Tag Archive | David Lynch

Batman y Superman

Dos viejos multimillonarios (que se autorepelen) a punto de morir de cáncer se preguntan sobre la moralidad, la existencia, la ecología, el futuro, la muerte, Emmanuel Swedenborg, la inutilidad de la persistencia y las leyes de la física.

Van  de un café en otro, sin ayudar a nadie ni intervenir en las desgracias humanas.

Uno es  un viejo tirano decadente,  con rasgos de demencia senil, algo  parecido al  despreciable Ríos Montt.

Ha robado, ha mentido, ha saqueado,
ha vivido
así, de esta manera, General.

batmanviejo

El otro es un viejo vanidoso insoportable, algo como Vargas Llosa, pero con la resaca después de la embriaguez del neoliberalismo.

El cáncer del siglo XXI es el infantilismo de los superhéroes y el sexo entendido como un recreo.

Un párroco  los maldecirá y les hará ver como un par de idiotas que merecen arder en el infierno si este existiera , pero como decía Aldous Huxley tal vez el planeta Tierra sea el infierno de otro mundo y es aquí donde solo podrían tener lugar este par de diablos imbéciles.

En un café un viejo vomita sobre su cena y empieza a hacer círculos que crean un agujero negro, allí caen ambos superhéroes en donde encuentran sobre un radiador a la niña de Eraser Head de David Lynch y les llama a ambos sus perritos y ellos ladran y empiezan a olerse el culo entre ambos.

EL cáncer ha avanzado lo suficiente y el médico es David Bowie que les receta opiáceos, ellos se teletransportan a los años 50 y en un buque hacia Panamá mueren conectados a sus jeringas.

Una historia verdadera de David Lynch

una-historia-verdadera-4

«Una historia verdadera» fue un trabajo en el que se unió Disney con David Lynch. Pese a las sospechas que pueden nacer con el primer nombre, la huella de Lynch permite que la tragedia se palpite en cada movimiento y que la senectud del protagonista campee en medio del silencio y las grandes plantaciones, desparramadas a ambos costados de una ruta. Esta película es precisa para poder dormir con la franqueza de la desaparición que crece en nuestras venas y sueños. Es hora de cabecear como loros enjaulados:

 

 

Una entrevista a David Foster Wallace (subtitulada)

DFW

Si David Foster Wallace hubiese tomado un año sabático, escribiría una hora y el resto del día lo ocuparía en comerse las uñas porque no escribe, al menos, eso le dijo a Charlie Rose en la entrevista que a continuación presentamos, hecha en 1997. En ese mismo encuentro aseveró que no estaba listo aún para tirarse desde la terraza de un rascacielos; tuvieron que pasar trece años, no para que se precipitara de las alturas pero sí para matarse:

 

La miseria de un elefante absurdo

Cultiva tu miseria,
hazla perdurable,
aliméntate de su savia,
envuélvete en el manto tejido con sus más secretos hilos.
Aprende a reconocerla entre todas,
no permitas que sea familiar a los otros
ni que la prolonguen abusivamente los tuyos.
Que te sea como agua bautismal
brotada de las grandes cloacas municipales,
como los arroyos que nacen en los mataderos.

Fragmento de poema Grieta Matinal, Álvaro Mutis.

Como agua bautismal, este mediocre hombre padece un extraño caso que se le manifiesta tardíamente en el que se transforma en Elefante. No es el clásico caso de elefantiasis, como el que padece Joseph Merrick» El hombre elefante» llevado a la pantalla grande por David Lynch, sino que este corto, dirigido por  Pablo Larcuen, es un caso más absurdo, como el del personaje de Jean de Brunhoff, el Elefante Babar.

ELEFANTE from Pablo Larcuen on Vimeo.

Jimmy’s end, una película a la Lynch de Alan Moore & Mitch Jenkins

mitch

Dirigida por Mitch Jenkins y escrita por Alan Moore, Jimmy’s end sigue a James Mitchum, un hombre perdido en la noche, que llega a un bar, extrañamente familiar, en donde encuentra una serie de personajes extraños en medio de situaciones grotescas. Con una atmósfera demasiado familiar al universo de David Lynch a la inglesa, se destaca la excelente dirección de fotografía de Trevor Forrest (No podría ser de otro modo, siendo dirigido por Jenkins quien destaca como fotógrafo comercial). Podríamos decir que uno tiende a esperar  de Alan Moore al frente de una película algo más que un remake bizarro de David Lynch.

 

El primer film de David Lynch

Jaime Navarro dijo que somos bolsas de mierda que pueden estallar en cualquier momento y eso, el estallido, no depende de nosotros salvo que se tenga el impulso suficiente para rasgarse y derramarse por el suelo a voluntad propia. Todo es voluntad, decía Jaime y encendía otro cigarrillo cuando el viento ya no soplaba y él dejaba de maldecirlo porque todo, absolutamente todo, jugaba en su contra siempre. La caca, cuando sale por la boca, se convierte en vómito, lo demás es caca pura o sangre. Cuando el derrame ocurre de forma no intencionada, se habla de enfermedad; Lynch, en su primer trabajo fílmico, se figura a seis enfermos  rebasados por lo que llevan en su interior. Estallan y se rehacen de sus propios deshechos y del dolor:

El retrato del sueño en la película de culto «Las cartas del gordo»

El joven manos de tijera colombiano.

Alguna vez todos soñamos con el fútbol, con  ser estrellas del rock, con ser grandes escritores o empresarios perfumados de gloria pero Diosito nos dijo que nuestro camino era la ignominia del anonimato: algunos llegaron a ser escritores, pero de columna de opinión; otros, se tornaron en serenateros; los más afortunados, ganaron un torneo barrial de microfútbol; y los otrora empresarios son dueños de barbería donde rasuran los sueños de los chiquilines. Como decía la canción de Los Tupamaros: «todo el mundo necesita afecto, todo el mundo necesita eso, todo el mundo necesita alguien» y Dios necesitó colocarnos en nuestro sitio, para él seguir siendo Dios y nosotros sus más bellos siervos.

Esta película, que sí es de culto, por más que le duela al filiteísmo criollo, se constituirá en el comienzo de una gran historia, una historia donde el homosexualismo se viste de padres de familia, y donde cada uno sabe que todo se está yendo al carajo. Por más que los catedráticos se burlen atricherándose en David Lynch (porque alguien les dijo que era «bizarro»), el gordo y sus cartas volarán como los ángeles bajo una lluvia de tierra caliente.

Video musical de David Lynch

«Crazy clown time» es el nombre del álbum que a fines del año pasado sacó a la audiencia David Lynch. Él fue el compositor de las canciones. Este es el primer vídeo de ese trabajo musical.  Los movimientos repetitivosde los personajes evocan escenas como la de las cartas de amor de «Terciopelo Azul» en donde, mientras Dennis Hooper amenaza con un beso en la boca a su víctima,  una bailarina mayor se sube al techo de un automóvil y danza al son de «In dreams» de Roy Orbison.

El primer sencillo del trabajo de Lynch lleva el mismo nombre del álbum. La voz que percute entre la melodía, es es la del propio Lynch quien pasa por un inocente chico que relata una de sus primeras fiestas desenfrenadas:

Un documental sobre Lynch

A mediados de la decada anterior, David Lynch estaba trabajando en «Inland Empire», en este documental aparecen algunos de los aprietos, dudas y decisiones del director. También es una muestra de la capacidad que Lynch tiene para contar historias, como si fuera un abuelo con copete.

El proyecto online más bello de David Lynch

Como todas las cosas hermosas del mundo, el interview project de David Lynch no tuvo la bulla de obras más escandalosas y vacías. La década que hace poco terminó se cerró con broche de platino (es más caro que el oro).

La obra consistió en recorrer miles de millas de Estados Unidos e ir entrevistando las gentes sencillas que jamás esperan ser entrevistadas por un reconocido director de Hollywood. Esta experiencia la repitió el mismo Lynch en Alemania. Esperamos que Haití sea su próxima sala de operaciones.

Lynch en cada entrevista aparecía haciendo una lacónica presentación.  Siempre usó el mismo vestido, el mismo escenario y sus mismos pelos parados.

La presentación del proyecto por su creador:

 

Interview Project en USA:

http://interviewproject.davidlynch.com/

Interview Project en Alemania:

http://www.interviewproject.de/

Interview Project en Haití:

Para el futuro.