Tag Archive | Crítica

“EL AMOR LOCO” DE REBETEZ, UN RELATO Y UNA SALVACIÓN DE LA RUTINA

ZitCrbm1

René Rebetez

“EL AMOR LOCO”, UN RELATO Y UNA SALVACIÓN DE LA RUTINA

Por: Sharon Alejandra Mariño Alfonso

El propósito de este escrito consiste en analizar las categorías expuestas en el cuento “El amor loco” del autor colombiano René Rebetez en torno a las distinciones que establece entre lo humano y lo artificial. Para abordar los principales planteamientos del escritor indagaremos por los aspectos estructurales y temáticos de su obra,  con el fin de identificar aquellos interrogantes propios del género de la ciencia ficción que, más allá de problematizar las condiciones de Tiempo y Espacio, buscan acercar experiencias que cada vez parecen más cercanas.

1134

“El amor loco” es uno de los cuentos que componen la colección Ellos lo llaman amanecer y otros relatos (1996), en él su narrador autodiegético se nos presenta como un escritor encargado de enviar mensajes al pasado mediante un dictado, que bien podrían compararse con las notas de voz que se graban para que después de un tiempo considerable reanuden el trabajo, o para que dejen algún punto claro en medio de la confusión. La diferencia es que Klunk se comunica con un pasado de más de mil años de distancia con el objetivo de estudiar lo que él denomina “la peste sentimental”, producida entre 1930 y 1960. El trabajo de este personaje consiste en aproximarse al tipo de manifestaciones afectivas que tuvieron lugar en estos años, y de los que concluye que “nunca el amor ha sido tan equívoco y la función sexual tan interferida por los sentimientos como en aquella época” (p. 108).

Aunque el mecanismo a través del cual se realiza el puente entre una y otra época no se establece más que por el uso de electrodos y cables que conectan el personaje a una gran computadora, las escasas referencias a esta manera de desplazarse y la facilidad con que se realiza dan cuenta de lo sencillo que resulta asociar esa clase de dispositivos (máquinas, motores, controles, etc.) con una tecnología capaz de comunicar una generación que habitaba la tierra con otra que seguramente merodea en el espacio, recordemos que ya para ese entonces los viajes en el tiempo eran uno de los temas más frecuentes en la ciencia ficción. Suponemos así que no fue por desconocimiento, que Rebetez pasó por alto la minuciosa explicación de este mecanismo, sino que su interés no radicaba tanto en abordar los aspectos técnicos del viaje en el Tiempo, como en la intención de explorar los límites entre lo humano y lo artificial.

Sabemos que la función de Klunk no sólo se reduce a la contemplación de una época lejana, ya que su deseo por redimir algunos errores de su propia vida constituye el principal motivo de su búsqueda en el pasado, lo que nos permite reconocer que dada la cantidad de años que han transcurrido desde sus recuerdos más remotos, hasta el momento presente en el que se dedica a escribir, el protagonista es más próximo a lo que podríamos identificar a un ciborg que a un humano. No obstante, las constantes referencias a los miembros de su cuerpo, (como su epidermis, manos, codos y hasta genitales), desmienten cualquier intento por asociar a Klunk con un organismo cibernético. Pero nos equivocamos si consideramos que la anatomía es lo que diferencia a un hombre de un robot, o que lo característico de un robot es su cableado eléctrico.

Dina, quien supervisaba los dictados que hacía Klunk, era una científica que trabajaba en el laboratorio de cibernética adjunto a la facultad de medicina y con quien el narrador sostuvo una larga relación. Su trabajo consistía en estudiar las múltiples posibilidades del cambio de órganos humanos por sucedáneos cibernéticos, ofreciéndose ella misma como donante para las pruebas hasta que cada uno de sus órganos fuesen reemplazados:

“toda ella, aunque idéntica a la Dina original, era ahora un engendro de metales y de plástico. Su apariencia no había cambiado y su salud era inmejorable: estaba destinada a una relativa inmortalidad” (p.117).

