El día que Bradbury fue una morsa

La foto es tomada de éste blog de Kimberly Butler

Alguna vez en Thousand Oaks, el pueblo en el que viven las dos hijas de Ray Bradbury, una artista del lugar llamada Carol Heyer hizo un retrato del escritor y lo donó a la biblioteca. Cuando Bradbury lo vio, lloró.

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: