Tag Archive | cultura

Epidemia — un relato de @lualducor

11351230_10153442528223812_7448034873593305645_n

Yh8n8bo_ Epidemia es un relato de Luis Alberto Duarte Cortés  que nos permitió reproducir en Mil Inviernos, con licencia en BY~SA 

EPIDEMIA

@lualducor  

Buenas Tardes, señor, señora ama de casa, joven universitario y público en general.

Disculpe si le interrumpo y le quito «un minuto» de su tiempo (relativo a su velocidad de lectura), no le vengo a vender pasa bocas, juguetes, jabones, manillas o cualquier artículo que esté oferta dentro de un transmilenio.

Yo, vengo a compartir y reflexionar. Pero no me malentienda, pues no vengo a recitar un estribillo social proveniente de una cultura marginal y decadente al repetitivo ritmo nasal de un comensal de apariencia efímera, que interrumpe la tranquilidad del transporte público con unos parlantes portátiles ocultando su verdadera intención, bajo la banal excusa de «crear conciencia» e «impartir cultura». Algo que a fin de cuentas «todo el mundo conoce» pero nadie pidió aprender – ni mucho menos, escuchar a las malas en un transmilenio.

subculturamnil

Creo que nadie se ha preguntado alguna vez ¿cómo es el logo de la Coca Cola?

Yo, nunca pedí escuchar el «happy Birthday» en mi cumpleaños o reconocer esa melodía de los «Beatles» que todo el mundo canta y nadie se sabe la letra.

Y si usted alguna vez se lo pregunto, o es de los míos, o sufre de Alzheimer…

¿Ha usted notado, como en cualquier lugar de forma desprevenida y casi subliminal, nos bombardean de información que nunca pedimos pero de igual forma asimilamos de manera casi instintiva?

¿Nota usted como es manipulado de forma sugestiva con pautas comerciales que especulan con: nuestra sed, nuestra hambre y nuestra necesidad de comunicación?

¿Nota usted esa reacción instintiva de rechazo y desesperación ante la soledad?, sentimiento que promociona fácilmente un utensilio, medicamento o un seguro financiero y en caso de ser adquirido genera una dosis altamente concentrada de: dopamina, serotonina y endorfinas, que entregadas directamente a su sistema nervioso central, crean una efectiva sensación de «plenitud y felicidad» cortesía de su cerebro.

cerebrofrito

Sea la respuesta, negativa o positiva, usted acaba de darse cuenta que sufre de una enfermedad degenerativa severa, causada por un endoparásito intracraneal y no es culpa de los transgénicos, insecticidas, químicos y complementos aditivos que consume diariamente.

Investigadores de vanguardia aseguran que es altamente contagioso y se transmite de persona a persona de forma: escrita, verbal y visual.

Read More…

Charla abierta: software, hackers y su impacto en la esfera cultural

62671_10152608172650264_1842603637608017862_n

Muy animada, colaborativa. open source la Charla software, hackers e impacto cultural, orquestada por Luis Fernando Medina (luscus)  en La Redada  el pasado 3 de febrero 2015 … —El discurso abierto de lo hacktivismo.
image

image

—— Archive. org —

Audio Archive > Community Audio > Extrapolaciones: software, hackers y su impacto en la esfera cultural  

Conversatorio llevado a cabo en el espacio de la Redada de la ciudad de Bogotá, Colombia, el 3 de Febrero del 2015. Propuesto y conducido por Luis Fernando Medina C. Grabado por Radio Despertar Libertario http://despertarliertario.com.co

Propuesta: Vivimos en tiempos donde dese los medios hasta la cultura popular insisten en el software como paradigma de distintos fenómenos. En particular la idiosincracia del software libre y la cultura hacker se viene aplicando en diversas esferas, desde el cine hasta la arquitectura. Sin embargo ¿es esta transición tan celebrada siempre fácil? ¿es algo nuevo o tiene ya una amplia historia esta relación no instrumental de una tecnologÃía con la sociedad? mas que una exposición el espacio busca motivar la discusión sobre estos temas para generar puntos de encuentro, conocerse y fortalecer las redes de personas que trabajen estos temas o esten interesadas en ellos, mostrando que a pesar de las dificultades, la colaboración, el código abierto y la Ética del hacer son alternativas al sistema imperante.

——

El Biblioburro, tecnología precaria de alto impacto social.

Luis Hernando Soriano, artífice del Biblioburro, se lamenta de que en el Magdalena no haya ríos, ni siquiera caños, como ese que apesta a la entrada de Bogotá, por el calor que hace en esta región. Calor que sobrepasa los 40 grados. «Yo soy tan blanco como tú», me dice, tal vez para hacerme una idea del intenso calor y los fuertes rayos de sol que debe soportar en sus jornadas cotidianas, que le han generado un bronceado característico de la zona de donde proviene.