En ¿Qué es la ciencia ficción? (1977), Yuli Kagarlitski dedica un capítulo para rastrear algunas de las obras del género que más han profundizado en los cambios físicos a los que el ser humano se ha sometido con el fin de perfeccionar su cuerpo. Cita un artículo de H. G. Wells publicado en 1914 en donde el autor británico admite que difícilmente podría ocultar un horror indescriptible frente a un “caballero preparado” al que se le ha extraído casi todo el contenido del abdomen y realizado una serie de modificaciones, aun sabiendo que esto ha incrementado su capacidad intelectual y emocional. (1977; p. 215). En el caso de Dina vemos que la sustitución de sus órganos por dispositivos mecánicos no sólo la hacen más hábil, sino que demuestra que a diferencia de Klunk, las emociones no ocupan un lugar relevante ni constitutivo en ese modelo de “ser humano”.

Este intercambio entre lo que podríamos considerar característico de cada especie (la humana y la mecánica), nos permite identificar en el relato de Rebetez que el límite que separa nuestra percepción de lo humano y lo artificial cada vez se hace más difuso. Si bien la legitimidad de las emociones son incluso discutibles en el ser humano, resultan ser más nobles en un robot, que reconoce su incapacidad de ser un hombre y menos reprochables en un humano, que se oculta entre cables y partes cibernéticas.

BIBLIOGRAFÍA

Rebetez, R. (1996). Ellos lo llaman amanecer y otros relatos. Bogotá: Tercer mundo editores.

Kagarlitski, Y. (1977). ¿Qué es la ciencia ficción? Barcelona: Ediciones Guadarrama.

 

Francisco de Quevedo y los géneros de hombres y lectores en el mundo

Quevedo

En 1607 Francisco de Quevedo escribió «El alguacil endemoniado», uno de los escritos que habrían de comprender el memorable volumen «Los sueños» que se publicó hasta 1627; este libro comprende todos los juicios, rechazos y aprobaciones del autor de «El desengaño de las mujeres» y se ha constituído en una pieza con visos fantásticos dada la eliminación de una narrativa en donde se le de preponderancia a lo verosímil.

En cada uno de los cinco sueños hay una nota dirigida al lector, la cual siempre varía y contiene algunas de las hebras que conformaron el tapiz de la escritura de Quevedo y su visión del mundillo de las letras. Les presentamos un extracto del escrito dirigido al lector de «El alguacil endemoniado»:

Al pío lector

Y si fuéredes cruel, y no pío, perdona; que este epíteto natural has heredado de Eneas; y en agradecimiento de que te hago cortesía en no llamarte benigno lector, advierte que hay tres géneros de hombres en el mundo: los unos que, por hallarse ignorantes, no escriben, y estos merecen disculpa por haber callado y alabanza por haberse conocido; otros, que no comunican lo que saben, a estos se les ha de tener lástima de la condición y envidia del ingenio, pidiendo Dios que les perdone lo pasado y les enmiende lo por venir; los últimos no escriben de miedo de las malas lenguas; estos merecen represión, pues si la obra llega a manos de hombres sabios, no saben decir mal de nadie, sí de ignorantes, ¿cómo ´puede decir mal, sabiendo que si lo dice de lo malo, lo dicen de sí mismos, y si del bueno, no importa, que ya saben todos que no lo entienden?

George Steiner habla de su infancia

steiner

George Steiner comparte con Harold Bloom un lugar visible en la crítica literaria pues sus trabajos han desbordado al gremio. Ambos son ampulosos señores que hablan con orgullo de su oficio como educadores. Esto último se debe a lo que Steiner afirma que persiste en la tradición judía: La mayor estima y respeto que se le tiene a un maestro que a un creador. Les presentamos una entrevista en donde este ensayista habla de su infancia, la triple maternidad de lenguas y la forma como llegó a Estados Unidos:

Entrevista a George Steiner from Manuel Antelo on Vimeo.

Sobre Arte al Paso en Bogotá, presentación y temas de salas

Arte al paso

Colección contemporánea del Museo de Arte de Lima

En el Museo de Arte del Banco de la República (22 de marzo al 1 de julio de 2013) – Segundo Piso.  

arteperupaso

 MALI /  presentación  

La sencilla pero elocuente imagen del Museo de Arte borrado realizada por Emilio Hernández Saavedra en 1970, sirve a esta exhibición como punto de partida para examinar un recorrido  específico de la escena artística peruana contemporánea desde fines de los 60 hasta nuestros días y sirve también de retrato auto reflexivo de la institución que hoy alberga esta colección y que, siendo un museo distinto y fundado en este siglo, ocupa hoy el espacio físico de aquel lugar.

Read More…

Eric Bottero, el negativo y la electricidad del alma

Por: Wanda Uribe Villa

 

Wanda Uribe Villa

 

 Eric Bottero

 El negativo

 El negativo, en fotografía, es una película sensible a la luz que después de ser expuesta y posteriormente procesada, produce imágenes tomadas con la cámara  en sus valores complementarios (positivo).

En el negativo, la luz aparece como tonos oscuros y la oscuridad como tonos claros. La luz que allí se refleja, hace que después de ser revelada la película, los haluros de plata se oscurezcan o se aclaren más o menos de acuerdo a la intensidad luminosa; es decir, que a mayor intensidad, más oscuro será el tono que de la película y a menor intensidad, dará un tono más claro. Cando se trabaja en color, no sólo se produce ésta  inversión tonal, sino que, además, se produce una inversión cromática y cada color aparece representado por su complementario.

A partir de un negativo, se produce un positivo, proyectando aquel en un segundo material fotográfico que generalmente es un papel.

No hay muchos referentes que utilicen el negativo como técnica para la fotografía, sin embargo, hay un hombre que utiliza este proceso de la fotografía como una técnica para hacer imágenes sin necesidad de positivarlas:

Eric Bottero

Read More…

Jorge Villacorta, un mito viviente en el arte contemporáneo del Perú

Jorge Villacorta es una persona que en muchas partes del mundo (sobre todo muchos círculos del mundo) no requiere ninguna presentación. El diario La República de Perú lo calificó, no sin razón, como: «probablemente el solitario más asediado de Lima.» (Las dos mitades de Villacorta) Aunque Villacorta no precise presentación, tal vez, por esto mismo, sí necesite de alguna oración para ser invocado.Aquí puedes ver el ritual y oración para llamarlo: Ritual Y Oraciòn a San Jorge Villacorta, patrono del arte contemporáneo pues es bien sabido que, a pesar de ser un abanderado de las nuevas tecnologías, el que Villacorta conteste una llamada de su descascarado celular es un evento que se puede calificar de milagroso.

Con Villacorta en la época que promovíamos el concurso Yo Soy El Robot, en Lima. 2010

Read More…

Jorge Mackenzie de Neurosis a detractores de García Márquez

En el Marco del Conversatorio en la Universidad Nacional de Colombia sobre «Rock, Violencia y Sociedad» organizado por la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios, el guitarrista y fundador de la banda de trash metal Neurosis INC se refirió al premio Nobel colombiano de literatura poniéndolo como ejemplo de la inutilidad de las críticas en nombre de la autenticidad que se le hace generalmente a los artistas.

La autenticidad no se demuestra con palabras, se demuestra es con los hechos y los hechos son los que hablan por uno. O sea, es como decir que Gabriel García Márquez no es un escritor auténtico, pero es que los hechos demuestran lo contrario porque él lleva treinta o cuarenta años escribiendo, ha publicado una cantidad de libros, se ganó el premio Nobel, entonces esa discusión, de si Gabriel García Márquez es auténtico o no, sobra. Entonces es igual en el ámbito del rock.

 Consideramos pertinente este comentario el día de hoy que el escritor colombiano con mayor reconocimiento mundial cumple 85 años, y, al mismo tiempo, se celebran los 45 años de publicación de Cien años de soledad. Hoy, que se ha vuelto pan diario criticar a Gabriel García Márquez, por sus posturas políticas, por baja autoestima cultural, o sencillamente por moda, consideramos que esta crítica, vacía y perezosa, está negándole a toda una nueva generación disfrutar de la riqueza de una de las obras más interesantes de la literatura latinoamericana de los últimos tiempos.

Artículos seleccionados de Rafael Gutiérrez Girardot en Aquelarre (PDF)

Rafael Gutiérrez Girardot fue el único intelectual colombiano del siglo XX, con el mayor reconocimiento a nivel internacional y con la mayor aversión por parte de los medios hegemónicos del país, que lo velaron para siempre de sus famosos tops de intelectualidad provinciana y que aún hoy causan risa por la ingenuidad con qué se preguntan ¿Dónde están los filósofos? sin siquiera reparar en su nombre, ni salir de los Andes,  en busca de una respuesta.

Read More…