Tag Archive | epístolas

Carta a un novelista raro

Esta carta forma parte de una serie de respuestas de Julián Andrés Marsella Mahecha a la numerosa correspondencia que recibe  a diario de aspirantes al mundo del parnaso literario, cultural y académico.

novelista

Señor mío: es usted un trapacero, un soberbio como todos los que presumen modestia. Sus temas excéntricos no son más que un escapismo a su vida de mierda y a la sociedad de mierda que le tocó vivir. Hace gestos neoborgianos y busca serle gracioso, como cualquier truhán, a los académicos del país de Borges.

 ¿No se da cuenta, bellaco, que usted debió dedicarse a conducir un autobús de servicio público y a escribir florilegios que gustaran a las señoras? Así tendría más dignidad y mucha más altura en el arte poético.

He leído, con detenimiento, sus ensayos llenos de entelequias y erudición propias de los que se apoltronan en los congresos de profesores de literatura;  el reconocimiento que se le hace es una nueva legitimación de la academia,  como si esta tuviera algo creativo que expresar. Y usted es el peor ejemplo de ella: sus respingos de hombre de cultura cosmopolita solo pueden enternecer a quien advierte que, tras su figura, hay un cúmulo de desgracias que usted ha tapado, no por dignidad sino por infamia pues usted teme a la humildad.

Read More…

CARTA A UNA SEÑORA MALPARIDA

Esta carta forma parte de una serie de respuestas de Julián Andrés Marsella Mahecha a la numerosa correspondencia que recibe  a diario de aspirantes al mundo del parnaso literario, cultural y académico.    
monja_fuck

 

 

El homosexualismo me ganará la partida, pero ello no es óbice para no condescender con su majadería,  señora puta. Usted se preguntará por las razones de mi carta, pues estas no son más que responder a sus constantes alusivas a nosotros, los escritores pobres y feos. ¿Acaso cree que todo aquel que garrapatea palabras, es publicado por Alfaguara, malparida? Yo sí que tengo garrapatas, son tan grandes que parecen cucarachas, con decirle que en mi vello púbico son tan gordas como escorpiones. Así que no crea que usted es la única con venéreas en este lumpen. Porque acá, lejos de lo que usted cree, en su distancia aristocrática vulgar, no se pasa hambre ni dejamos morir de hambres a nuestras garrapatas ni a nuestras ladillas.

 Cabe resaltarle que su posición como editora prestante de una honorable revista me conmina a las arcadas. Usted y su publicanzucha, llena de obsecuentes disfrazados de irreverentes, no merece ni un auto de fé. Porque, déjeme decirle, usted es tan dócil como cualquier prostituto de 13 años; pero al mismo tiempo es tan dañina como cualquier prostituto de 13 años. Porque lo suyo es dar cuchilladas trapaceras. Se cree muy europea con sus comentarios ácidos dignos de Virginia Woolf, pero usted de Virginia ni lo Virgen y se lo está diciendo un señor que es toda una señora virginal, muy a su pesar; como, muy a su pesar, se está escribiendo la mejor obra en los márgenes de su canoncito.

He visto a tanto mequetrefe mascullar su nombre como un trofeo, que sonrío con ternura al imaginar que todos esos borrachos son vistos por usted con desprecio, y no porque a usted no le guste el alcohol, más bien lo digo porque usted, señora malparida, solo gusta de la cocaína más refinada y los amantes más refinados. Por eso yo nunca seré nadie en este país de mierda, porque jamás me atrevé a comerme su panocha espolvoreada de esa sustancia orinada por satanás. Porque satanás es el que controla el negocio de la droga y también el de las letras. Ayer hice una pastoral que jamás usted tendrá el privilegio de leer porque vive muy ocupada haciendo aspaviento de su sobrino illuminati, que de seguro ya la tiene como víctima para la hoguera.

