Tag Archive | el arte de la guerra

Algo raro: Fogwill, la masturbación y el arte de la guerra

– Discúlpenme un par de minutos, chicas…- y ya iba rumbo al mostrador cuando su arquitecta le tomó un brazo, y haciendo con la otra mano una señal que imitaba la amenaza dirigida a un niño, dijo:
-¡No vayas a hacer nada raro!

Raro, pensó en el baño. Algo raro es lo que haría un hombre de verdad: una paja brevísima en el baño, para poder pensar en otra cosa, que aunque se trate de su fracaso, siempre será algo mejor que la conciencia de haber sido juguete del snobismo de una mujer, dirigido al mismo objetivo ancestral de la especie: reducir al macho a una posición de la necesidad.
Arte de la guerra, capítulo cuarto: poner al enemigo en una posición de necesidad, pensó.
Pero, pensó, primer capítulo: llevar al enemigo a una guerra no deseada es el primer paso hacia la victoria perfecta.
Ganan ellas: lo sintió sin palabras. Estaba imaginando que los tres estaban en los sillones del estudio, mirándose y masturbándose durante un juego cuya única regla era que ninguno podía tocar el cuerpo del otro.
Pero, pensaba volviendo a la mesa, basta suponer que esto es una guerra para haber perdido el primer combate, que es el definitivo. Ahora sólo me faltaría que ella vuelva a su relación con aquel amante y sentir celos para hacerla feliz.

Extracto de En otro orden de cosas. RODOLFO FOGWILL. Mondadori, 2002