Tag Archive | literatura

Carta a un joven pusilánime

Esta carta forma parte de una serie de respuestas de Julián Andrés Marsella Mahecha a la numerosa correspondencia que recibe  a diario de aspirantes al mundo del parnaso literario, cultural y académico.  

Flaco

Usted carece de la humildad de un cachorro, pusilánime. En cambio, le sobra la confianza de creerse mejor lector y escritor que cualquier sujeto que lo rodee. Porque no está de más decir que el mundo lo rodea a usted, como en una hora cátedra en la que el centro de atención son sus doctas palabras. Ha hecho carrera académica y burocrática a punta de gandulerías y obsecuencias para cobardes de su estirpe, pero más viejos.

Porque usted, mi gran pusilánime, es un muchacho jovial; en lo único que parece anciano es en su capacidad para olvidar que sus rasgos son humildes y su cuerpillo corresponde al de un faquín atrofiado. Sus lógicas son las del engaño, el arribismo y el menosprecio por aquellos que se atreven a hacer algunas cosas. Apoltronado en su oficina de investigador universitario, se dedica a leer artículos de revistas indexadas hechas por chafarotes de su laya. Sueña con convertirse en un procurador de la buena y la mala literatura, incluso de aquella que usted presume rescatar de la infamia. Sus gustos son tan comunes, pequeño vulgarote, que mis sentimientos de asco solo son superados por los de pesar. ¡Y  desprecio sentir lástima! por lo tanto, profesarla para con usted, duplica el desprecio para conmigo. Pero con niveles: me tengo en mejor concepto que lo que podría tenerlo a usted, meteco.

Su jeta de mula ha sido un gran desperdicio. Si hubiera sido consciente de usted mismo, habría sido negociante de salchichones. O el tendero chismoso del barrio, aquel que delata al muchacho que fuma marihuana para verse como un santón ante las señoras más groseras de la cuadra. Porque algo he visto: usted es el casanova de las mujeres traspuestas de nuestra comarca. Y eso me enternece, saber que se encama con damas putas que algún día le brindarán esa gonorrea que tanto se merece. No tema, no se le subirá al cerebro, pues éste es de un gonorriento de espíritu. Y gonorrea más gonorrea no potencia a la enfermedad. Como dicen los más hermosos ladrones de nuestras plazas públicas: usted, señor mío, es una gonorrea. Read More…

Portal de Ciencia (y) Ficción

 

16691_594034187371832_6071561959933473317_nVideo promocional del Portal comunidad en castellano, dedicado a la ciencia ficción.

Este portal, administrado por Víctor Vila Muñoz (Borg)  es una plataforma gratuita a disposición de personas interesadas en dar a conocer sus creaciones, a la vez que informa sobre un amplio abanico de disciplinas y materias (tanto científicas como de entretenimiento). Quien quiera puede colaborar también en la revista digital de descarga gratuita, publicar artículos en el blog, o participar en el foro de debate y opinión.

Web: http://www.portalcienciayficcion.com

Foro: http://www.portalcienciayficcion.com/…

Blog: http://www.portalcienciayficcion.com/…

Facebook: https://www.facebook.com/portalcienci…

Twitter: https://twitter.com/pcienciaycifi

Youtube: https://www.youtube.com/user/pciencia…

Descargar revista gratuita: http://www.portalcienciayficcion.com/…

Adiós a la librería Albert. Crónica

Fui a la librería Albert por la compulsión de comprar libros que se precipita cuando estoy solo y no tengo nada que hacer. Nunca me percato de los títulos que adquiero; el criterio de mis elecciones radica en las perspectivas fugaces de hacerme un especialista en las políticas contables de la expedición botánica o en los rudimentos de ciertos alquimistas que me servirán para la construcción de un cuento que se desvanece pocas horas después, cuando arrumo  los ejemplares en mi casa, entre todo ese compendio de volúmenes no leídos.

