Tag Archive | Pandemia

Feel Good Inc. Por Francesco Vitola Rognini

cropped-img_3348

Francesco Vitola Rognini  nos trae una serie de artículos que versan sobre libros, películas o videojuegos. Estos están articulados al proyecto Vademécum (investigaciones sobre literatura y ciencias sociales) que desarrollará de aquí al 2025. Las reseñas estarán agrupadas bajo el título “Entre líneas”. 

 


 

 

En las sociedades represivas la libertad es un privilegio y la falta de motivación es un lastre que arrastramos tras el deseo de <<triunfar>>. En nuestra especie anida el germen de la depresión, por ello nos educan para proyectar lo contrario, hay que serlo o parecerlo y evitar así mostrarse débil. Sin embargo, la felicidad (real) es esquiva, y se asocia con el éxito, por tanto se ha impuesto la costumbre de celebrar como triunfadores, aún sin serlo. La apariencia de éxito reemplazó a la vida honesta y a la búsqueda de la felicidad. Vivimos tiempos de <<realities televisados>> y hemos convertido nuestras vidas (de manera voluntaria) en comidilla de desconocidos a los que mendigamos migajas de aceptación. Así es la <<vida real>> actual, pero por fortuna no es la única realidad.

Fotograma de Avalon (2001) Mamoru Oshii

 

Existe un universo en el que esas reglas no aplican: en la realidad virtual de los videojuegos accedemos a vivencias que han sido vedadas de la experiencia cotidiana. Jugando en línea podemos ser solidarios, trabajar en equipo, ser anónimos, recibir retribuciones inmediatas por nuestro esfuerzo. Jugando se nos premia por ser justos, ascendemos socialmente si hacemos lo correcto, y sobre todo, se nos permite ser libres, incluso subvirtiendo las normas que nos imponen los estados policiales que <<en la realidad>> regulan hasta nuestra vida vida privada. Jugando somos felices porque no se nos imponen leyes estrictas, porque podemos recorrer mundos enteros sin necesidad de llevar pasaportes o dar explicaciones a uniformados. Mientras jugamos los únicos motivos de tristeza provienen desde el exterior, cuando la realidad irrumpe en la fantasía, violando su sacralidad para imponer postulados ridículos como <<hacer lo correcto>>, <<ser serio>>, <<temer a Dios>>, <<ser responsable>>, <<hacer algo productivo>>.

¿Cómo no amar la libertad, la alegría, los estímulos motivacionales que nos ofrecen los videojuegos? Aquellos que pueden acceder a esos universos son privilegiados, y no por el hecho de tener el hardware; los que juegan pueden sobrellevar la cruda, injusta, desmotivante cotidianidad del mundo <<real>>. Sin esa ventana a otros mundos (tal como lo permite el cine, el teatro o los sueños) las personas son presa fácil de sectas que se lucran de los vacíos espirituales y emocionales que se multiplican en nuestras sociedades enfermas de odio, codicia y narcisismo. Para comprobarlo basta leer los comentarios en las redes sociales de los simpáticos gamers, individuos que históricamente han tenido que soportar todo tipo de ataques por el solo hecho de pasar horas sumergidos en realidades (y comunidades) donde son valorados, donde son felices y hasta exitosos. Porque las actuales generaciones no sólo disfrutan de modernos juegos y consolas de alta calidad, si no también de la posibilidad de jugar en línea con múltiples personas de manera simultánea, pero sobre todo, pueden ganarse la vida jugando.

Hace décadas, cuando los videojuegos comenzaban a ser objeto de consumo masivo, los que tuvimos acceso a ellos nunca pensamos que hoy tendríamos videojuegos hasta en nuestros teléfonos (que son en realidad computadores de bolsillo). ¿Quién diría hace 30 años que nuestro <<vicio>> se convertiría en una industria más rentable que el cine de Hollywood? Sin duda los japoneses y los norteamericanos lo tenían claro. Durante décadas fuimos los muchachos ociosos, <<los viciosos>>. Hoy se los define como gamers, y son parte integral de una economía que mueve cifras astronómicas ¿Qué sería de esa industria multimillonaria si se hubiese escuchado a unos políticos reaccionarios que ven al demonio hasta en la sopa?

