Tag Archive | New Wave

Las risas, el lenguaje y el tiempo según Kaypi: Extracto de «Empotrados» de Ian Watson

Ian, ¿sonríes como un hombre o una mujer xemahoa?

Ian, ¿sonríes como un hombre o una mujer xemahoa?

Ian Watson en su novela Empotrados, entre tantas historias que se entrecruzan en la narración, nos expone un relato que le cuenta Kaypi, un hombre perteneciente a la comunidad xemahoa apostada en la selva Brasileña y a punto de ser desterrada para fines «civilizatorios», a Pierre Darriand, un antropólogo francés que encuentra en el idioma de los xemahoa (específicamente, el que ponen a andar en los rituales sagrados) un vínculo con el lenguaje poético de Raymond Russell y los experimentos lingüísticos de un antiguo compañero inglés llamado Chris Sole quien, a su vez, los aplica en niños encerrados en un hospital inglés a partir la teoría del lenguaje de Noam Chomsky. También podemos encontrar, en el decurso de esta primera novela del escritor británico, la íntima relación que hay entre el lenguaje y el tiempo y, finalmente, nos hallamos frente a la risa y sus dos grandes formas:

Y, así, me dispongo a escuchar, y grabo la historia de Kayapi.

—Te he hablado acerca de la risa del alma y de la alegría estúpida, ¿verdad? Ahora, muchas criaturas quieren que los hombres rían con risa estúpida para poder meterse dentro de nosotros, a través de nuestra lengua, cuando no dominamos las palabras. Los monos hacen trucos en lo alto de los árboles para hacernos reír. Pero nosotros no reímos. Excepto con un estallido de risa del alma que los hace salir corriendo. ¿Sabes, Pi-er, cómo está hecho el hombre? Está hecho de un leño hueco y una piedra hueca juntos. Algunos hablan de una calabaza hueca, pero yo creo que es una piedra hueca. El leño hueco permanece tirado en el suelo cuando, un día, llegan dos serpientes. Una es una serpiente hombre. La otra es una serpiente mujer. La serpiente mujer quiere vivir dentro del leño, pero no ve agujero para entrar en él. Los extremos están tapados. No hay ningún orificio de ramas. La serpiente mujer se siente desdichada. Pregunta a la serpiente hombre cómo ha de hacer para entrar. La serpiente hombre cree saberlo. Sale corriendo y vuelve con su amigo, el pájaro carpintero, y le pide que picotee con su pico el leño y pruebe de hacer un agujero. Pero el leño es tan duro que el pájaro carpintero se hace daño en el pico. La serpiente mujer sigue sintiéndose desdichada. Así, pues, la serpiente hombre sale corriendo y trae a otro amigo suyo. Un pájaro pequeño llamado kai-kai. Un kai-kai es más liviano que una pluma y canta unos cantos largos y muy profundos, aunque sea tan pequeño. Canta de la misma manera que el brujo, una vez y otra vez, profundo y profundo. A la serpiente le gusta el kai-kai porque, cuando el kaikai canta, la serpiente sabe cómo enroscarse. ¿Me escuchas, Pi-er? Te estoy hablando.

—Te escucho, Kayapi. Mi caja está escuchando. No lo entiendo todo aún, pero lo entenderé.

Pero Kayapi termina por aburrirse de que no le entienda, y deja el resto de su historia para otro día.

Read More…

El alma de Barrington J. Bayley

El laconismo con que se hace referencia al autor de «El alma del Robot», Barington J. Bayley, hace más sorprendente lo que hay dentro, si se tiene en cuenta que las ediciones de los libros de la llamada ciencia-ficción cada día se acercan a los de otros géneros en cuanto que se  sus tapas y contratapas se preñan con comentarios hechos por la prensa y por otras firmas de autores que avalan, aclaman o consienten el libro que el potencial lector tiene en sus manos.

Bayley tampoco tuvo una efusiva necrológica en la revista Locus cuando se notificó su muerte por un cáncer en el intestino grueso en 2008: una nota de menos de veinte renglones donde se mencionaban sus libros y algunos comentarios hechos por escritores más renombrados. De hecho, de los autores británicos de la revista «New Worlds», aparece en una tercera línea, después de Ballard, Aldiss o Disch.

Read More…

El campo de concentración de Thomas M. Disch

Pretende que eres humano. Y sonríe. No mandes más que una oración a donde estén esperando: La vida vale la pena. Y todo es perdonado en la comedia que todavía vivimos.

Una sextina para Susan Sontag.

Finalizó la crisis depresiva con el sabor del plomo en  la boca. Tras la perdida de su compañero sentimental, Charles Naylor, el autor de ciencia ficción y poeta Thomas M. Disch publicó su último libro The Word of God, en el que ascendía al nivel de Dios y luchaba contra el maligno encarnado en figuras como Philip K. Dick, Mel Gibson, Santa Clauss, L. Ron Hubbard y la Eternidad. Poco tiempo después de publicado este libro, en plena fiesta nacionalista del 4 de julio, uno de los más radicales escritores de ciencia ficción culminó su vida a los 68 años disparándose con una escopeta.

Autor de una importante obra, se destacan los libros: Los Genocidas, que narra una terrible invasión a la tierra; Campo de Concentración, un libro escrito en dos partes, la primera epistolar, y la segunda en forma de aforismos, fragmentos y cuentos, sobre un experimento militar impuesto a los reclusos que los desarrollaba como genios; 334, novela en la que al parecer predijo el posible desahucio en el que se encontraba a la hora de morir; y En alas de la canción, novela con la cual ganó el Premio John W. Campbell Memorial. Read More…

La tostadora valiente, una película basada en Thomas M. Disch

Hace 4 años(2008), mientras en USA se celebraba el día de la independencia, Thomas M. Disch se mataba con una escopeta en su apartamento en Manhattan. Se le asoció al movimiento New Wave de Ciencia Ficción, junto a Philip K. Dick, pero mientras Dick alcanzó el púlpito de la fama con una adaptación de una de sus novelas oscuras, dirigida  por Ridley Scott, el relato más famoso de Disch fue uno dirigido al público infantil: The brave little toaster, adaptado al cine por Disney. Empero esta película tiene los elementos trágicos que marcaron la obra de Disch, entre ellos, un aire acondicionado que al darse cuenta de su condición miserable en el mundo, atrapado eternamente en un muro, enloquece y se suicida, causando un gran desasosiego en la tostadorcita valiente y amigos.

Por motivo del cuarto aniversario de muerte de este gran novelista norteamericano, compartimos la película animada: