Tag Archive | Cyborg

Aporofobia y Desiderátum, por Luis Antonio Bolaños de la Cruz

Vuelve a Mil Inviernos, la joya secreta de la ciencia ficción colombiana, Luis Antonio Bolaños: en esta ocasión nos presenta OTRA VIÑETA DEL IMPERIO DECADENTE, serie de la que  hemos publicados otros relatos, igualmente que de alguno de la Periferia del Imperio.


Aporofobia y Desiderátum

Por Luis Antonio Bolaños de la Cruz

 

tomado de reddit

Otra viñeta sobre el Imperio Decadente

Soy Maggiori, un ex-soldado imperial y ahora homeless repleto de prótesis, injertos crecedores y discos de tejidos reparadores, deambulando por los pasadizos que conectan un nivel de la megaciudad de Mogul con otros, empujado cada vez más abajo por los “demoledores” de las omnipresentes cohortes de seguridad, siempre altaneras, ríspidas y discriminadoras:

Me mezclo en las multitudes de comensales (referidos a aquellos pánfilos dedicados a la degustación y la alimentación pagada o gratuita que se trasladan con lentitud para ir probando cada plato ofrecido), viandantes (congruentes con los pazguatos que pasean y se mueven por el paisaje urbanita sin usar vehículos, aceras móviles, cintas veloces, puentes aéreos con o sin tobogán o discos antigrav), convidadores (babiecas dedicados a mirar como papanatas, siguiendo las indicaciones, anuncios y propagandas que titilan en paredes, cristaleras, semáforos o encrucijadas y que se trasladan según las programaciones e instrumentos de la central metropolitana).

Gracias a los segundos como, a los terceros me siento aún parte de la población y con los cuartos enarbolo un motivo para burlarme y percibir la trascendencia durante un momento, pero eso no dura cuando me tropiezo con los primeros porque empieza a doler y si lo machacan a uno, algo de la fisiología prestada dejará de funcionar, los mecanismos auxiliares se encontrarán entorpecidos por averías y correré riesgos insoslayables porque en el hospital ya me han declarado “atiborrado” o sea que me suspendieron cualquier intervención por excedente y porque el imperio ya gastó demasiado en recomponerme y no existe posibilidad alguna de que me regenere, cure o transite hacia alguna clase de operatividad bélica.

Me ubico detrás de un vejete delgado y vivaz, pero con la tendencia a quedarse inmóvil durante un rato mientras revisa bolsillos y pakeflots (bandejas antigrav para transporte liviano de objetos y compras) a su alrededor, por un lapso funciona a pesar de lo cual termino tropezando con su sandalia y de inmediato un “demoledor” me propina un par de collejas aturdidoras y dentro de su comportamiento habitual casi amables, igual se interpone en mi ruta desviándome hacia una larga voluta móvil que desemboca un par de niveles más abajo frente a la pared ciclópea de un bloque residencial temporal, manchada de bermellón, característica de  la presencia de garets de Rafalamensioka, felinoides colectivistas o chijuloques de Mogh-Phofma, musteloides cazadores, especies humanoides cuyos orines concentrados disuelven cualquier sistema de evacuación de residuos estampando así su coloreada firma en la urbe.

Por contraste en los niveles superiores existen mecanismos deglutivos-transformadores de restos que desparraman figurillas diminutas que encarnan a los héroes citadinos por alamedas y pérgolas, tosca manera de discriminar segmentos de población mezclando procedimientos de propaganda bélica y reciclaje segmentado.

Son comunes a todos los niveles los Mallepiés (mallas múltiples constituidas por cabezas y brazos y otros artilugios extensibles o desplegables que se multiplican y replican merced a minifactorías robóticas que responden al entorno) de muy versátiles contornos dedicados a limpiar, embellecer, atender plantas y jardines, servicios de comida y los holomonsestáticos (variedad de dioramas que relatan historias cortas de distinto tipo, con frecuencia de exaltación bélica, que se encuentran diseminados por cualquier sitio), son permanentes (cada cual posee un CUF o Código de Ubicación Física  al estilo del posicionamiento global), pero siendo los transmisores y vociferantes, aunque cercados con muros de ruido blanco, por lo cual pasas de uno a otro sin mezclar lo que oyes ni confundirte, ofrecen juegos de tres en línea, y debes quedarte envidando un rato para lograr hilar tres respuestas seguidas, y así recibir una recompensa que te entregan de inmediato, o sea Panem et circenses,