Mundos abiertos, juegos en línea, desarrolladores y gamers.

En los tiempos que corren (pandemia, intolerancia hacia las minorías, conflictos socio-políticos a escala global) el único lugar seguro donde se puede ser libre parece ser el hogar, y la clave para soportar el encierro son los videojuegos, los libros, los sueños y el internet (con sus miles de aplicaciones).

Compañías como Kojima Productions [Metal Gear Solid V (2015), Death Stranding (2019)], Ubisoft [Assasin´s Creed: Valhalla (2020), Assasin´s Creed: Odyssey (2018), Tom Clancy´s Ghost Recon Breakpoint (2019), Tom Clancy´s Ghost Recon Wildands (2017)], Watchdogs 2 (2016) y Rockstar Games [Red Dead Redemption 2 (2018)  Gran Theft Auto V (2013) CD Projekt [The Witcher 3: Wildhunt (2015), Cyberpunk 2077 (2020)] han creado mundos virtuales detallados en los que los jugadores llegan a vivir experiencias envolventes. Estos juegos, por mencionar algunos de los más innovadores, ofrecen al protagonista la posibilidad de seguir un orden lineal, de cumplir misiones o de simplemente explorar la geografía, descubrir tesoros y disfrutar de paisajes alucinantes, lo que representa otro valor agregado: el jugador puede hacer lo que le plazca. Algunos de esos juegos son las últimas versiones de sagas que llevan décadas en desarrollo, tiempo que ha permitido ampliar el concepto de Sandbox (que toma el nombre a partir de las cajas de arena donde los niños construyen castillos de arena) hasta llegar a ofrecer mundos extensos, mapas amplísimos que simulan ser países o continentes. En los juegos mas recientes, diseñados para desempeñarse en las recién estrenadas consolas 4K (que ofrecen mejor resolución de imagen y mayor velocidad de procesamiento de datos), se puede además personalizar a los protagonistas, lo que hace que el jugador se involucre aún más en el juego. En adelante, sin duda, esta será la norma, ya que hace de las partidas una experiencia personal, única, irrepetible.

Read More…

La manzana de las luces, por Mari Cris

Mari Cris es el pseudónimo de  Pallero María, estudiante de letras en la UNLZ, de ella hemos publicado el poema: Sogas y Moscaspatrick-hendry-6xeDIZgoPaw-unsplash

 

Corría el año 2030, una nueva pandemia azotaba al mundo, Fabián miraba las noticias durante su descanso mientras bebía una taza de sopa. Hace diez años que se encontraba encerrado en la fábrica de bebidas cola junto a sus compañeros, que habían sido reclutados a fines del 2020 como trabajadores sanos y esenciales.  Estos compañeros eran su nueva familia, ya que todos estaban privados del contacto con los suyos y hace más de cinco años no tenían siquiera noticias de nadie, debido a que las redes de comunicación habían sido totalmente destruidas por grupos de resistencia en contra de las nuevas antenas 5G.
La única comunicación que tenían con el mundo exterior era aquella pantalla gigante del comedor en planta dónde los noticieros no dejaban de arrojar cifras terroríficas sobre los muertos, enfermos y pocos recuperados. Cifras sin nombre ni caras que los hacían temblar y recordar a los suyos.
Pero cada vez pensaban menos  en el exterior y ya no tenían esperanza de la tan ansiada vacuna, que los científicos prometían hace años y que muchos activistas se negaron a recibir durante la primera cepa de la pandemia. Pasaban los días entre máquinas, botellas y jarabes, de vez en cuando hacían ejercicios y jugaban a las cartas con un mazo viejo, único objeto traído de afuera.
A las veintidós en punto las luces se apagaban, sumiendo a toda la fábrica en completa oscuridad y obligando a los obreros a meterse inmediatamente en sus camas. Una noche Fabián despertó y  atravesó el corredor que dirigía al baño completamente a ciegas. Cuando de pronto, un impacto seguido de ruido de cristales rotos detuvo su marcha. Para su sorpresa una paloma había entrado por una de las ventanas altas y polarizadas del corredor, que al igual que todas las ventanas de la fábrica no permitían el contacto con el exterior.
Fabián totalmente sorprendido no se preocupó por el ave, que yacía ya sin vida en aquel pasillo, sino, que su mirada se encontraba pérdida en aquel rayo de luz de luna que partía en dos la oscuridad del lugar.
Aquel hoyo en la ventana se convirtió en el nuevo espectáculo de atracción de Fabián, le costó mucho convencer a sus compañeros de que no denuncien el accidente para poder conservarlo y todas las noches, único momento en que las cámaras no captaban su actividad, se las pasaba sentado en aquel pasillo durante horas y horas observando las estrellas, si tenía suerte alguna que otra vez también podía avistar la luna.
Sus compañeros no comprendían su nueva obsesión pero tampoco lo reprobaban, algunos incluso hasta se burlaban de él y comenzaron a apodarlo, El lunático.
Fabián tomaba estás burlas como cariñosas y poco le importaban, aquel agujero en el techo había abierto en su mente un torrente de conocimientos y recuerdos olvidados en su psiquis por mucho tiempo. Los días le pasaban demasiados lentos, ya que solo ansiaba la llegada de la noche para sumergirse en esas viejas ideas olvidadas, pero también le resultaban agotadores debido a pasar tantas horas en vela. Su rendimiento comenzó a bajar muchísimo y su agotamiento se hizo visible ante los ojos de sus empleadores, que preocupados por su salud mandaron inmediatamente una unidad sanitaria a las puertas de la fábrica.
Tres hombres del personal de salud, entraron vestidos con trajes especiales y máscaras que cubrían sus rostros por completo, causando gran alarma a todos los empleados. Fabián agachó la cabeza y pensó que seguramente venían por él.
Ya en la ambulancia Fabián no paraba de pensar, una mezcla de miedo, excitación e incertidumbre recorría todo su cuerpo, de pronto las caras de su familia, olvidadas hace mucho tiempo,  se le aparecieron tan patentes como en una fotografía. Un deseo irrefrenable de lanzarse de aquel vehículo cruzo por su mente como un rayo, casi sin darse cuenta ya tenía un pie fuera de la ambulancia y al rodar por el asfalto cubrió su rostro cegado por el sol del mediodía.
Corrió sin rumbo fijo durante varias horas, hasta sentir que las piernas ya no le respondían, sólo ahí Fabián detuvo la marcha, agotado se dejó caer al suelo de rodillas y levanto la vista para observar por primera vez a su alrededor. El panorama que se presentó ante sus ojos era desolador, casas abandonadas, la carretera desierta, ni siquiera la presencia de un perro callejero se advertía y a lo lejos un conjunto de luces que parecían formar una única y enorme luz.

Read More…

Diario del coronavirus desde Chiapas. Día veintiséis

La burbuja de Susana hace agua

El 20 de febrero, en Roma, se instaló la Escuela “Constituyente Tierra”. Su objetivo, escrito por el jurista Luigi Ferrajoli, es el de “sollecitare la riflessione collettiva e l’immaginazione teorica in ordine alle tecniche e alle istituzioni di garanzia idonee a fronteggiare le sfide e le catastrofi global”. Esas reflexiones serán terreno fértil para nuevas burocracias y, por lo tanto, nuevas castas burocráticas. Aunque, ante cada afirmación que hago, me viene una oleada de incredulidad que se sintetiza en un ojalá me equivoque.

Pero ¿me quiero equivocar? Es como cuando toco madera mientras hago un pronóstico o critico una conducta que repudio, pero en la que yo mismo incurriría. ¿Repudio o digo que lo repudio para que no defraude a ese ideal de mí que yo me forjo a partir de mis creencias en torno a como los demás me ven o como quiero que me vean? El margen entre lo que quiero ser, creo ser y lo que los demás creen y quieren que sea es el que incrementa o disminuye el índice de mi cordura y mi autoconciencia radicada en la modalidad de lo ridículo y sus variaciones.

Ferrajoli fundamenta a la escuela en el hecho de que hay problemas globales que no atienden los gobiernos estatales pero que es fundamental solucionarlos pues de ello “dipende la sopravvivenza dell’umanità”.

La humanidad, la Covid: ambas en femenino, como lo prescribió la academia española. Ambas como plagas, o ambas como virus, unos virus en femenino. Y, en medio, los estudios de glotopolítica y demás herramientas que permitan distraer a los académicos en estos días de encierro hasta que se trencen polémicas y urdan ingeniosos comentarios con tinte humorístico.

Las elucubraciones sobre lo que ocurre con la pandemia se han jerarquizado, como siempre, como en el fútbol. La Champions league tiene su clásico en las alusiones de Zizek y las consiguientes réplicas de Byul Chun Han; luego viene la Copa Libertadores, con las audaces críticas en las que se coloca al coreano como un orientalista oriental que escribe desde Alemania, los énfasis no siempre laudatorios a las elipsis y digresiones del Serbio y los llamados a una reflexión propia a partir de las grietas que se le han abierto al ya frágil neoliberalismo.

También están los diarios. Algunos, los que resultan más aguafiestas, se aferran a que los días sí han cambiado, a que el encierro ahora está envuelto en el miedo y a que la humanidad no es una plaga y que eso es un lugar común de incautos que ven vídeos de delfines en bahías sucias hasta hace un mes o ecologistas que poco saben de ecología o simplemente romantizan a una naturaleza que no es más que una invención humana.

Nada será igual y quizá cambie para que todo siga igual, como lo vio Lampedusa.

En México hablan aún de fases de la pandemia y su llegada; hace dos días dijeron que el país ingresaba a la etapa dos y ya dicen que podemos estar en la tres, pero no se sabe muy bien. A veces nada se sabe muy bien.

Entre los comunicados de la secretaría de salud, las discusiones y los diarios que se publican en la red (incluyendo la feroz crítica al libro que ya Salamandra presentó en e-book “En tiempos de contagio”, escrito por Paolo Giordano), me topé con un artículo que refería la nueva tendencia de vídeos de sitios porno durante la pandemia: la grabación de gente masturbándose viendo vídeos que se suben a las plataformas; lo que empezó como una estrategia de publicidad devino en un producto cuyo consumo se ha disparado al punto de que ya hay rankings para encumbrar a los más encarnizados aficionados. “Es algo así como pajearte viendo a otro mientras te imaginas que tu eres el que se pajea así”, dijo el anónimo que escribió el libro. Han, Zizek, Badiou o Agamben tendrán sus sustitutos en el mercado del pensamiento: ¿cómo cambiará la industria, el goce y la soledad en tiempos del Covid? ¿Saldrá el diario de un masturbador o masturbadora durante los días de la peste? Ese será un jaque mate para Giordano. O quizá esas pajas abran intersticios por donde se asome el “otro”, la escucha, los lazos, los afectos y la búsqueda de un pensamiento proclive a la esperanza: saldrán muchos libros y las grandes ligas del pensamiento cambiarán sus nóminas mientras Tomassi di Lampedusa corrobora lo que siempre pensó. Ojalá me equivoque.

J.P Morgan signó el futuro económico de México con una caída en su economía del 7% y  el Papa Francisco preguntó, en su bendición urbi et orbi, si temíamos porque no teníamos fe.