Tag Archive | Anticomunismo

El agente secreto de Cordwainer Smith

Una charla con el colombiano que más estuvo cerca del célebre escritor de la science fiction.

El agente Smith en su silla roja

En el Gabinete del Dr. Antonio Marín reposan sus memorias, antaño vertidas en letra de molde en la Editorial Moderna. Hogaño, se dispone a hablar con nosotros, que lo hemos buscado gracias a nuestra afición por inkaporn, rezago del legendario canal cholotube. como arqueólogos de esas páginas productoras de tristezas y delirios matrimoniales, estábamos ávidos de conocer a don Marín; muy en particular, tras hacer conexión con él, a partir de un compañero de grupos de doce pasos (para los que no lo sepan son los doce pasos de los alcohólicos que ya no beben alcohol, los narcóticos que ya no le pegan a la merca, y los ludópatas que ya no se juegan la vida en los dados).

 

-Señor Marín, cuéntenos, cómo fue que llegó a la profesión de catador de videos para adultos.

-Es una historia larga. Todo comenzó desde el momento en que decidí dar un rumbo a mi vida y dejar atrás mi dipsomanía. Para ello debo remitirme a esa historia de mis años mozos. Fue en una fiesta en Planadas, Tolima. Contaba con unos 13 años. Mi tío Benancio procedió a embutirme guarapo mezclado con guaro y con ese nuevo producto que estaba en boga en aquellos gloriosos cincuentas: el perico. Era mi primera vez con esos insumos, y debo decir que fue mi última. Me puse a bailar y, en virtud de la inhalación desaforada del polvo, en mitad de una rajaleña, empecé a convulsionar moviéndome como un robot. Este baile fue la sensación de la noche sin que nadie sospechara que mis neurotransmisores estaban haciéndose papilla; lo que llamaban movimientos zurumbáticos no eran más que la antelación del infierno al que pude haber accedido de no ser por el regaño de mi mami. Fue tal la impresión que dejó en mí la vergüenza de que los niños, menores que yo, obviamente, porque yo también era un niño, afirmaran que mi nariz parecía una dona llena de dulce de mora pues se mezclaba el polvo blanco con el relleno de la sangre que se vislumbraba en mis ñatas. Desde ahí ingresé a los grupos de doce pasos. Y fue don Andrades Acosta quien me introdujo al mundo de la inteligencia militar, por la cual muchos años después accedí a mi trabajo como catador de contenidos informáticos. Huelga decir que soy el único colombiano que tuvo una relativa amistad con Cordwainer Smith.

-¿Cordwainer Smith? El famoso escritor de la science fiction?

-En efecto. Aunque yo lo conocí como mi principal entrenador de las guerras sicológicas. Él fue de los que primero me enseñó videos porno hechos en la Unión Soviética; en cada lamida, en cada gesticulación, en cada gemido, estaba el fantasma de Vladimir Lenin y el comunismo que escribió Marx hace más de doscientos años: porque, aunque ustedes no lo crean, eso del fantasma no era una descripción ni una metáfora sino una orden: fabricar fantasmas comunistas para el futuro.

-¿Era tímido Cordwainer?

-Pues figúrese que no era muy activo sexualmente, salvo con los videos yugoslavos. Ese hombre parecía tajarse el pene a punta de pajas y, con el líquido que le salía, se peinaba las cejas. Era raro Corwainer y buen tipo.

-Nos imaginos que como su ficción.

-Realmente yo ni siquiera sabía que ese señor escribía más allá de los informes solicitados por la CIA. Después fue que me enteré que hacía historias con sus conocimientos sinológicos y desvaríos. Muy travieso don Smith, pero, la verdad, yo siempre lo vi como mi mentor en las labores del espionaje más invasivo y sutil de la época.

– ¿Cómo pasó de Planadas a la CIA?

-Ya les dije que por don Andrades Acosta que, para esa época, era un asiduo seguidor de don Gullermo León Valencia. Acosta llegó una tarde al grupo de doce pasos, diciendo que estaba que se tomaba hasta el agua del florero. Yo lo detuve y él se sorprendió por mi entereza de dicieocho años. No puedo negarles que, al comienzo, creí me quería seducir pero, luego de varios diálogos, me refirió que mi talento podría ayudar a las causas de mi patria. Mi abstinencia demostraba una gran voluntad y capacidad intelectual. Por tanto, fui alistado en labores de inteligencia en el Palacio de Nariño. Debía, al principio, detectar quiénes hacían uso de la droga de la sagacidad, como la llamaban en ese entonces, y debo decir que fue relativamente fácil escudriñar las ñatas de los oficiales. Con la insipiente aparición del perico, aún tan desconocido en el país, fui asignado a la división de batallas mentales de la CIA en Washington para el año 1964. El director era don John McCone, y él me contactó con don Cordwainer, que, huelga decir, al principio también dudé de si no tenía otras intenciones conmigo porque era hombre de gustos refinados y maneras fementidas. Tal vez muchas para el típico agente de la CIA.

-Bueno, pero cuéntennos ahora en detalle, en qué consistía su oficio.

-Por intermediación de don Cordwainer, y debido a una vacante, me remitieron al comité de seguimiento de costumbres sexuales comunistas y ahí me nutrí de todo el cine para adultos hechos en la cortina de hierro, China, y los países africanos que cayeron en las fauces del comunismo. Mi labor consistía en percibir cuáles eran las sensaciones de erección que tenía con cada una de las escenas. Ahí llegué a un terrible descubrimiento: introducían toda la ideología a manera en que las escenas iban poniéndose cada vez más candentes. No es una mera coincidencia que le digan a ese cine, cine rojo. Porque, les juro. que de no ser por mi célebre fortaleza mental yo hubiera terminado en el ejercito de los jemeres rojos. Es que a uno hasta le daban ganas. Para mí, el libro rojo de Mao es un Kamasutra. Y la pregunta de Lenin de qué hacer tiene una sola respuesta: la paja.

-Pero, entonces, señor Marín, ¿un pajero es un comunista en potencia?

-Es un catador. Mi vida más feliz ha sido gracias a eso. Y no me ha impedido tener esposa e hijos. Uno puede estar disfrutando plácidamente la vida hogareña en la sala, y se ausenta unos breves instantes, se interna al estudio, mira un videíto de alguna húngara caliente, se deslecha, y sale a la rutina diaria como después de un relajante baño termal. Todos observan el cambio de ánimo y todos se alegran porque el viejo esté más tranquilo y contento. El día del entierro de mi esposa, me sacudí el chimbilaco tres o cuatro veces durante el sepelio y parecía un monje zen. Todos se admiraron de mi entereza pese al dolor. La cabeza es la loca de la casa pero también es la que nos salva de los comunistas.

-Para hablar de un tema de actualidad, que está dando vueltas al mundo, y del que usted tiene una palabra autorizada: la reciente muerte de Kissinger.

-Ese tipo era un doble agente . Y es sencillo. Kiss viene de beso. Inger de Finger. Ese tipo era puro beso negro y dedo. Fue uno de los más grandes comunistas que hubo en la historia. ¿Saben por qué? Porque sus guerritas hicieron sentir moralmente superiores a los zurdos de mierda. Y eso era porque él hacía trampitas en el miomento de autosatisfacerse. No le bastaba con tocarse el pájaro sino que se estimulaba analmente y luego cataba el sabor de su cavidad dándose besos en la yema de los desos. Puro Kissinger. El comunista. Miren, les voy a decir otra cosa: El partido Republicano es comunista. Donald Trump va a ser el próximo Stalin. Sus novias han sido actrices porno y porque su mujer es una actriz nacida tras la cortina de hierro. Ojo con lo que les digo. La CIA tiene que hacer una purga. Eso se llenó de rojos y ¿saben por qué? Porque no todos estaban preparados para catar la cantidad de escena de adultos que yo sigo catando.

-¿Sigue viendo trabajos de esta especie?

-Sí. Y lamento decirles: todo el cine para adultos es comunista

-¿Por qué?

-Porque se ha llenado de estimulación anal y de negros y árabes. Y esa gente no tiene más que socialismo y pobreza para repartir. La más célebre espía, ustedes seguro han escuchado de ella, es esa dama oscura que conocen como Mia Khalifa; ella tiene ese apellido porque quiere instaurar un Kalifato universal. Islámico y Comunista son la misma cosa.

-Perdónennos ,pero creemos que, tal vez, usted está viendo cosas que no concuerdan con los hechos fácticos. Esa dualidad o división del mundo entre comunistas y capitalistas ya hace mucho quedó perimida.

-Veo en ustedes ya no dos pajeros sino dos guerrilleros que deben ser exterminados. Aunque no se preocupen, si no tienen capacidad de concentración, la paja para ustedes no significa catar sino matarse de a poquitos.

-Por favor, ahonde en esa diferencia. Entre hacerse la paja y catar

-Cuando usted cata, degusta de manera científica. Cuando usted se pajea, se disgusta de manera triste, sobre todo cuando acaba y la acción en el video ni siquiera ha empezado, en el video aún están hablando. Ustedes, los pajorros, se masturban con besos. Los catadores descubrimos ideologías con himeneos.