Así como hay libros que, según los bibliófilos, te esperan para que los leas, otros  aguardan a que los compres y los enjaules hasta que llegue un incendio o el final de los tiempos. Es como un matrimonio que se sabe aburrido de antemano, desde un segundo antes de ese primer beso carente del frenesí de las borracheras y sus insucesos.

La última vez que estuve en la librería Albert vi una antología de la ciencia ficción soviética. No lo compré porque en ese entonces no me inventaba a mí mismo como escritor de Ciencia Ficción. Después, cuando comprendí que mis textículos jamás serían publicados en diarios de amplia circulación o revistas con reputadas firmas de editores premiados como escritores, decidí hacerme uno más del club de los amantes de la Ci Fi y empecé a comprar cuanta cosa viera al respecto. Siempre desprecié a  Star Wars, me pareció una tontería Star Trek y, si algo de ciencia ficción vislumbré antes de mi decisión, fue en ciertas glosas literarias hechas por el egregio ex presidente de Colombia y ya muerto ilustre, Don Alfonso López Michelsen, o en las disertaciones latinistas del carnicero y también egregio ex presidente  de Colombia, Laureano Gómez.

Sí, en esos eructos vislumbré más fantasías y pretendí vincularlas con los textos de Ciencia Ficción que circulaban como alta literatura dentro de un género que marginalizaba en su consabido destierro de las más puras letras de la civilización. Por eso me llené de repudio cuando vi las jetas de desdén de algunos cuantos lectores asiduos al género  después mostrarles mi primer relato; eran como esos policías tan pobres y jodidos como los campesinos que golpeaban con sus cachiporras en los acostumbrados e inocuos paros.

Por esos días recordaba el libro; si algunos evocaban a Philip K. Dick o Burroughs o llevaban a Bogotá a un delirio superfluo como los de Douglas Coupland, yo podía valerme de los soviéticos. Siempre que pasaba por el autobús, Librería Albert tenía las puertas abiertas; estaba al lado de una cevichería y, hacia dentro, se levantaba la oscuridad. En cada trayecto me repetía que debía volver pero no lo hice sino hasta hoy,  cuando ya no me vislumbro como escritor de Ciencia Ficción ni de género alguno y  he retornado a la lectura de los Códigos que dejé, con la convicción de un digno sucesor de Kafka,  apenas salí de la facultad de Derecho.

A medida que atravesaba el umbral de la librería, se incrementaba el volumen  del tecleo furioso de una computadora; la jerga de una doctora que leía actas y artículos del Código de Procedimiento Civil asfixiaba a la oscuridad y al dueño de la librería. A don Albert, si es que es él mismo le puso el nombre al local para hacerse un monumento que ahora se incendiaba en las llamas de los recovecos judiciales. Ella, la doctora funcionaria,  le decía que los plazos estaban cumplidos y que, con su equipo de leguleyos, se aprestaba a realizar la “diligencia”.

Don Albert habló, por teléfono, con su abogado; pronunciaba la palabra doctor  como Dios  es proferida por los enfermos terminales en sus oraciones. Este, el doctor,  por lo que deduje de la charla, le dijo que no firmara nada.

Read More…

Un reportaje a García Márquez hecho por Germán Castro Caycedo

García Márquez

¿Por qué nos presentaron, quienes nos enseñaron historia de la literatura de Colombia,  un García Márquez obsecuente y sumiso ante reglas de políticos, críticos y mercaderes? Con el reportaje que le hizo Germán Castro Caycedo en 1976, podemos apreciar a un escritor que no se queja de que Colombia sea  un paraíso exótico, tópico de reinas de belleza, futbolistas y periodistas radiales,  o el país más infame y  asesino del mundo, tópico del chauvinismo ácido liderado por el literato Fernando Vallejo. Tampoco se dedica a impartir una cátedra de lo que es buena literatura o a convertirse en un sensor de los escritores. Quizá las cosas cambiaron después de que le dieron el Nobel o nosotros fuimos educados bajo la sombra de una moral del resentimiento:

 

La receta del chimó de Pancho Cuevas

image

 