Lo cual no se aplicaba a los glocois, burbujas flotantes de rumbo aleatoria que cumplían similar función de exaltar los valores imperiales con lemas, imágenes, cifras, deslizándose fluidos y continuos por su superficie esferoidal, que se desperdigaban por doquier, aunque es más difícil que capten la atención de la gente -ya que no usan sonido-, convencida que vigilan y filman para pescar disidentes sospechosos

 ***

Maggiori recuerda Pelgoba, su planeta de origen, de enormes praderas y llanuras cultivables, donde los cereales crecían repletos de espigas y granos, el cielo brillaba magenta y las faenas eran fáciles y las jornadas no llegaban a agotarlos; y una tarde, aún adolescente, cuando se acercó a un “circo de diversiones gipsie” antiquísima manera de presentar espectáculos extraños que de alguna manera quedaron colgados de anzuelos culturales o extraviados en resquicios étnicos o provenientes de especies apenas humanoides que provocaban sensomociones e intensas pulsiones que intersectadas con intereses múltiples de los aburridos granjeros que visitaban les consentían a los gipsies llenar sus baúles de medios de cambio para adquirir combustibles y bastimentos que les permitían mantenerse en éxodo permanente.

Gypsy Vardos in Mythopoeia, photo by PJ Trenton

Investigue: Durante su uso los resultados que arrojaba la aplicación de la app-red -que nuestro CEPI o Centro de Estudios Planetarios Interconectados sustentaba- se fueron apiñando en un gráfico de rango alto, podía aceptar la manera como la app-red local lograba que un problema matemático de búsqueda de pareja, en apariencia complicado, se resolviera involucrando recursos de ecuanimidad mientras se recurría con equilibrio a las reglas de probabilidad más sofisticadas sin reticencias, además con ciertas derivaciones fácticas (los datos de la troupe), podía ser resuelto de forma semi-intuitiva si el problema se iba desplegando por palabras claves y se presentaban los avances mediante respuestas simples, con rangos que incluían formas y medidas, temperamento y preferencias sexuales y abrigado por un contexto casi tan natural como resultaba ser el circo de diversiones “gipsie” expandido en una pampa cerealera exótica, lo cual concedía fuerte concreción a mi fantasía.

Read More…

Sibilancias imperiales en Punto de Convergencia

16754023_10154297614706546_1288727387_n

Ser serio no es ceremonioso, todo lo contrario, es darle paso a los silbidos en lo profundo del tórax y del alma a esas contracciones de la existencia humana y sobrehumana y posthumana.

Los cyborgs están asmásticos como los fantasmas, y uno en su cuarto tose consecutivamente hasta que el aire semeja una lluvia de dardos sobre los alveolos, lo que provoca que se cree un portal y en ese portal aparecen los gestores culturales para promover los frutos del paraíso asmático.

De modo que el día viernes 24 del año en corriente, el editor y matemático Mario Torres Duarte, organizador de los Puntos de Convergencia, en donde discurren los mayores poetas y escritores de la movida actual cultural, ha tenido a bien invitarnos a su espacio con ocasión de charlar en torno a los vericuetos y laberintos de laya homérica que trasuntan la nouvelle The Lola Verga’s Big Band.

En este orden de ideas, se abordará la temática de la conspiración propia de los crononautas paridos por el señor Dante Alighieri, tampoco se evitará abordar el espinoso tema de los periplos que cobijan a historias tan disímiles como las de Simbad o RiverWorld.

En consecuencia, están todos invitados a este convite de letras en donde no faltarán viandas ateridas de ternura, desolación y prístinas sonrisas.

Fecha: 24 de marzo. 

Hora: 6:30

Postdata: se recomienda llegar con anticipación pues el recinto estará abarrotado de ángeles. 

A modo de epílogo, los tentamos con las reconfortantes palabras del joven poeta doctor Juan Cruz Bordoy, y aprovechamos la ocasión para desearle la mayor de las suertes en su nueva aventura cinematográfica.

LA SALUD

Sirve el ser a su salud cual tan primordial deber.

Mil beldades en alud, no lo harían desfallecer.

