Tag Archive | Onanismo

Correspondencia Gernsback y Tesla en Ficciorama 42

En la cuadragésima segunda edición del fanzine de producción quirográfica, reproducción mecánica y distribución repentina mensual, se rindió  un pequeño y sentido homenaje al «padre de la ciencia ficción» Hugo Gernsback. Este número incluyó la investigación de Cermeño y Escovar (editores de Mil Inviernos) que aquí os reproducimos.

El fanzine completo se puede ver acá:

CORRESPONDENCIA DE GERNSBACK Y TESLA

 

Investigación por: Luis Cermeño y Felipe Escovar

ficcio42

La energía radiante del amanecer tenía su nombre: María Cachapova. Con ella llegaban las emisiones radiofónicas desde el éter gelatinoso que comunicaba civilizaciones arcanas futuras. Porque valga decir que Nikolai Tesla era descendiente de extraterrestres ancianos aposados en Serbia. Él sí que sabía de desdichas y se las hacia llegar a través de epístolas científicas a su amiguito Hugo, apodado, el goleador de las noches tristes de Luxemburgo. Eso fue antes de que ambos decidieran mandarlo todo al carajo por la promesa de una fama perenne, cuando eran más chicos y sus anhelos más tiernos se sintonizaban con los ideales más puros de la inventiva de onanista empedernido.

Read More…

La charla de Juan Villoro

Juan Villoro dijo en su charla inaugural de la maestría en periodismo de una universidad privada de Bogotá, que mientras los periódicos adelgazan los periodistas se engordan porque se quedan frente a su computadora averiguando los últimos sucesos. Yo no soy periodista pero igual me toqué mi estómago, emergía una protuberancia similar a una llanta de bicicleta, si sigo así pronto tendré en mi cintura un neumático de camión que no me salvaría de un naufragio en altamar. Mis abuelos son gordos y los abuelos de mis abuelos también lo fueron. No es cuestión de la computadora sino tiranía de la genética. Nada es más importante y tiránico que los genes. Así un escritor que ha ganado muchos premios diga que se engorda por estar frente a una computadora, si eres flaco por cuestiones de herencia, lo seguirás siendo aunque comas cientos de chicharrones y harinas. Más que un argumento, lo que enunció Villoro fue un chiste inteligente, de esos que hacen reír a todo un auditorio  que quiere escuchar cosas serias, no profundas porque eso hay que dejarlo a la modernidad, pero sí cosas tan serias que ni siquiera se tomen en serio a sí mismas para ser más inteligente y menos ampuloso. Read More…