El colombiano ejemplar, en cultura, del año 2013 por El colombiano, agradece a Dios por su vocación como maestro. Yo lo veo como una encarnación  del sueño de Ray Bradbury, en Fahrenheit 451, pues Soriano ha encontrado la manera de preservar la memoria y sabiduría contenida en los libros, a través de sus burros que ofician de bibliotecas itinerantes.

Read More…

I Concurso de Creación Literaria de la revista i.letrada, revista de capital cultural.

Image

En Milinviernos nos encantan los cuentos, las poesías, las crónicas y los microrrelatos. También nos gustan los concursos y los alicientes para escribir y para trabajar mucho más cuando estos vienen en forma de certificados, publicaciones y dinero. Por eso, si a ustedes les gusta algunos de los ítems mencionados anteriormente y además es menor de 30 años, podría participar en el I Concurso de Creación Literaria de la revista i.letrada, revista de capital cultural. 

Las bases del concurso son las siguientes:

  • Pueden participar colombianos y colombianas entre los 18 y los 30 años (que al 1 de enero de 2014 no hayan superado los 30).
  • Deben ser obras inéditas y que no hayan sido premiadas en otro concurso. Además deben estar libres de cualquier compromiso editorial previo o simultáneo.
  • Los textos se deben enviar en formato word, hoja tamaño carta, fuente Times New Roman de 12 puntos, interlineado de 1.5 y márgenes de 3x3x3x3.

Las especificaciones de extensión son:

  •  Cuento y crónica: máximo 6 cuartillas
  •  Poesía: de 1 a 3 poemas que ocupen máximo 2 cuartillas.
  •  Microrrelato: 3 microrrelatos de máximo 500 palabras cada uno.

Para mayor información sobre i.letrada y para consultar las bases del concurso: http://i.letrada.co/blogs/paraguero/2013/10/17/i-concurso-de-creacion-literaria/

Descarga libro: Arte y cultura en circulación: introducción al derecho de autor y las licencias libres

descarga libro Arte y cultura en circulación

Un libro fundamental para que  cualquier persona tenga una referencia para entender la dinámica actual de los derechos de autor en relación al arte y la cultura “en circulación”. Este libro trata de profundizar en lo problemático del concepto de «propiedad intelectual» y al mismo tiempo, propone  la exploración de alternativas de producción cultural, basadas en modelos más abiertos y flexibles, como las licencias abiertas y/o libres, tipo Creative Commons, que es la licencia bajo la cual se publica este libro digital.

El origen de los capítulos de este libro son las clases del curso online “Arte y cultura en circulación: introducción al derecho de autor y las licencias libres” organizado en conjunto por ÁrticaCreative Commons ArgentinaFundación Vía Libre y LibreBus Cono Sur, entre septiembre y octubre de 2012.

Los capítulos de este libro fueron escritos por Beatriz Busaniche, Mariana Fossatti, Jorge Gemetto, Evelin Heidel y Lila Pagola. Todos ellos expertos en materias como la Cultura Digital, Propiedad Intelectual y  Copyleft.

Más info: ARTICA

Los robots ya no son lo que solían ser.

Tomado del flick de vladeb http://www.flickr.com/photos/28122162@N04/ (CC BY-ND 2.0)

La figura mítica del robot  ocasionalmente remonta a  una idea de  desarrollo técnico, junto a la sofisticación de una intricada ciencia, que como resultado produce un artificio tan complejo que podría compararse al ser humano o superarlo en sus potencialidades. Esta imagen  puede generar una impresión aséptica (tanto física como moral) de los robots -como el video de Björk, All is full of love

No obstante, ocurre que muchas veces nuestras creaciones comparten más nuestros rasgos humanos defectuosos que aquellas virtudes que tanto desearíamos legar a las futuras naciones humanas.