El Relato de Pancho Cuevas del escritor Umberto Amaya-Luzardo lleva por subtítulo: Una mina de historias. Este subtítulo hace justicia con lo que el lector encontrará a lo largo de las 134 páginas, o los 97 años, que se presentan en este relato contado por su propio  héroe. Pero no solo es la vida de un hombre la que se cuenta en esta novela, sino la de toda una región desde la perspectiva de quien la recorrió a caballo durante casi un siglo.  Esta es la región llanera, que abarca gran parte de Colombia y Venezuela, y que, sin embargo, en el país de Colombia, no ha sido tan retratada como otras zonas, margen que no solo es narrativa -incomprensible por otra parte en un lugar tan lleno de leyendas y folclore- sino que se trasluce en lo social, en cuanto el descuido que presenta en el orden de lo político y lo social ( ver: Verne sobre los llanos orientales) .

 Existe una clase de conocimiento consignado en algunos libros que se define como «sabiduría mundana».  Los textos que por lo general ofrecen este tipo de contenidos, van más allá del juego literario, la técnica narrativa o el poder retórico. Este tipo de relatos  exponen conocimientos pragmáticos, auténticos y  certeros. Los hay del tipo que ofrece instrucción militar (tipo Rambo o Starship Troopers), de cómo sobrevivir una sobredosis (Burroughs), hackear una red de teléfonos móviles en una zona específica (Cory Doctorow), hasta algunos que te dan consejos infalibles en el arte del amor y el erotismo (Como el maestro, Don Hernán Hoyos).

El relato de Pancho Cuevas brota a borbotones eso que llaman «sabiduría mundana». Llanero resabiado y conocedor de mundo, te expone desde el origen de la palabra gana’o por el Diablo, hasta cómo hacer para tener sexo con una catira o, si se prefiere, una mujer indígena.

No sin antes  recomendar la  lectura de este documento literario que retrata  la vida en el llano, ofrecemos un extracto en el que se cuenta, con sabiduría de mundo, la preparación de esta jalea (que, valga decirlo, ha sido estigmatizada de manera infame por los medios tradicionales  de Colombia –  ver Un vicio que consume a los araucanos):

 

chimoo

Read More…

La conjuración sagrada. Un manifiesto acéfalo.

Bataille y Klossowski percibieron que la cultura estaba muerta precisamente en donde la política la había confinado:  al terreno de lo «razonable e instruido», en donde los artistas aparentaban sensatez y refinamiento, en donde no comprendieron a Van Gogh y allí mismo lo prostituyeron, en donde todos se reunieron a burlarse de la locura de Artaud, como si ellos mismos -los artistas- fueran psiquiatras, o sus cómplices. Comprendieron estos «pensadores malditos» que incluso la política había muerto por desvincularse de su fuerza primigenia y se había convertido en toda suerte de espectáculo inmundo  menos en política. Es en esta percepción en donde se funda la revista Acéfalo, en honor a todos aquellos que se vuelan la cabeza, o como ese poema de insurrección que se cita en el ensayo de Bataille  ¿Es útil la literatura?Vamos a golpear con la cabeza el borde de los límites… 

Un sentimiento naufrago en el océano histórico de racionalidad que abandonó profundamente al espíritu humano. Citando a  Adolfo Vásquez Rocca sobre este momento histórico, se recuerda el año en que se escribió el texto :

El 24 de junio de 1936, con el título de «La conjuración sagrada», Georges Bataille, Pierre Klossowski y Georges Ambrosino se declararon con furia en contra de la modernidad en momentos en que Europa estaba por entrar en la peor de sus pesadillas: ese año Mussolini ya lleva trece en el poder; Hitler, tres, y estalla la Guerra Civil española.

(Leer: Georges Bataille y Pierre Klossowski, ferozmente religiosos. Dr. Adolfo Vásquez Rocca)

Que este manifiesto de guerra vuelva a resonar en los campos pútridos e infértiles de la cultura. El bibliotecario Bataille de nuevo levanta los hombritos con un espasmo de risa.  Los desesperados marchan con sus bocas carentes de dientes y ojos llenos de gloria con la sonrisa de una maldad infantil que devora las estrellas.

acephale_02

La conjuración sagrada

  Georges Bataille 

 

Una nación ya vieja y corrompida que valientemente se sacudiera el yugo de su gobierno monárquico para adoptar uno republicano, sólo se mantendría mediante muchos crímenes, puesto que ya está en el crimen, y si quisiera pasar del crimen a la virtud, es decir, de un estado violento a un estado calmo, caería en una inercia cuyo resultado inmediato sería su ruina segura.

SADE

Lo que tenía un aspecto político y creía ser político, un día se descubrirá como movimiento religioso.

KIERKEGAARD

Actualmente solitarios, ustedes que viven separados, serán algún día un pueblo. Quienes se señalaron a sí mismos un día formarán un pueblo señalado y de ese pueblo nacerá la existencia que supere al hombre.

NIETZSCHE

 

Lo que hemos emprendido no debe confundirse con ninguna otra cosa, no puede limitarse a la expresión de un pensamiento ni mucho menos a lo que se considera justamente como arte.

Es necesario producir y comer: muchas cosas son necesarias pero todavía no son nada y lo mismo ocurre con la agitación política.

¿Quién, antes de haber luchado hasta el fin, piensa en hacerle lugar a hombres a los que es imposible mirar sin sentir la necesidad de destruirlos? Pero si no se pudiera encontrar nada más allá de la actividad política, la avidez humana sólo se toparía con el vacío.

SOMOS FEROZMENTE RELIGIOSOS y en la medida en que nuestra existencia es la condena de todo lo que hoy se reconoce, una exigencia interior hace que seamos igualmente imperiosos.

Lo que emprendemos es una guerra.

Es hora de abandonar el mundo de los civilizados y sus luces. Es demasiado tarde para empeñarse en ser razonable e instruido, lo que ha llevado a una vida sin atractivos. Secretamente o no, es necesario volvernos totalmente diferentes o dejar de ser.

Read More…

Dos cuestiones fundamentales de la vida desde el punto de vista de un autista sabiondo

perro

Cristopher Boone es un niño de quince años que tiene síndrome de savant. Tal síndrome es una condición en la que una persona con una discapacidad mental –tal como un trastorno del espectro autista– demuestra capacidades prodigiosas o habilidades mucho mayores a las que se consideran normales en áreas como el arte, la percepción del tiempo, el calculo matemático y las habilidades mecánicas y espaciales. Cristopher es el protagonista de The Curious Incident of the Dog in the Night-Time (el curioso incidente del perro a medianoche) libro de 2003 escrito por Mark Haddon. Cristopher esta dotado con un cerebro lógico al extremo y una memoria prodigiosa, es capaz de entender y de relacionarse a la perfección con los animales pero no tiene entendimiento de las emociones humanas.

A pesar de todo esto y de su autismo el personaje central del libro logra generar ciertas reflexiones en torno a cuestiones fundamentales humanas vistas desde la perspectiva de la extrema lógica. Y a mi me gustaría resaltarlas aqui:

 1. la muerte y porqué el cielo no puede estar en el universo  

“El esposo de la señora Peters es un vicario llamado Reverendo Peters y el viene a nuestra escuela algunas veces, y habla con nosotros, y yo le pregunté dónde estaba el cielo y él dijo, “no está en nuestro universo, Es otro tipo de lugar por completo”. Read More…

Charla de Campo Ricardo Burgos López en el ciclo de cf Mil Inviernos

Captura de pantalla 2014-04-09 a la(s) 19.04.08

El siguiente es el registro en audio de la conversación del escritor Campo Ricardo Burgos López en la primera jornada del Ciclo de Charlas de CF Mil Inviernos en la corporación Los Funámbulos.

Crédito de audios: Lolo el rolo 

 

¿Cuál es
la función del clon en tu literatura y en la visión que tienes de la literatura,
de la ciencia ficción y de tu escritura?


