Tag Archive | Capítulo II

Feria Madre (segunda entrega)

Por Pedro Pablo Escobar

Como lo anunciamos la semana anterior, iremos presentándoles, todos los domingos, la novela «Feria Madre» escrita por Pedro Pablo Escobar con ilustraciones de Pedro Pablo Escobar Muñoz(Acá pueden leer la primera entrega).

simonides-y-sobre-la-feria

 

 

CAPITULO  II.

 

Del origen del hombre y las cosas

 

En algún momento, en un estado mezcla de ensueño y vigilia donde se funden los planos de la conciencia y la inconsciencia, el mundo del lago parecía tener vida y ser uno con lo circundante. Figuras imprecisas parecían ser plantas, luego bestias, imitaciones humanas, bosquejo de estrellas; venían de las sombras y a las sombras volvían ante cualquier ápice de luz. De penumbra se condensaban en penumbra. Los débiles rayos de la luna formas les daban como sombras en materialización. Se reflejaban en la laguna y parecían danzar en comunión con los juncos, aves, reptiles y peces, formando un todo vibrante moviéndose al ritmo de un tam-tam cada vez más intenso para luego descender a las fronteras del silencio y luego arraizar, y así indefinidamente. “Es la danza de la vida” parecían repicar los lagartos hambrientos ante el enjambre de ranas e insectos, “Es la danza de la muerte” parecían decir las ranas y los insectos en boca de los lagartos, “Es la danza de la vida y la muerte” parecía decir la luna como testigo en la altura y reflejada en el espejo del lago. Fantasmagóricas rondas de luciérnagas y torbellinos de agua brotando del lago, se materializaban en formas aladas de murciélagos, ángeles, buitres, cartas de amor y muerte, suspendidas por la briza acariciante, translúcidas a los rayos de la luna llena rojiza. Un millón de formas, sonidos y colores, el raudo cambio y la total metamorfosis, eran reminiscencia de dioses idos, cuna de todo ser viviente, sepulcro de todo ser marchito. ¡La infinita conmoción! ¡El infinito orden! Luego, el tam-tam fue disminuyendo, el silencio reemplazaba la algarabía, renacía la realidad. Los fantasmas regresaron a la nada. La danza frenética de la imaginaria ronda volvía a la inexistencia. Desapareció el festín de las sombras condensadas en la noche. Con la aurora huyeron los fantasmas hacia el al ámbito de las irrealidades. Un impulso irresistible le izó del naranjo donde estaba guarecido y como un viento huracanado de fuerza colosal, le depositó en un claro de la laguna. Sintió de nuevo el vacío, un inenarrable vacío. Y de pronto sucedió lo impensable: las aguas se arremolinaban a su alrededor en un juego de exquisitos colores, su mente comenzó a expandirse en toda dirección, y cascadas de agua se alzaban de la superficie brillante de la laguna y se vertían en su mente hasta rebozar. Parecía que el lago había abandonado su natural cauce  y llenado su mente. Ya no había vacío. El conocimiento, la razón de las cosas, la respuesta a todo interrogante, parecían haberle invadido. Pero todo era impreciso y nuboso. Ahí estaban las respuestas, mas ¿cómo traerlas a la superficie? No había aun salido del arrobamiento cuando un viento igual de impetuoso, le izó por el aire y lo trajo de regreso al sitial bajo el naranjo. Fueron estas sus primeras percepciones y pensamientos al despertar. Debilitadas huellas de tan singular ensueño. Somnoliento bajo el naranjo a la vera del frondoso sendero, en tierra ajena aunque no extraña – nada hay de extraño para el viajero -, recobra la lucidez, y como por encanto se puso de pie.  

Read More…