En el mismo instante en que la palabra Robot nace, según la anécdota, se encuentra presente la condición circunstancial de los actos humanos.  Casi por unanimidad, se le atribuye el término a Karel Kapec, quien lo introdujo en la obra R.U.R. Sin embargo, alguna gente considera que el verdadero creador del famoso neologismo, se trata más bien del pintor  Josef Kapec, hermano de Karel, en un cuento anterior a R.U.R. Y aquí es donde el propio Karel, en un remoto artículo, explica el origen de la palabra reconociendo en una gran medida la deuda con su hermano Josef para su concepción:

Una referencia para el diccionario Oxford, del profesor Chuboda, que explica el origen de la palabra Robot y su introducción en el idioma inglés, me recuerda una vieja deuda. El autor de la obra R.U.R no inventó, de hecho, esta palabra; él solo condujo su existencia. Fue así: la idea de la obra apareció en un momento desprevenido. Y mientras todavía la idea estaba fresca fue corriendo a donde su hermano, el pintor, que se encontraba detrás de un caballete y pintando con los óleos hasta hacerlos crujir. «Escucha, Josef» el autor dijo, «creo que tengo una idea para la obra.» «¿Qué idea?», el pintor balbuceó (realmente balbuceo porque en ese momento tenía un pincel en la boca). El autor le contó tan rápido como pudo. «Entonces escríbela», contestó el pintor, sin quitarse el pincel de la boca ni parar el trabajo con los óleos. La indiferencia era más bien insultante. «Pero…» el escritor dijo, «aún no sé cómo llamar a esos trabajadores artificiales. Podría llamarlos Labori, pero eso me suena anquilosado.» «Entonces llámalos Robots (Robota significa Trabajo en checo)» el pintor farfulló, con el pincel en la boca y concentrado en su pintura. Y así es como fue. Así fue como la palabra Robot nació; demos este reconocimiento a su verdadero creador.

(Tomado de: Karel Kapec website. Trad, propia)

Atrás quedó el pasado de la arrogada seguridad en el funcionamiento ideal del autómata frente a la naturaleza humana, siempre sometida al influjo sus pasiones e incertidumbres. Se trataba una época en la que incluso se podía confiar el destino de la humanidad a una máquina con un nivel de complejidad mayor que no tenía que atenerse a las imperfecciones de la psicología ni la antropología. Los robots eran los aliados de la humanidad, incluso estaban programados para asegurar la preservación que la propia idiotez de los humanos impedía. Estas funciones eran las que elevaban a los más complejos grados de computo a los robots: «Y sometió su mente a las más altas funciones del mundo de los robots: la solución de problemas de juicio y ética» (Yo, Robot. Isaac Asimov)

Contrario a esta elucubración, toda inteligencia y elevado honor de las abstracciones científicas, que perseguía Asimov en sus utopías robóticas de mediados de siglo XX, encontramos en el año 1963 una propuesta de robot por parte de Jim Henson, posterior creador de la exitosa serie Muppets, para una compañía de teléfonos:

Es claro que el robot de Jim Henson no podría vivir más de un segundo en el universo de Asimov. Se trata de un autómata grotesco y bruto. Un pedazo de lata que disfruta emanando gases como un vulgar camionero ebrio y que parecer divertirse por haber perdido sus funciones reguladoras.

Otra impresión frecuente que inspiran los robots es el de una posible insubordinación contra su creador. Este miedo, precisamente, se puede considerar uno de los pilares del nacimiento del género de la ciencia ficción, cuando de la literatura de horror y fantástica se pasó de un miedo irracional hacia las criaturas exóticas al temor racional y natural por seres que podrían ser construidos por el propio hombre para su destrucción.  Si la definición de monstruo es «lo que excede al hombre» (Sarchman, Ingrid) el robot es por antonomasia el monstruo del siglo XX.

Es bien sabido que el miedo engendra odio, y que el miedo es un impulso natural hacia lo desconocido. Este miedo es característico de las sociedades humanas y, no obstante, el nivel de desarrollo de las sociedades se mide precisamente cuando estas logran superar las aversiones para dar cabida a la tolerancia y las diferencias.

El siguiente video, realizado por estudiantes, revela lo que es característico de las sociedades humanas, segregar al diferente y prejuzgar al otro por su condición:

No Robots from YungHan Chang on Vimeo.

No nos preguntaremos por la calidad ética de los robots en este corto, como bien lo podríamos hacer desde el universo de Asimov; no tendría cabida esa pregunta.

Si la robótica aún parece exclusiva de las agencias espaciales y los laboratorios de tecnología avanzada, la industria de los electrodomésticos está llevando a cabo una agenda por conquistar el futuro de las casas con robots facilitadores de oficio, como los soñaron Hanna y Barbera en los supersónicos.

Una vez el robot se ha instalado en la casa, es natural que sus funciones se acoplen al ritmo de vida hogareño. Y, como se viene insistiendo desde hace varios años, lo regular en la sociedad actual son las familias disfuncionales.  Así es que el robot doméstico terminará para volverse «disfuncional» y adquiendo una serie de patologías que definen la cultura en la que se ha instalado.

Este es el fin. Por lo menos para el universo robótico de Asimov.