Más encauza en el sentido que da luz al florecer,

de ser vida y ser vivido presagiando amanecer.
Aquella tenue existencia es la gota que pasible
perla ese mundo de ausencia y lo lleva al mar temible.
Allí el equilibrio muere, lo tan buscado se olvida.
Y la pena que allí fuere se descalza de la vida.
¿Para qué enterrar sus huellas si no se camina a un cielo?
¿Quién se encargará de ellas cuando estemos bajo el suelo?


Juan Cruz Bordoy

 

Presunción humanoide

WP_20140825_003

He renunciado a ti
como lo hace el mendigo
ante el juguete caro
que llevaría a su hijo
En la voz de José José

Cayó con el traje puesto y las decepciones necesarias para fijar la mirada en lo que ocurre al otro lado de sus anteojos negros.
Una mirada de alguien o algo más, unos ojos adjudicados y pintados sobre esa placa blanca y humanoide que un hacedor, humanoide también, le otorgó sin propósito alguno: como los pájaros apostados en los cables de la ciudad.
Sin la solución del sueño ni la discontinuidad de los mortales brotan los días y las noches y no pasa nada pese a que digan que ha pasado todo: como el sarampión (¡Oh pequeño sarampión/ a nadie matas/ a todos enfermas!).
Bien lo dijo un transeúnte borracho que le conversó una tarde húmeda:
– No me ha pasado una mierda pero mire cómo estoy de vuelto mierda.

Y, si los demás murieron por haber nacido sin vivir, él adolece de eternidad reciclable; alguna vez, en muchos años, flotará por el mar y verá discurrir a los peces que también respiran para morir. Quedará atrapado, junto a delfines y tortugas, en una inmensa red de plástico y será parte del golfo de una isla de basura y flotará hasta un postrer incendio, cuando el resto del planeta también sea tragado por las llamas: como las llamas  engulleron a La Paz y Puno y luego mugieron imitando a vacas viejas.

Fue enviado como cirujano o paciente y, en ambos caso, padece la resaca de no tener resaca ni un solo recuerdo que recrudezca su un asomo de desdicha. Porque, salvo por el Asperger vinculado a su irrefrenable deseo de masturbarse, no hay más afección.
Los que esperaron a Godot tuvieron la certeza de que algún día iban a morir pero él no ha nacido y no perecerá.
Cuando ya esté calcinado junto a todo el planeta, su espera continuará aunque sus formas hayan pasado por dispares metamorfosis, transformando a su espera en algo limítrofe con la nada sin ser nada o no ser nada.

Convocatoria Cyborg Post Porn

via Quimera Rosa 
tumblr_inline_n9jo9yzoqz1qzptcf

 

< english available in pdf>

En el marco de la edición 2014 de los Encuentros Bandits-Mages (Bourges, FR), la asociación Emmetrop, con el programa It’s Time ha otorgado Carta Blanca a Quimera Rosa para presentar una programación de cortos post-porno.

Para esta programación nos centraremos en vídeos que tengan un vínculo con la figura del cyborg, tal como la define Donna Haraway: “quimeras, híbridos teorizados y fabricados de maquina y organismo”.

Una figura del cyborg totalmente disruptiva respecto al imaginario sci-fi made in hollywood y a la industria de la guerra… Esa imagen de súper humano (hombre), con más fuerza, con más velocidad, con más algo… nunca con más diferencia… siempre con más de lo mismo… más él mismo… gracias a unos cuantos gadgets hi-tech. La metáfora de Donna Haraway nos propone en cambio una figura que escape a una infinita lista de binomios: publico/privado, hombre/mujer, humano/máquina, humano/animal, realidad/ficción, hetero/homo, arte/ciencia, normal/anormal… Por eso haremos especial hincapié en las obras cuyas representaciones/prácticas sexuales se interesan por la producción de identidades desnaturalizantes, híbridas, abyectas, fronterizas, monstruosas, bastardas, quiméricas, mestizas, anormales… Nos interesan unas obras cyborgs que trabajen sobre la dimensión tecno-orgánica del género, sobre lo que Beatriz Preciado ha llamado “proceso de incorporación prostético”.

Animaros.

Las obras pueden pertenecer a cualquier género audiovisual.

Read More…

El amor cyborg del rock

In rock

La capacidad de este superhéroe, homónimo de la banda californiana Y&T, es la de que sus sueños intervienen en el mundo de la vigilia de los demás: un muchacho de anteojos gruesos se tira en su cama a escuchar música en su walkman y queda dormido de la depresión, entonces se convierte en un cyborg preñado de sentimientos cyborgs. Decide rescatar del peligro a la furcia que lo ha enamorado y despreciado por ser un hombre poco atractivo; la salva de los embates de los pillos que juegan con ella y su noviecito lindo. El superhéroe la lleva en sus brazos pero ella también rechaza a ese cyborg salvador y  surgen las lágrimas de la máquina onírica que ha sido condenada a otear la felicidad como una opción inalcanzable. Este vídeo de 1984 renueva la pregunta por la identidad humana y su condición y es, quizá, uno de los efectos colaterales menos considerados de «¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?», compartiendo, también, muchos aspectos de la gran película «Brazil» de Terry Gilliam.

El cyborg superhéroe  le dice a su amor presuntamente humano: «¡Corre, corre hasta el éxtasis!» y ella correrá y se correrá con otros y él seguirá emprendiendo vuelos transatlánticos y escuchando a Y&T:

La música cool del Robot Detective

roboto

El Robot Detective (Robot Keiji) fue una serie tokusatsu de tv, creada por el artista manga Shotaro Ishinomori, famoso por otros trabajos como Cyborg 009 y Himitsu Sentai Gorenger, la primera de la extensa serie Super Sentai.  Shotaro también escribió las letras de las canciones que abrían y cerraban este pionero programa de héroes cyborg. La música de estas canciones fue compuesta por el famoso Shunsuke Kikuchi, quien también musicalizó célebres series como Dragon Ball, Dragon Ball Z, Kamen Rider y Key Hunter.  Debido a la gran acogida que tenía su música dentro de los fanáticos de estas series, la gente llegó a decir que si  Kikuchi estaba a cargo de la música de un programa, éste sería un éxito. (Hosoku Yattemirō también compuso las canciones de apertura y cierre).

Acá los dejamos con los 4 temas de esta serie japonesa setentera:

Read More…

Algunas palabras sobre el matrimonio igualitario. Entrevista a W.U.V.

En estos días está agitado un tema en todas las agendas y cuadernos. Es el tema del llamado «matrimonio igualitario», mejor conocido como el casamiento gay o el matricidio entre homosexuales. Quisimos conocer la opinión sobre la materia de la artista Wanda Uribe Villa, interesada en temas cyborg y moda.

Nos dimos cita en el famoso café encima de Servientrega, cerca al Palacio de La Merced en donde se encuentra la Facultad de Artes ASAB.

niñaw

MIL: ¿El homosexualismo, en su opinión, ha existido desde siempre?

WUV: La homosexualidad ha existido desde tiempos inmemorables. Prueba de esto son las sociedades griegas y romanas en las que se practicaba libremente y las mujeres eran relegadas a la tarea de la reproducción. Posteriormente, en la Edad Media, también existen casos registrados de homosexualismo, sin ser condenados por la Iglesia. En esta época se desarrolló y sofisticó el pensamiento lógico, gracias al clero y la escolástica, y el pensamiento lógico no admite entretenerse en trivialidades como el de la escogencia sexual. En el siglo XVIII, al cual yo pertenezco, era absolutamente normal ver a dos caballeros sosteniendo una conversación formal con sus cuerpos bastante cerca y no era considerado homosexual. Las damas de las cortes eran vestidas por sus doncellas y esto no era considerado lesbianismo.

Read More…

Primer crimen de odio contra un cyborg en un McDonald’s parisino

Tal parece que, al menos para los cyborgs, París no es la idealizada ciudad del amor que nos quieren pintar en cintas como «Paris, Je T’aime» o «Medianoche en París».

Steve Mann es un investigador canadiense reconocido por ser uno de los pioneros de la computación «vestible» y ha trabajado durante varios años en adelantos con Realidad Aumentada. Desde hace aproximadamente 34 años siempre ha llevado un sistema computarizado de visión y es el inventor de eyetap, una tecnología que usa a diario. También se le reconoce por acuñar el término «sousveillance» , que se refiere al hecho de grabar una actividad usando tecnología personal portátil o vestible. (Este tipo de tecnología ha servido de inspiración al escritor de Ciencia Ficción David Brin en su novela Tierra).

