Tag Archive | borrachera

En la cama con Juan Carlos

-Retrat_de_l'escriptor_Juan_Carlos_Onetti_(1909-1994)-

Juan Carlos Onetti estuvo en cama la mayor parte de su vida; el cansancio y el tedio le podían. Tan fuerte era su aburrimiento que, hasta en las entrevistas , el mutismo se insertaba entre sus frases, como si se cansara de hablar y recordara que no hay mejor lugar para esperar a la muerte que la cama propia. En la entrevista que hoy les presentamos, Onetti está sentado en su cama pero bebe whiskey y está muy dicharachero, alejado de todos esos discursos literarios que se preguntan por la sustancia del acto de escribir y por lo que es literatura (discusiones que solo interesan a los escritores como a los contadores los libros de contabilidad y a los abogados el régimen de propiedad horizontal y la Sociedad en Comandita Simple):

 

Otro borracho que no puede olvidar (Héroes decadentes – FVR)

Héroes decadentes

 Francesco Giuseppe Vitola Rognini

Hoy presentamos:

Otro borracho que no puede olvidar

Ilustración Roberto Rodríguez “Hereje”

Ilustración Roberto Rodríguez “Hereje”

El ferrocarril está lleno. Estoy de pie, recostado al pasamanos vertical, borracho, intentando enfocar la mirada en lo que ocurre alrededor. Pasan imágenes pornográficas estimuladas por una pareja que se besa al bajar en la estación de Gracia. Otro par, cuarentones, van sentados muy cerca cuchicheando. Él tiene cara de cansado pero sonríe, viste traje, corbata y zapatos nuevos. Va con los brazos abiertos tratando de sujetarse a algo, como si no cupiera en el puesto. Ella va casi en harapos, parece una adicta, la piel reseca, los labios cuarteados, el contorno de los ojos de un color rojizo, y flaca anoréxica. Ríe nerviosamente dejando ver unos dientes amarillentos y haciendo que ese par de ojos acuosos se entrecierren. Las manos huesudas y pálidas en las que sobresalen venas inflamadas y azules tiemblan casi imperceptiblemente, como las de un fumador cuando algo le intranquiliza y el cuerpo le pide nicotina. Ella sabe que cuando él y su sonrisa bajen del vagón quedará sola de nuevo. Mientras él habla, mostrando sus dientes blancos de quien visita al dentista cuatro veces al año, con ese placer que dejan un par de polvos bien echados, ella lo mira asustada, con ojos enternecedores, dispuesta a todo con tal de tenerlo a su lado cada noche, cuando le atacan los demonios personales, cuando el silencio lo ocupa todo. El cuerpo humano es uno de esos misterios de la física: frágil y resistente a la vez. El tipo con su bigotito negro y afeitada perfecta baja en la estación de uno de los barrios residenciales más lujosos, probablemente encaminándose a un encuentro con su esposa e hijos.

Read More…

Kerouac triste, borracho y entrevistado

jack-kerouac

A Jack Kerouac algunos cercanos le decían Jackie, incluso lo llamaron «la primera dama de los Estados Unidos» y, luego, cuando mataron a John Fitzgerald, se quedó como una viuda que no tuvo una segunda oportunidad con un millonario. Kerouac, embriagado y triste hasta los calzones, afirma, en la entrevista que a continuación les presentamos,  que su celebrada «On the road» la hizo cuando era joven (asimilando juventud como una limitación) y se aprecia que, más que hablar de literatura o  de su obra, quería vociferar en italiano y cabecear como un loro perdido en el Adriático:

Cotidiano: un homenaje documental a Jorge Teillier

hqdefault

Jorge Teillier bebía mucho alcohol, tanto, que si no eres chileno, o aún siéndolo, no vas a entender su confusa vocalización debido a que:

1- Estaba borracho cuando lo grabaron

2- Se acostumbró a hablar como un borracho

En «Cotidiano», un documental-homenaje a este gran poeta del «país de la estrella solitaria», los que hablan son todos los habitantes del pueblo donde murió Teillier en 1996. Muchos de ellos no lo leyeron, tampoco parece interesarles, pero de sus bocas manan los versos del poeta como si nunca antes se hubiesen pronunciado y no hubiera necesidad que volvieran a salir de alguna otra boca:

Fantasías etílicas de ayer y hoy presenta: Tom Waits for No One

Photography by Gary Beydler. Copyright John Lamb, 2002.

 

Una noche de copas en Hollywood propició el delirium tremens de Tom Waits. Bajo las estrellas radiantes una aparición, una sensual bailarina interceptó la danza tambaleante de Waits y con ella trajo cinco cámaras que en seis tomas y 13 hora de video y embriaguez fueron editadas en un corto de 5 minutos y medio que luego se convirtió en una animación en rotoscopio.

Un total de 5.500 cuadros de la borrachera de Waits fueron capturados, vueltos  a dibujar en tinta o a mano dentro de acetato de celulosa. El sueño alcohólico fue producido por Lyon Lamb Video Animation Systems y dirigido por John Lamb. El corto fue creado para el mercado naciente de MTV. Pero por su carácter erótico este video nunca salió en el canal y fue sumido en la oscuridad del sueño en que cayó Tom Waits después de despedirse de su fantasía.

La canción que canta como una golondrina borracha Tom Waits es  «The One That Got Away» y la modelo que personificó  los sueños tristes fue Donna Gordon, pero para Waits su nombre sobra, como todo intento por nombrar algo que siempre es distante.