Tag Archive | Carolina Andújar

Unos zombis deambulando por Bogotá. Reseña de Campo Ricardo Burgos López

La revista brasileña “A COR DAS LETRAS”   de la Universidad Estadual de Feira de Santana  acaba de publicar: Número temático: Vertentes do insólito nas literaturas das Américas. A Cor das Letras — UEFS, n. 15, 2014. Este un número especial con todos sus textos dedicados a las literaturas fantásticas en América Latina, entre ellos aparece un artículo  de Campo Ricardo Burgos López sobre el género de los zombis y sobre la novela de zombis “Muérdeme suavemente” del colombiano Fernando Gómez. 

La revista completa se puede descargar desde este enlace: A COR DAS LETRAS 

El texto de Campo Ricardo Burgos López lo reproducimos con previo permiso del autor:

a cor das

UNOS ZOMBIS DEAMBULANDO POR BOGOTÁ: MUÉRDEME SUAVEMENTE DE FERNANDO GÓMEZ

Campo Ricardo Burgos López 

Resumen: El artículo analiza la obra Muérdeme suavemente de Fernando Gómez, uno de los primeros textos colombianos que incursiona en el género de los zombis. Para ello, se divide en tres partes. En la primera proporciona un breve panorama del modo en que ha evolucionado la figura del zombi en el cine anglosajón, así como de las interpretaciones de las cuales la figura del zombi ha sido objeto. En la segunda, con base en los presupuestos señalados, examina la obra Muérdeme Suavemente de Fernando Gómez. En la tercera, ofrece una conclusión.

Descriptores: Zombis, Zombis en la literatura colombiana, Literatura fantástica colombiana, Fernando Gómez.

Abstract: This article examines Fernando Gomez’s Muérdeme suavemente, one of the first novels in Colombian literature that explored zombie- fiction.The article is divided in three parts. The first part provides a panoramic view of the presence and development of zombie characters in American Cinema. The second part uses this characterization of zombie figures to analize Muérdeme Suavemente. The third part presents a conclusion.

Keywords: Zombies, Zombies in Colombian Literature, Colombian Fantasy Literature, Fernando Gómez.

1-  ACERCA DEL ZOMBI: EVOLUCIÓN Y METÁFORAS

Entre los entendidos en el tema, se sostiene que los zombis, muertos vivientes o cadáveres que caminan, son una figura que tiene su primer atisbo en algunas regiones africanas, pero que alcanza su pleno desarrollo al interior de la cultura haitiana (FARSON, p. 66-85). En las tradiciones de esta isla caribeña, es creencia común que un zombi es “un cuerpo sin alma ni mente sacado de la tumba y al que se le ha dado un remedo de vida mediante brujería” (FARSON, p. 68). El zombi no sería ni un fantasma ni una persona, sino una suerte de ser atrapado en alguna región intermedia entre la vida y la muerte. En Haití —según nos cuenta Farson— son muy corrientes las historias de brujos o “bokores” que reviven muertos por los motivos más disímiles: algunos lo hacen por venganza y otros —aunque parezca chiste— lo hacen para conseguir criados o sirvientes necesarios en una casa (textualmente, Farson afirma [p. 74] que lo hacen “para obtener mano de obra barata y que no se queje”). El desdichado que vuelve a la vida en calidad de zombi puede durar décadas enteras en esa condición, a menos que algún alma caritativa se apiade de él y para despertarlo le haga ingerir una mezcla de agua y sal. Por esta razón es que en Haití es usual que algunas familias cuiden las tumbas de sus familiares muertos varias semanas o meses después del suceso, pues se supone que una vez los cuerpos se descomponen, los brujos ya no pueden crear zombis a partir de ellos (FARSON, p. 77).

sleepingsickness

Read More…

Campo Ricardo Burgos López sobre unos cuantos vampiros colombianos

vampiros en la sabana
Vampiros en la sabana, serie de fotos sobre góticos en Bogotá de María Isabel Rueda.

 En el siguiente ensayo Campo Ricardo Burgos López propone dos categorías para analizar dentro de la literatura fantástica colombiana: los clones y los vampiros. La teoría de clones, está esbozada en su novela El clon de Borges, en donde establece que la clonación también puede darse en términos del discurso literario y no solo biológico. En cuanto la síntaxis de la fantasía puede ser obtenida a partir de la repetición de ciertos tópicos. Ahora bien, los vampiros son aquellos que se nutren de dichas repeticiones y las prolongan en sus trabajos narrativos al punto de transformarse en fenómenos de ventas o bestsellers locales. 

 

Unos cuantos vampiros colombianos

Por Campo Ricardo Burgos López

Publicado originalmente en: Estudios de Literatura Colombiana, N.° 34, enero-junio, 2014, ISSN 0123-4412, pp. 99-118
Artículo derivado del proyecto de investigación “Notas para una historia de la literatura fantástica colombiana”.
 
 

Resumen: el artículo considera el modo en que son representados los vampiros en cuatro obras recientes de la literatura colombiana, y para ello se divide en cuatro secciones. Primero, ofrece unas notas caracterizadoras de la figura del vampiro, y de su evolución en Occidente en los dos últimos siglos. En segundo lugar, analiza la imagen vampírica en relación con el eros y el agapé. En el tercer instante, examina la manera en que se aproximan al vampiro el libro Crónicas de vampiros de Fernando Romero Loaiza (1997), el cuento “Los ojos de la noche” de Andrés García Londoño (2009), y las novelas Vampyr (2009) y Vajda, príncipe inmortal (2012), ambas de Carolina Andújar. En la última sección, se proponen algunas conclusiones. Read More…

Sé que se titula sufrimiento terrenal

El segundo congreso de literatura del Colegio Mayor de los Andes

Cermeño, Castellanos y Andújar escuchando a la moderadora

Cermeño, Castellanos y Andújar escuchando a la moderadora

 

El viejo emergió tras el mostrador con la mitad de la cara embadurnada de una crema blanca, con un ojo cerrado e hinchado y con el otro abierto y claro por una catarata: “Tiene que dar la vuelta hacia allá y después voltear hacia acá”, me contestó cuando le pregunté dónde queda el colegio. No entendí qué significaba acá o allá. “En ese colegio hay de todo, va a haber de todo, mejor dicho”. “¿De todo?”. “Sí, de todo: En unos años, muchos de esos niños serán adultos drogadictos, otros banqueros, oficinistas,algunos se matarán… hay algo mí me gusta hacer cuando veo a todos esos muchachitos: preguntarme cuántas veces se van a divorciar.”. En ese momento llegó por mí, en un renault, la persona que me llevaría hasta el colegio.

Antes de entrar en el auditorio una adolescente me entregó una escarapela y un bolso en el que había un esfero y una revista-catálogo con nombres y fotos de las novedades de una editorial. Un niño rubio peinado de lado, con anteojos de miope y de unos diez años, me dio la mano y me condujo, con la presteza y discreción de un mayordomo de motel, a un asiento vacío, muy cerca de la tarima; con seguridad ese muchacho va a casarse dos veces y tendrá tres hijos, ninguno de él, al menos en términos biológicos, aunque él jamás lo sabrá. O se enterará cuando ya estén tan grandes sus críos que el amor no se lo podrá arrancar por más que sepa que son hijos de la inmundicia proveniente de sus dos ex-esposas.

Read More…