El primero de julio, Steve Mann se encontraba con su familia disfrutando las vacaciones de verano en París, aprovechando la oportunidad para familiarizar a sus hijos con el lenguaje francés que estaban aprendiendo en la escuela y, como buenos turistas norteamericanos que se respeten, quisieron ir al McDonald’s a comer. Allí, mientras hacían la fila para hacer su orden, Steve fue parado por una persona que se presentó como un trabajador del restaurante que le preguntó por sus gafas. Este fue el único establecimiento en París en el que le preguntaron al investigador por sus gafas, pero él presentó la carta de su médico que le ordenaba las gafas y fue aceptado como cliente, momentáneamente.   Read More…

Cuando el primer cyborg soñó en colores. Neil Harbisson en #CPCO5

Neil Harbisson es un catalán de nombre sueco que logró ser reconocido por el gobierno británico como el primer cyborg  en el pasaporte.  Harbisson nació con una extraña condición conocida como «acromatismo» que consiste en una ceguera total de color. Paradójicamente, su vida siempre ha estado marcada por el color. «El color aunque no lo veas no lo puedes ignorar».  En la conferencia para Campus Party Colombia versión 5.0, llamada «Colores y ciborgs», Harbisson explicó los motivos por los que se volvió, según su propio concepto, un cyborg, lo que representa y la fundación Cyborg que preside.

El color es importante en la sociedad porque con ello se nombran las cosas: La Pantera Rosa, las páginas amarillas, el pelo rojo; también porque sirve de código: los colores de las líneas de metro, indicadores de ducha, etc; porque el color otorga un valor al arte. Y además porque cada color lleva una connotación inherente a la cultura. Este lugar privilegiado del color en la vida social hace que los individuos con  la condición extremadamente extraña como la de Harbisson se sientan excluidos.

Una frase como esta carecía de sentido para Harbisson.

Para superar esta incapacidad, Harbisson indagó en las teorías de color y sonido, pues intuía que en la equivalencia entre los tonos y la escala cromática estaba la clave. No obstante esos estudios, que encontraba contradictorios entre sí, se consideraba como un sacerdote que dedica su vida a algo que no veía y ni siquiera sabía si existía. Fue en la conferencia cibernética del 2004 en donde conoce al especialista de Digital Futures, Adam Montadon, que le enseña su dispositivo «eyeborg». A partir de este contacto obtiene la prueba de existencia de aquello en que creía: El color existe. (Una nota más detallada sobre este primer encuentro se encuentra en la página de Montadon: Neil Harbisson the cyborgRead More…

Un humanismo para los simios y cyborgs que somos

En el libro Imperio, Michael Hardt y Antonio Negri, se detienen a analizar los orígenes revolucionarios de la idea de Modernidad y cómo ésta se caracterizó ante todo como un proceso seculador que atacaba las ideas de trascendencia (Dios como organizador del orden social) para descubrir un plano de  inmanencia en el que los hombres eran responsables de los asuntos de su propio mundo.  Este descubrimiento, el de la inmanencia, provocó en los primeros pensadores modernos una visión dualista del universo, de la ciencia y el ser: el Hombre adoptó características divinas para organizar el mundo y disociarse de él.  No obstante, también fue esta misma revolución, ocurrida entre los años 1200 y 1600, la que llevó a Spinoza a formular un proyecto filosófico de la inmanencia (Deus sive Natura) hoy retomado  por el pensamiento llamado post-moderno y que hoy es fundamental para preguntarnos sobre el humanismo en una época que atraviesa grandes retos respecto su relación con la naturaleza y los avances científicos que nos hacen  posthumanos.

El humanismo después de la muerte del hombre

Los trabajos finales de Foucault sobre la historia de la sexualidad dieron nueva vida a aquel mismo impulso revolucionario que animó al humanismo del Renacimiento.  El cuidado ético del sí mismo reaparece como un poder constitutivo de la autocreación. ¿Cómo es posible que el autor que tanto se esforzó por convencernos de la muerte del Hombre, el pensador que alzó la bandera del antihumanismo a lo largo de toda su carrera, termine por defender estos principios centrales de la tradición humanista? No queremos sugerir aquí que Foucault se contradice o que ha invertido su posición inicial; justamente él que tanto insistió sobre la coherencia de su discurso. Antes bien, lo que hace Foucault en su obra final es formular una pregunta paradójica y apremiante: ¿qué es el humanismo después de la muerte del Hombre? O, más precisamente, ¿qué es un humanismo antihumanista (o posthumano)? Read More…