Tag Archive | 153

Etnografía de un viajero interdimensional VI

Uno Cinco Tres nos ha enviado un nuevo informe. En esta ocasión ha pasado por nuestra dimensión y ha encontrado una criatura ancestral que solía habitar lo que hoy conocemos como Colombia y Venezuela:

vaccusa

La Vacussa fue un animal prehistórico que vivió entre el paleolítico y el mesolítico, en la parte donde queda actualmente Afganistán. también se descubrieron membranas duceas, dicientes de este animal, en la zona actual latinoamericana, entre Colombia y Venezuela.

Se alimentaban de pequeños seres, llenos de minerales, poseían 6 pelos rígidos, nacientes de sus trompas, que hacían de apoyo visual(estos pelos hacían que viera mejor), ya que al parecer les ayudaba a calcular la distancia entre un objeto frente a ellos. Tenían piel gruesa y compacta y carecían de una buena visión aunque esto era reparado por sus bigotes y su desarrollado sentido intuitivo. Se comunicaban telepaticamente y por medio de silbidos. Vivían en la parte clara del mar, (cerca a la superficie), convivían con sirenas, manatíes y caballos gigantes marinos. Había miles de ellos.

Etnografía de un viajero interdimensional V

Este es un nuevo informe de Uno Cinco Tres. Es  confuso pues las voces de lo que ve se atraviesan en su discurso. Además, en este caso, estamos cerca de un ser que semeja, como ninguno otro de los que nos ha contado, un humano:

Ser atrapado en Computadora Orgánica.  Acrílico sobre papel sobre madera. 100 x 70 cm

Ser atrapado en Computadora Orgánica.
Acrílico sobre papel sobre madera. 100 x 70 cm

Había una figura, una criatura, similar a un ser humano, amarrada entre correas y opacada por el polvo que yacía sobre el vidrio que la cubría. Estaba dentro de una burbuja orgánica que, a su vez, estaba conectada a unos canales que transmitían, al parecer, la energía vital que, dentro de la criatura, alguna vez hubo:

 

 …El ser humano está conectado a una máquina que le hace comer de su mismo estómago, devorándose a sí mismo; conectado con cables, para él invisibles, le mandan señales de lo que debe hacer, de lo que debe comer y cómo se debe matar, lentamente, para así alimentar a los del infrauniverso, pero, ¿quién hizo esto? ¿Conectar el cerebro humano a una computadora orgánica que le dicta qué hacer dentro de sí y dentro de esa misma máquina y lo maneja para alimentarse de él? ¿Qué es esta máquina? Vi al ser humano amarrado a un saco de fuerza terrestre, sin ojos, pero con una especie de energía que le hace ver lo que la maquina quiere que el cerebro humano vea; un cordón parecido a un tubo de escape, orgánico, amarrado y conectado con su sistema olfativo y digestivo, dándole algún tipo de sustancia que lo mantiene apenas vivo. En la parte del cráneo del humano encontré tubos que conectan con la parte exterior de la capsula de la  maquina donde está capturado que, creo, extraían la inteligencia y la energía relacionada con la misma. ¿De donde salió esta máquina y cuál es su función real?

 

 

Etnografía de un viajero Interdimensional IV

Uno Cinco Tres nos envía un nuevo testimonio sobre su último viaje, después de habernos enseñado a los Luggs. Esta vez lo ha hecho al pasado para hallar una criatura que aún nos hace temblar porque ya no podemos advertir su apariencia:

anunnaki-ave1

Desde hace tiempo existe unos seres que han desarrollado una capacidad increíble de adaptación al entorno y una eficiente auto reproducción. Los libros de mis ancestros hablaban sobre ellos, mitad dioses mitad malditos, por su propia interpretación de la existencia. Son los AnnunaKi.

 

Decidí viajar hasta el tiempo en que pueden verse estas hostiles criaturas. Miden más de 2 metros de largo, su cuerpo está cubierto por una piel gruesa y tiene algunas partes cubiertas de plumas. Estos seres existían antes del humanoide rosa, el peludo inconsciente.

 

Los AnnunaKi poseen un sistema de alimentación basado en sus Glándulas pineales, la tiroides (colodiades) y el timo. Reciben la energía proveniente del sol por un orificio en la parte superior de sus cráneos.  Su nariz vierte el interior de sus cuerpos con oxígeno y su garganta transforma la energía canalizada por los seres vivientes en alimento. Su boca solo les permite soplar sus instrumentos de viento y hacer sonidos de comunicación.

Read More…

Etnografía de un viajero interdimensional II

153 ya nos ha enviado un segundo documento en donde nos habla de otra de las criaturas que ha divisado en sus viajes. Si antes nos contó de la Ecoliades e insinuó una música, hoy nos hará referencia a una criatura semejante a los grandes felinos de nuestra dimensión, además nos presenta la grabación de unos sonidos emanados de los pasos de estos seres:

Tigre1

Al igual que yo, se comunican y  transportan entre las dimensiones. He visto a algunos que me han dicho:

“Somos alados en nuestro plano físico pero, dentro de la conciencia, somos solo una forma de energía, un color de la misma. Como todo en la Galaxia tiene un orden, en esencia, representamos lo que es diciente de este animal. Sutiles entre los mundos, nos apartamos de lo visible para poder vivir tranquilos. Nos alimentamos de algunas plantas vivientes, algunos animales que nos apetecen y lamemos el cuchakt de la piedras cercanas a nuestros hogares. Vivimos en lo alto de las montañas, a muchos nos gustan las cuevas que se forman debido al gran tamaño de las rocas”

Read More…

Etnografía de un viajero interdimensional

153 es un viajero interdimensional; nació en uno de esos lugares inexpugnables a los que, en nuestra rudimentaria conciencia, denominamos estrellas. Su nombre, como los de todo lo que existe, responde a una arbitrariedad o una fatalidad, en suma, es un capricho más de los recovecos parauniversales.

En su trasegar, 153 ha capturado imágenes de seres y formas, físicas y espirituales y, ahora, nos las envía a milinviernos para que las publiquemos bajo la licencia creative commons.

La primera de ellas corresponde a las Ecoliades:

Pedro1

 Esta es la explicación que 153 nos da de la misma:

Las Ecoliades son seres físicos  inteligentes que co-crean con el universo, trasmutando las cosas de su entorno en  elementos benéficos para la dimensión que habitan. Se alimentan de componentes que hay en la atmósfera. Arrastran materiales que no son benéficos para el ambiente. Todo ello lo hacen por medio de orificios que tienen en la parte inferior de sus cuerpos.

En sus extremidades, más ciertamente donde  quedaría el epicondilo en un brazo humanoide, las Ecoliades poseen un sistema musical. Consiste en un órgano que produce música por medio de unos orificios que, al ser estimulados por el viento (producido por ellos mismos para descargar elementos al ecosistema), generan armonías audibles en muchos lugares de este plano dimensional.

El dibujo es hecho por Pedro Pablo Escobar Muñoz. Si quieres conocer más  del trasegar de  153, ingresa a http://mundounocincotres.blogspot.com/ . También puedes tener contacto con él en página de facebook