Porque usted es una bruja, y ni su familia tolera sus aires de persona inteligente y marginal, cuando todos saben de su vocación desmedida por besar culos de políticos con ínfulas de intelectuales y gramáticos. Usted no es más que otra pieza que compone este círculo lleno de mentiras, conformado por los más mediocres que se las dan de venenosos, como la sátrapa de Laureano Gómez que se decía todo un intelectual, mientras atrás estaba atizándole el culo a cuanto poeta con visos rojitos veía.

 Y no hay que olvidar cómo usted ha ensalzado a los intelectuales que apoyan a asesinos de cualquier laya para hacerse los políticamente incorrectos. Cuando la verdad lo único que han hecho de incorrecto es vivir. Porque es que uno, como poeta a punto de ser asesinado por cualquier sicario de clase alta o barriobajero acomplejado, sabe cuál es el mecanismo de la cucaracha que usted lidera, sabandija.

Para muchos de mis conocidos más simplones, usted es la caraza bonita de las letras nacionales. Para mí, usted no es más que la vergüenza puteril de estos chismes provinciales devenidos revista cultural.

La cara más linda de nuestras tierras es la del Topolino Zuluaga, y eso ni ud, ni los de su estofa lo advertirán jamás.

Julián Andrés Marsella. Fosca, Cundinamarca. 2015

Carta a un joven reptiliano

Como todos los martes, reproducimos una nueva respuesta de Marsella a sus corresponsales, por lo general, aspirantes al mundo del parnaso literario, cultural y académico.  

p.txt

 

En el inicio de tu apellido está la prueba irrefutable de tu progenie, Lizar-d.  Dios creó a los reptilianos y los reptilianos te crearon a ti para refutarlo como parte de un plan divino de la insensatez.

Te comportas como el típico fanboy americano solo que, en lugar de ir al superbowl, lees papers para sentir que estás en el equipo de los vencedores y denostas, como lo hicieron los jueces de la inquisición, a aquellos que no se pliegan a tus creencias y evidencias. Si para algunos fue sacra la imagen de vírgenes que conciben dioses, para ti es la de un sello editorial que se acredite publicar a los premios Nobel de física, química y medicina.

Eres de los imbéciles más útiles que he conocido. Crees que la aventura más vertiginosa de la humanidad  sucede en el espacio libre de un laboratorio, libre de poder, de rencillas y de caca… lo mismo que los monasterios lo fueron durante tanto tiempo para los creyentes.  Haces campañas en pro de la defensa de la vida sin saber que tus enunciados son hechos por esos reptilianos que desean exterminarnos.

No puedo negarte que hay momentos en que no sólo deseo abofetearte sino escupir en tu jeta para hacerte sabedor de mis sentimientos para ti. Pero recobro la cordura y sé que la vida se encargará de cobrarte; habrá un momento en que la misión reptiliana a la que perteneces, habrá fagocitado todas tus energías y serás un lapo miserable que se autoendiosará diciendo que fue un escéptico.

Read More…

Así acaba el mundo para Álvaro Cristancho Toscano: una entrevista reveladora

Álvaro Cristancho Toscano es Escritor y Poeta colombiano, nacido en Labateca, Norte de Santander, el 23 de febrero de 1960. Autor de más de sesenta obras controvertidas y audaces, preñadas con una descarga de imaginación y originalidad impensada. En ellas aborda temas de Economía, Filosofía Pura, Teología, Sociología, Psicología, Medicina, Astronomía, Geología y Política, entre otras materias de actualidad. Escribe en prosa o en verso, haciendo uso de los distintos géneros literarios, sin ningún grado de dificultad a la hora de querer plasmar sus ideas. Solo necesita de una semana para escribir una novela de hasta doscientas páginas, tal es, la recientemente escrita: ASÍ ACABA EL MUNDO. Algunas de estas obras se pueden leer online  –buscando su apellido por C- en la página ellibrototal.com 

Mil Inviernos tuvo el gusto de hablar con este prolífico escritor nortesantanderano y preguntarle sobre su obra y su visión futurista del mundo.

Mil inviernos: ¿Cómo se inició en el mundo literario?

Read More…