 ¿el clon
de Borges no es tan clon de Borges entonces?

¿Cómo es
la lectura que tú haces desde la ciencia ficción y la fantasía de la literatura
seria o canónica?
Así se
denominen ateos, los autores de ciencia ficción y fantasía son religiosos, coméntanos
sobre esa idea.

Read More…

Campo Ricardo Burgos López contra los clones. Charla de cf en el ciclo Mil Inviernos 2014

campo ricardo

Ayer tuvo lugar la primera charla sobre ciencia ficción organizada por Mil Inviernos como parte del Festival Paradise Now de la corporación Fonámbulos/Teatro la Macarena. Esta primera charla contó con las eruditas palabras en el tema del escritor bogotano Campo Ricardo Burgos López. López nació en Bogotá en 1966, es graduado de psicología de la Universidad Nacional de Colombia y es magíster en literatura de la Universidad Javeriana, además trabaja como profesor universitario. En 1993 Campo Ricardo obtuvo el Premio Nacional de Poesía-Colcultura con Libro que contiene tres miradas y desde ese momento ha sido publicado en diversas antologías de la poesía colombiana. Sus cuentos han sido incluidos en libros como Cuentos de Ciencia Ficción y en Contemporáneos del Porvenir – Primera Antología de la Ciencia Ficción Colombiana. La narrativa de ciencia ficción en Colombia, ensayo de su autoría fue publicado en Literatura y Cultura. Narrativa colombiana del siglo XX. En 2007 compiló la Antología del cuento fantástico colombiano. También es autor de José Antonio Ramírez y un zapato de 2003, Pintarle bigote a La Mona Lisa: Las Ucronías de 2009 y el Clon de Borges de 2010.

Andres Felipe Escovar estuvo a cargo de moderar la charla que empezó con una discusión en torno a la figura del clon, central en el último libro de Burgos y como un elemento importante dentro del mundo de la literatura. Algunas de los temas que se discutieron aparte del clon fueron: los originales y las copias en la ciencia ficción colombiana y mundial, la relación de la ciencia ficción y la fantasía con temas como la música y el cine, la literatura de Borges, la religión, las ciencia ficción como una literatura para adolescentes y el realismo mágico.

A continuación compartimos el registro en video de la charla de Campo Ricardo Burgos. El registro en audio  organizado en torno a las preguntas que Andrés Felipe le hizo a Burgos y a las preguntas del público puede encontrarse: aquí


Video streaming by Ustream Read More…

Diario de una expedición a través de Venezuela y Colombia 1906-1907 de Hiram Bingham

Image

En 1906 Hiram Bingham –el conocido explorador y político norteamericano, célebre por ser reconocido como el descubridor de Machu-Picchu[1]— se embarcó en un viaje que lo llevaría de Caracas a Cartagena. Estas dos ciudades eran el comienzo y el fin de la ruta que en 1919 haría Simón Bolívar llevando sus tropas libertadoras entre los dos países. Aunque para ese momento parecía imposible realizar este recorrido, Bolívar lo logró. Desafortunadamente en el camino muchos de sus soldados murieron así como todos sus animales de monta y de carga. Aún así la historia nos cuenta que esta travesía titánica liderada por el libertador culminó con la expulsión del poderío español del territorio colombiano.

Bingham decidió lanzarse a la aventura de hacer este recorrido cerca de noventa años después cuando se dio cuenta de que los mapas y los recuentos históricos disponibles no eran suficientes para hacerse a una imagen del recorrido de Bolívar. Bingham llegó a la conclusión de que “si deseaba comprender este periodo de la historia de América del Sur, sería necesario para mi emprender esta expedición que tuviese por objeto no sólo el estudio del país donde Bolívar vivió y luchó, y una visita a los escenarios de sus más importantes batallas, Carabobo y Boyacá, pero también una exploración de la ruta de su más celebrada campaña (Bingham 1909, v). Read More…