficiente, pero en ese Zurita no hay ningún libro que se llame Cuadernos de guerra, por ejemplo, su  estructura es completamente otra. Es absolutamente otro.

Read More…

El canto general de Neruda leído por Raúl Zurita

Neruda

Pablo Neruda ha sido una víctima de sus fervientes admiradores y ello ha impedido que su nombre sea proferido, salvo para emitir pretendidos enunciados llenos de ironía, en reuniones de literatos que no se quedan en los «lugares comunes» y autores bien vendidos en las librerías. Con el advenimiento de otra estrella chilena a la gran carpa editorial (Roberto Bolaño), el poeta nacido en El Parral hoy hace 109 años es emparentado a ese círculo sospechoso de poetas y narradores que son leídos por un círculo más amplio que el académico y de los escritores y, por tanto, suele obviarse. En la conferencia impartida por el poeta Raúl Zurita que a continuación les presentamos, surge una lectura de «Canto general» fundamentada en dos puntos: La necesidad de llenar la gran mentira fundadora de  Ercilla en «La Araucana» y el encuentro con un movimiento social engendrado y fortalecido en los años en que Neruda ya era un poeta famoso. Zurita trata de dar cuenta de la tradición de la poesía chilena a partir de un acto fundador que no fue más que la enunciación de una falsedad (algo poco importante en la literatura) para esclarecer la razón de las desaforadas empresas como las de Mistral, de Rokha y el propio autor de Alturas de Macchu Picchu; también busca ilustrar la divergencia marcada por la llamada Antipoesía de Nicanor Parra y expone una visión de la lengua en donde nada de lo que decimos es proferido de manera original sino que cuenta con una carga centenaria(como lo advirtió Bajtin, el soviético poco soviético que debió usar muchas de las hojas en las que escribía para fumar tabaco durante su reclusión en el norte ruso por no ser obsecuente con el régimen de entonces y que, vaya paradoja, sirve para renovar a Neruda, ese hombre que alguna vez hizo loas a Stalin):

El río místico de Raúl Zurita

Zurita

Raúl Zurita escribió una novela llamada  «El día más blanco» que fue editada por Alfaguara. Fuera de Chile no hubo mucho registro de este libro que, sin embargo, cuenta con una suerte de introducción que puede ser incluida entre los poemas memorables de este poeta chileno que hace poco publicó su libro  «Zurita»:

Como un río de piedras

La enorme costra de sal le otorgaba al desierto esa blancura delirante que sólo pueden comprender los locos, los fanáticos o los puros. El tajo del horizonte se cortaba al borde, como un abismo, y el cielo comenzaba a remontar desde él suavemente, sin prisa, curvándose hasta alcanzar esa impertérrita lozanía que posee todo aquello que nunca ha dependido del error de la mirada. Se puede afirmar entonces que ese marco está de fondo, inmutable y perfecto, no horadado por el dolor, la pasión o la agonía del hombre que había llegado hasta esos vacíos y miraba.

Read More…

Zurita, una entrevista sobre Zurita

En 2011 Raúl Zurita dio a conocer un volumen de casi ochocientas páginas llamado «Zurita». Su autor aclara que el título obedece a que ese es el dato básico de ély no porque crea que su vida ha sido algo extraordinario. En el libro aparecen mencionados distintos nombres, entre ellos el del  Bolaño a quien Raúl Zurita denomina»hepático Bolaño», así como a sí mismo se llama «parkinson Zurita» En unas declaraciones hechas a Claudia Bolognese, quien le preguntó por esa mención al boom editorial chileno de los últimos años, Zurita dijo lo siguiente:

…Bolaño lanzó su archicitada: Literatura + enfermedad = enfermedad, bello, como tantas cosas que él escribió, la única lástima es que es una fórmula equivocada: Literatura + enfermedad = muerte, como el mismo Bolaño más allá de la ironía, no podría ahora sino confirmarlo.»

A continuación, el vídeo con la entrevista hecha a Raúl Zurita, el autor de «Zurita»:

Entrevista a Raúl Zurita from Vuelan las Plumas on Vimeo.

Acá podrás leer algunos poemas de «Zurita», el libro.