Tag Archive | Cavendish

Diario del tour de Francia sin estar en Francia ni con los ganadores. Día 8

Yevgeniy Fedorov ha subido dos puestos en la clasificación general pero continúa ocupando el último. Su ascenso se debe a los retiros de Steff Cras y Mark Cavendish. El británico se fue y esta ha sido la noticia más repetida hoy en el tour; la empresa de superar el récord de Merckx se posterga y es posible que sea la renuncia definitiva del avieso embalador, subió a un automóvil y se retiró de la carretera no sin antes quedar rodeado de periodistas que buscaron algún rictus para llenar del consabido dramatismo a la etapa.

El ciclismo, además de «épica», se alimenta de dolor e instala a sus competidores como unos mártires… sus cuerpos, escuálidos -cuando no son embaladores: estos parecen deportistas de otro espectáculo-, refuerza esa imagen de santones que contrasta con el desenfado juvenil de un muchacho como Pogacar. Ojala su corazón no falle pronto y anuncie un retiro repentino de la alta competencia.

Si Fedorov ayer estaba hermoso, hoy se ha embellecido más aún. Forma parte de Astana, la escuadra kazaja que le jugó todo a un triunfo de etapa de Cavendish – para que así quedara su nombre inscrito en uno de esos récords que se repetirían en las transmisiones futuras de carreras en donde no pase nada y se recuerde al embalador británico junto a nombres como Cipolini, Zabel o Abdoujaparov- y ahora está a la deriva. Algún grandilocuente comparará a este equipo con una de esas embarcaciones que ensalzan para recordar a los que llegaron a América hace siglos: una enorme masa, sometida a la calma chicha, que se extravía en la quietud del océano y sus tripulantes mueren de sed rodeados de agua intomable.

Fedorov está sediento y desorientado. Hoy la brecha entre los dos últimos de la general se ha abierto aún más. Yevgeniy está a doce minutos y diecinueve segundos del penúltimo, Moscon, su compañero de equipo. Hoy el último de la etapa fue Axel Zingle, a más de dieciocho minutos de Pedersen, el ganador de un día donde el equipo de Vingegaard aportó para que hubiera una alta velocidad ¿nerviosismo? Sólo mañana se sabrá si este fue el prólogo de la debacle de uno de los primeros o si esperamos a que paso algo pese a que nada pase en Puy de Dome.

Diario del tour de Francia sin estar en Francia ni con los ganadores. Día 7

 

El último de la general, el último del día, el más hermoso: Yevgeniy Fedorov

Si la hermosura radica en la carencia de cualquier logro, hoy Fedorov resplandece. La justificación optimista de su último puesto en la clasificación general ha sido  arropar a Mark Cavendish para que no quede fuera de tiempo en las etapas de montaña y gane en los embalajes como el de hoy en Burdeos.

La supervivencia del británico hasta esta etapa confiere la conclusión de que Fedorov ha hecho su trabajo. Sin embargo,  su líder ha quedado segundo y posterga la rotura de la marca de victorias en etapas donde está empatado con un ciclista como Eddy Merckx -este es el pretexto para plantear algún interés en etapas como la de hoy-. La forma como quedó segundo es olvidable y, por lo mismo, hermosa: iba convencido de su triunfo y, como si fuera un cervatillo que se sorprende de la embestida de un dragón de Komodo, lo rebasó Philipsen. La cara de susto de Cavendish corroboró que la vejez -en el deporte de alto rendimiento se envejece muy rápido-, si bien no convierte en humilde a un soberbio, hace perdonable su juvenil soberbia. A Cavendish ya muy pocos le pueden profesar la antipatía de hace una década; así como lejanos son aquellos días en que los muchachos solían aferrarse a la insolencia de Peter Sagan: quién iba a creer, en 2013, que ni Froome, ni Sagan ni Cavendish terminarían endosados a la belleza que solo otorga un hundimiento semejante al de los bisoños.

Fedorov no es uno de los nombres que aparecen en casual coloquio ciclista; es como ese humano delineado en la respuesta de un sacerdote católico ante la andanada existencialista de un catedrático que proclamaba la caída del hombre para así ganar los aplausos de sus estudiantes más jóvenes: ¿acaso alguna vez estuvo en las alturas para considerarse caído? Hoy ha ocupado el último puesto en la etapa.

El penúltimo de la clasificación general -su compañero de equipo Gianni Moscon- le aventaja en seis minutos y cuarenta y dos segundos: una distancia más amplia que la que hay entre el líder (Vingegaard) y Pello Bialbo, el ciclista ubicado en la casilla catorce.

Fedorov no es un emperador; es dulce, resignado, enrojecido por el sol que le esputa el verano en la cara. Quizá Cavendish gane mañana o en París. De ser así, aflorarán las hipérboles y homenajes para una generación ciclista que parece no querer retirarse a tiempo, reflejando nuestro propio deseo de postergar la muerte, aunque ello nos cueste la demencia o la pérdida de control de esfínteres.

Si gana Cavendish, Fedorov sonreirá, se aliviará y ya no irradiará la  belleza del que va de último. Pero esa es una hipótesis; hoy puede ver directo a los ojos a Vingegaard o Pogacar: son dos críos ensalzados en una lucha que a él le resulta pueril.